Verdad, Inspiración, Esperanza

Prohíben a extranjeros difundir contenidos religiosos mientras China endurece los controles de Internet

Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 23 de diciembre de 2021
China aparentemente está reescribiendo libros sagrados como la Biblia. (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

Pocos días antes de la Navidad, las autoridades chinas publicaron el 21 de diciembre una nueva normativa sobre Internet, anunciando que se prohibirá a todas las organizaciones y personas extranjeras difundir contenidos religiosos a través de la fuertemente censurada Internet del país. Beijing afirma que la norma es un nuevo esfuerzo para salvaguardar su seguridad nacional y controlar los contenidos en línea.  

Las nuevas normas, tituladas Medidas para la Administración de los Servicios de Información Religiosa en Internet, fueron redactadas conjuntamente por cinco departamentos, incluida la Administración Estatal de Asuntos Religiosos, y está previsto que entren en vigor en marzo de 2022. 

«Ninguna organización o individuo podrá difundir información sobre ceremonias religiosas en Internet a menos que tenga una licencia del regulador de las religiones en China», dice el comunicado. 

Las nuevas normas también establecen que los solicitantes deben pedir una licencia para «difundir contenido religioso en línea y deben ser una entidad o individuo con sede en China y reconocido por las leyes chinas, y su principal representante debe ser un ciudadano chino».

El anuncio indica además que las solicitudes deben presentarse en el departamento de asuntos religiosos de su gobierno local y las licencias aprobadas tendrán una validez de tres años.

Formalización de los controles sobre la religión 

El Partido Comunista Chino (PCCh) ha perseguido durante mucho tiempo las religiones y la fe espiritual, matando a millones de creyentes y adeptos religiosos desde que tomó el poder hace décadas, a pesar de que la libertad religiosa está garantizada por la Constitución china. En los últimos años, el PCCh ha implementado más herramientas legales para su postura antiteísta. 

La normativa es la primera de este tipo que refuerza el control de los asuntos religiosos en línea contra las entidades extranjeras. Las estipulaciones de la nueva normativa prohíben los contenidos que utilicen la religión para «incitar a la subversión del poder del Estado, oponerse al liderazgo del Partido Comunista Chino (PCCh), socavar la unidad nacional y la estabilidad social y promover el extremismo, el terrorismo o el separatismo nacional».

La religión en China ha sido durante mucho tiempo un foco de confrontación entre Beijing y los gobiernos occidentales, sobre todo por las denuncias de abusos de los derechos humanos por parte del gobierno chino contra los presos de conciencia, los practicantes de Falun Gong y la minoría musulmana uigur. 

LEE MÁS:

El internamiento masivo de uigures en Xinjiang es un genocidio: Tribunal independiente del Reino Unido

Abusada por la policía china durante más de 20 años, una mujer muere 2 días después de un último acoso

Muere otra mujer en China tras sufrir 20 años de persecución por practicar Falun Gong

Xiong Kunxin, profesor de estudios éticos de la Universidad de Minzu, en Beijing, dijo que las nuevas medidas, especialmente la prohibición de las actividades en línea de organizaciones e individuos extranjeros, ponen de manifiesto la atención de Beijing en la seguridad nacional y la censura religiosa.

«La situación internacional actual es muy complicada. Los países europeos y Estados Unidos nos han calumniado sólo para obstaculizar el desarrollo de China; algunas fuerzas religiosas cooperarán sin duda con sus objetivos políticos», afirmó Xiong.

El 21 de diciembre, en respuesta a las últimas sanciones de Washington contra el trato del gobierno chino a los musulmanes uigures, Beijing anunció sanciones contra cuatro miembros de una comisión del gobierno estadounidense que supervisa la libertad religiosa. 

Más represión a influencers de Internet

El endurecimiento del gobierno chino contra las celebridades de Internet también se ha intensificado en las últimas semanas. El 20 de diciembre, las autoridades fiscales impusieron a la influencer de las compras en directo Huang Wei una multa sin precedentes de 1.340 millones de yuanes (210 millones de dólares) por evasión de impuestos y le ordenaron que no volviera a las redes sociales. Huang es la principal influencer de compras de China, con más de 80 millones de seguidores en Taobao.

El 22 de noviembre, otras dos destacadas celebridades chinas de Internet, Zhu Chenhui y Lin Shanshan, también fueron multadas con 90 millones de yuanes (unos 14 millones de dólares). Los dos influencers han desaparecido desde entonces de las redes sociales, y sus cuentas en las redes sociales, las tiendas de Taobao y los sitios web oficiales de las empresas están inaccesibles. 

Algunos analistas argumentaron que las fuertes multas impuestas a las celebridades de Internet son un síntoma del temor del PCCh a que estos influencers, con millones de seguidores, están atrayendo demasiada atención pública, amenazando así el control autoritario del régimen. 

Algunos han llegado a decir que las multas son en gran medida una herramienta simbólica que el gobierno utiliza para advertir a los demás de que, al final, en China, el férreo control del gobierno está por encima de todo.