10 tés para mejorar la meditación (parte II)

By Simone Jonker | 6 de diciembre de 2021
Simone Jonker trabajó en NTD Inspired durante dos años. Escribió artículos light e historias inspiradoras.
38 0
Desde el Astragalus membranaceus hasta el Zingiber officinale, las infusiones pueden ayudar a uno a relajarse y a dejar de lado las muchas preocupaciones que podrían confundir su meditación. (Imagen: Mareefe vía Pexels)

El té y la meditación son una excelente combinación, ya que ambos deben hacerse de forma lenta y tranquila, y sin persecución. Los fitoquímicos del té brindan el equilibrio ideal de estimulación y relajación, lo que te permite estar completamente inmerso en el momento presente para disfrutar cada segundo de su experiencia.

Esperamos que te guste esta segunda ronda de tés. Mira los primeros cinco tés de 10 tés para mejorar la meditación – Parte I 

6. Rooibos

El té rooibos (pronunciado ROY-boss) se produce a partir de las hojas en forma de aguja de Aspalathus linearis, un pequeño arbusto endémico de Sudáfrica. El té rooibos es una orgullosa herencia del país como el primer alimento en África aprobado por la UE para su inclusión en el registro. El té de rooibos se usa tradicionalmente para aliviar los cólicos en los bebés. Es rico en vitaminas y minerales como calcio, magnesio y flúor, y también incluye una gran cantidad de antioxidantes

Se ha demostrado que el té elaborado con rooibos tiene un efecto calmante sobre el sistema nervioso central. Rooibos combina bien con flores, cáscaras de cítricos, mentas y especias calientes como canela, clavo, vainilla y cardamomo. Para una infusión más estimulante, se puede agregar ginseng

Mide 1 cucharadita de té rooibos orgánico de hojas sueltas por cada cuarto litro de agua caliente y déjalo reposar durante unos cinco minutos. Colar y servir. El rooibos tiene un sabor dulce y terroso y toma la leche muy bien.

Preparar té rooibos

Rooibos, Aspalathus linearis (NLBurm.) R.Dahlgr., Clanwilliam, Western Cape, Sudáfrica (Imagen: Winfried Bruenken a través de Wikimedia Commons CC BY-SA 2.5)

7. Albahaca santa 

La albahaca santa (Ocimum sanctum) es un miembro de la familia de la menta. Tiene hojas verdes finamente veteadas con flores de color púrpura claro. La albahaca santa es originaria del subcontinente indio, aunque crece en todo el sudeste asiático. Esta hierba sin cafeína reduce la producción de la hormona del estrés cortisol en el cuerpo, aliviando la ansiedad y contribuyendo a una sensación de bienestar. La albahaca santa incluye productos químicos bioactivos como eugenol, canfeno, cineol y alcanfor, que ayudan a abrir las vías respiratorias y a mejorar la respiración.

Esta es una planta que puedes cultivar en casa, ya sea en una maceta o en tu jardín, al igual que la albahaca culinaria. La hierba contiene vitaminas A, C y K, hierro, zinc, calcio y manganeso K. Esta vitamina ayuda a la digestión y promueve la salud del cerebro.

Té de hojas sueltas Tulsi

El té tulsi (hindi para albahaca) se puede preparar con hojas de albahaca sagrada frescas o secas; y también viene en forma de polvo. Una mera ⅓ a ½ cucharadita de polvo por cada 8 onzas (236 ml) de agua caliente producirá una taza fuerte de té tulsi. Para hojas sueltas o secas, usar de ½ a 1 cucharadita por taza. Deje reposar las hojas durante al menos 5 minutos, colar y servir. El té Tulsi es una infusión de color verde amarillento con un sabor robusto parecido a la albahaca. 

El bálsamo de limón es fácil de cultivar, pero difícil de eliminar. Afortunadamente, es una hierba excelente para tener a mano. Un té de sabor delicado de las hojas no solo alivia el estrés, sino que también ayuda a estimular la inmunidad. (Imagen: Killarnee a través de Wikimedia Commons CC BY-SA 4.0)

8. Bálsamo de limón

Un miembro de la familia de la menta, el toronjil es originario de Europa, el Mediterráneo y Asia Central, pero también se ha naturalizado en América. Es una de las primeras plantas utilizadas con fines medicinales y fue considerada un pilar de los médicos tanto en la antigua Grecia como durante la Edad Media. También se creía que era la planta favorita de la diosa Diana. 

Esta es otra planta que puedes cultivar fácilmente en casa. De hecho, es posible que tenga algunos en un área descuidada de su jardín sin darse cuenta, ya que se propaga fácilmente a partir de semillas. La forma más fácil de reconocerlo es su aroma «Lemon Pledge». 

Uno de los beneficios de consumir bálsamo de limón es que incluye numerosos componentes antivirales, como los flavonoides, que son beneficiosos para combatir enfermedades, y además posee una alta concentración de antioxidantes. El toronjil también puede calmar los dolores de cabeza y aliviar el estrés y la ansiedad, así que lo incluimos en nuestra lista.

Té de bálsamo de limón

Remojar una bolsita de té o 1 cucharada de hojas secas sueltas o 2 cucharadas de bálsamo de limón fresco en una taza de agua caliente durante 5 a 10 minutos. Retirar el colador o la bolsita de té. El bálsamo de limón también es un té de sol refrescante. Simplemente agrega 4 cucharadas de té a un recipiente de vidrio lleno con 40 onzas (1,2 litros) de agua fría y colocar a la luz del sol durante 3 a 4 horas. El té de toronjil tiene un delicado sabor a limón que se puede realzar con la adición de una rodaja de limón.

La raíz de astrágalo produce un té dulce que se cree que abre el corazón, alivia el estrés y promueve el equilibrio interior. (Imagen: Matt Lavin a través de Flickr CC BY-SA 2.0)

9. Astrágalo

El astrágalo (Astragalus membranaceus) es una planta de la familia Leguminosae originaria de China y Mongolia. Conocida como “líder amarillo” en chino, por el color de sus raíces, es considerada una de las 50 hierbas más importantes de la medicina tradicional china (MTC). La raíz contiene fuertes propiedades de estimulación inmunológica y se usa comúnmente para resfriados, gripe y problemas respiratorios superiores. 

Se dice que un té de hierbas naturalmente libre de cafeína de raíz de astrágalo abre el corazón y brinda alegría con sus cualidades para aliviar el estrés y su capacidad para restaurar el equilibrio interno, lo que lo convierte en un facilitador natural para la meditación.

Té de astrágalo

Medir 1 cucharadita de raíz de astrágalo fresca o seca por taza de té. Verter agua hirviendo sobre él. Deja reposar, cubierto, durante 10-15 minutos. Colar a través de un filtro fino.

Este té dorado tiene un sabor dulce terroso natural. Beber té de astrágalo en los primeros meses del otoño puede ayudar a prevenir los resfriados y la gripe.

10. Regaliz

El regaliz, Glycyrrhiza glabra, es autóctono de la región mediterránea y de Asia. Un té de su raíz, también conocido como ‘raíz dulce’, se ha utilizado como medicina natural durante cientos de años. 

Hay más de 300 compuestos en la raíz de regaliz, algunos de los cuales tienen componentes antioxidantes, antiinflamatorios, antibacterianos y antivirales. Los científicos creen que el regaliz tiene un impacto sustancial en la mejora de la función cerebral y también se ha demostrado que reduce los niveles de cortisol, la hormona del estrés. Beber té de regaliz después de un largo día puede ayudar a relajar los músculos y calmar los pensamientos. 

El anetol, las cumarinas, los esteroles y otros antioxidantes presentes en el té de raíz de regaliz pueden ayudar con los problemas de las vías respiratorias superiores, disolver la flema y el moco, aliviar la inflamación de la garganta y aumentar la capacidad del sistema inmunológico para combatir las bacterias o virus subyacentes.

A las personas que sufren de ansiedad y depresión a menudo se les receta este té de hierbas, que a menudo se combina con la hierba de San Juan. Este té ayuda a mejorar el estado de ánimo y regular los niveles de la hormona del estrés.

Té de raíz de regaliz

Usa una cucharada o ½ onza (15 ml) de raíz de regaliz seca por cada taza de agua hirviendo y dejar reposar durante cinco minutos. El té es naturalmente dulce y se combina muy bien con otras especias como la canela, el jengibre y la cáscara de naranja seca. 

Una advertencia: si estás tomando medicamentos para tratar la ansiedad, siempre habla con tu médico antes de probar un nuevo suplemento o remedio a base de hierbas.