Abusada por la policía china durante más de 20 años, una mujer muere 2 días después de un último acoso

By Alina Wang | 22 de enero de 2022
Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
191
Manifestantes recrean una escena en una prisión china.

Arrestada, detenida, torturada y acosada repetidamente desde 1999 por negarse a abandonar su fe, la Sra. Kong Fanying, de la provincia de Heilongjiang, en el noreste de China, sucumbió a sus abusos a manos del régimen comunista en julio, según un informe reciente.

Minghui.org, un sitio web que documenta la persecución a Falun Gong, informó el 1 de diciembre que la Sra. Kong, de 67 años, había sido arrestada o detenida al menos cinco veces, incluidas tres en 2000, y una vez en los años 2002 y 2013.

El tiempo que pasó tras las rejas afectó enormemente su salud física y psicológica, contribuyendo a su prematura muerte el 10 de julio tras una amenazante visita de la policía local dos días antes. 

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una disciplina espiritual tradicional china practicada por decenas de millones de personas en China y en todo el mundo desde su presentación al público en 1992. El Partido Comunista chino (PCCh) inició una campaña masiva para erradicar la fe popular [basada en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia] en julio de 1999, encarcelando a millones de personas durante las décadas siguientes. Desde entonces, miles de practicantes de Falun Gong han muerto a causa de la tortura y el abuso, y el número sigue aumentando. 

Originaria de Jiamusi, una ciudad cercana a la frontera con Rusia, Kong comenzó a practicar Falun Gong en 1995. Después de que las autoridades chinas comenzaran los arrestos masivos de los practicantes de Falun Gong, la trabajadora de fábrica se unió a miles de personas que viajaron a Beijing para apelar por su libertad de creencia. En junio de 2000, Kong fue detenida por un agente de policía que la acechaba en la estación de tren de Jiamusi y pasó un mes detenida antes de ser puesta en libertad con una multa. 

Fue arrestada dos veces más en 2000 y detenida por negarse a firmar una “carta de arrepentimiento” en la que renunciaba a Falun Gong o documentos que prometían que dejaría de viajar a Beijing para protestar. Mientras estaba detenida, Kong inició una huelga de hambre y fue liberada varios meses después después de que su esposo se endeudara para pagar una multa ilegal exigida por la policía. 

Casi envenenada bajo custodia 

En 2002, Kong fue arrestada nuevamente y comenzó una huelga de hambre mientras estaba detenida. Las reclusas la alimentaron a la fuerza bajo la dirección del personal de la prisión y pronto abandonó la huelga de hambre. 

“La tarde en que decidió comer, un médico de apellido Zhang le trajo un plato de avena”, informó Minghui. “Zhang dijo que la preparó especialmente para ella y que tenía granos orgánicos. Si bien la Sra. Kong no se comió las gachas, el recluso asignado para supervisarla se las comió todas».  

“Poco después, ese preso sufrió un colapso mental. A pesar del clima frío, se quitó la ropa, dejando solo su sostén, y luego se sentó en el pasillo sin moverse ni decir nada. Solo entonces la Sra. Kong se dio cuenta de que el médico había puesto una sustancia tóxica en la papilla».

Después de las múltiples detenciones y la alimentación forzada, Kong tuvo problemas para comer, ya que muchos de sus dientes estaban rotos. Tras su liberación en 2002, la policía volvió a extorsionarla con dinero.

La Sra. Kong se mudó varias veces para esconderse de la policía, pero las autoridades lograron ubicar sus nuevas residencias y continuarían acosándola. Una vez, en 2007, la policía intentó arrestarla, pero se rindió cuando ella se negó a abrir la puerta. 

Muchos practicantes de Falun Gong en China continúan creando conciencia sobre la persecución dirigida contra ellos y su fe, a pesar del riesgo de ser descubiertos y castigados severamente.

En 2013, mientras repartía materiales de Falun Gong, Kong fue denunciada y detenida por un transeúnte. Cuando llegó la policía, sufrió un infarto. 

Las detenciones, la tortura y el acoso afectaron la salud de Kong. En 2020, tuvo un derrame cerebral, por lo que fue hospitalizada y no pudo caminar. 

En junio de este año, la secretaria Zhao del comité residencial encontró a su esposo y le ordenó que firmara una declaración para renunciar a Falun Gong en su nombre. Bajo coacción, su esposo se vio obligado a firmar el documento mientras un oficial lo grababa. 

Nuevamente en junio, dos oficiales y una mujer no identificada encontraron a la Sra. Kong después de que se mudó a una nueva residencia. En este punto, estaba confinada a una silla de ruedas, incapacitada e incapaz de caminar. La policía le tomó una foto y se fue.

La Sra. Kong quedó profundamente angustiada después de este último incidente y perdió una cantidad significativa de peso. La llevaron al hospital el 8 de julio, donde falleció dos días después. 

Leo Timm contribuyó a este informe.

Nota del Editor: Falun Dafa -también conocida como Falun Gong- es una disciplina de la Escuela Buda basada en tres principios universales de Verdad, Benevolencia y Tolerancia que elevan el estándar moral. Además consta de 4 ejercicios suaves y una meditación que mejoran el estado físico y se practican libremente en los parques.

En 1999 comenzó una campaña de difamación y persecución hacia la disciplina iniciada por el excabecilla del régimen comunista chino Jiang Zemin. La persecución se extiende hasta hoy, ya que la facción de Jiang aun mantiene bajo su control el aparato represivo de China.

La disciplina se practica en más de 100 países. Para consultar el sitio de práctica más cercano a tu domicilio puedes hacer clic aquí. Para descargar gratuitamente el libro principal de la disciplina, puedes hacer clic aquí: Zhuan Falun.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!