Verdad, Inspiración, Esperanza

10 tés para mejorar la meditación – Parte I

Ila vive en Garden State (EE. UU.) con su familia. Ha estado cultivando productos y plantas perennes durante 20 años. Recomienda la jardinería por comida y diversión, pero no para hacer fortuna.
Published: 23 de septiembre de 2021
A veces es difícil entrar en un estado de meditación relajado pero alerta. Estos tés probados pueden ayudar a alcanzar la tranquilidad. (Imagen: Mareefe vía Pexels)

Después del agua, el té, en sus múltiples formas y variaciones, es la bebida más consumida en el mundo. No solo es físicamente refrescante, sino que también puede ayudar a calmar, aliviar, estimular o concentrar la mente, dependiendo del tipo de té. Según el legendario maestro del té del siglo VIII Lu Yu, autor de El clásico del té «El té templa el espíritu y armoniza la mente, disipa la lasitud y alivia la fatiga, despierta el pensamiento y evita la somnolencia». 

Los tés excepcionales para la tranquilidad pueden venir en forma de tés verdaderos o de una variedad de infusiones de hierbas. Entre los cinco primeros a tener en cuenta están el té verde (especialmente el matcha), la manzanilla, el rooibos, el loto y el jengibre. Una taza hecha de barro llena de agua caliente y unas pequeñas muestras de la naturaleza puede ser todo lo que necesitas para refrescar tu mente y tu cuerpo antes o después de la meditación.

1. Té verde

El té verde es un verdadero «té» producido a partir de las hojas y brotes de la Camellia sinensis. A diferencia del té Oolong y del té negro, estas hojas no se han marchitado ni oxidado, por lo que conservan un color verde y un sabor fresco. El té verde contiene un aminoácido conocido como L-teanina. Un estudio piloto ha demostrado que la L-teanina puede tener un efecto natural contra la ansiedad, mejorando el ánimo y calmando la mente. En la meditación, el té verde ayuda a aliviar la tensión mientras te mantiene alerta.

El matcha, o té verde japonés, no es una infusión, sino un polvo de hoja entera finamente pulverizado y cultivado. Los beneficios naturales del té verde elaborado se potencian en esta forma más fresca y completa. (Imagen: Pexels CC 0)

El matcha es un tipo de té verde hecho de hojas de té pulverizadas de plantas sombreadas para aumentar la producción de clorofila y del aminoácido L-teanina. Como se utiliza la hoja entera, se consume toda la cantidad de vitaminas y nutrientes, lo que da un impulso vigorizante, al tiempo que se maximizan sus propiedades calmantes y elevadoras del espíritu.

El ritual de preparación del vibrante matcha verde puede ser meditativo en sí mismo, mientras que la infusión rica en antioxidantes tiene un suave efecto estimulante que ayuda a concentrarse. 

Para preparar el matcha a la manera tradicional, hay que utilizar un batidor de bambú y un cuenco para el té. Primero tamiza 1/2 cucharadita de polvo de té en el bol, luego añade 56 grs de agua caliente y bate rápidamente hacia adelante y hacia atrás hasta que el té se vuelva espumoso. Completa con más agua caliente y disfruta. 

También se puede utilizar un batidor occidental y una taza moderna de buena calidad. El sabor ligeramente amargo y herbáceo puede ser un gusto adquirido, así que quizá no quieras invertir en toda la parafernalia para empezar. Se puede utilizar leche, láctea o no, para aligerar el matcha y, por supuesto, se puede endulzar al gusto. Consume tu té con bastante rapidez, no sea que el polvo se deposite en el fondo del bol.

2. Manzanilla

La manzanilla es una infusión hecha con las flores secas de la manzanilla alemana y romana, miembros de la familia de las asteráceas o margaritas. La manzanilla alemana es una planta anual que se auto-siembra, mientras que la romana es una planta perenne. Las flores se han utilizado en la medicina popular durante miles de años. Ambas plantas son originarias de Europa, pero la hierba era valorada por los antiguos egipcios, romanos y griegos. 

Quizá sea más conocida por favorecer el sueño, pero la manzanilla también se ha tomado como remedio y prevención de los resfriados. En los queridos cuentos de Beatrix Potter, la Sra. Conejo le da una dosis después de un día difícil en el jardín del Sr. McGreggor.

Flores frescas de manzanilla alemana, una planta anual que se auto-siembra fácilmente. Las flores secas de ésta y de la manzanilla romana se utilizan como infusión relajante. (Imagen: xulescu_g vía Flickr CC BY-SA 2.0)

Una infusión elaborada con flores secas de manzanilla es calmante y relajante. Sus efectos pueden atribuirse a un antioxidante llamado apigenina, que interactúa con los receptores cerebrales para reducir la ansiedad y aumentar el descanso. La manzanilla también alivia el tracto digestivo y relaja el cuerpo. 

El té de manzanilla puro tiene un sabor suave con un aroma dulce y floral. Para preparar una pequeña tetera de manzanilla: 3 a 4 cucharaditas de flores secas con 0,23 L de agua caliente. Se suelen añadir mentas, otras flores o frutos secos para mejorar el sabor.  

3. Longan

El longan (龍眼), u ojos de dragón, es una fruta china, cultivada en la provincia de Fujian. El Dimocarpus longan es un árbol tropical de la familia de las sapindáceas, cuya pulpa blanca y translúcida, con su semilla oscura visible en el centro, se parece mucho a un ojo. 

Los frutos secos, en su mayoría dulces y ligeramente ácidos, constituyen un sabroso té para relajar la mente y el cuerpo. En la medicina tradicional china, el longan se valora por su influencia positiva sobre múltiples meridianos. Se utiliza para fortalecer el corazón, el riñón, el hígado y el bazo, y como tónico general para aumentar la energía.

Se dice que la fruta reduce el estrés, la depresión y la fatiga, al tiempo que potencia la memoria y la inmunidad. También tiene un alto contenido en vitamina C, es rico en antioxidantes y posee propiedades antiinflamatorias, lo que convierte a esta infusión en una bebida caliente ideal para la temporada invernal de resfriados y gripe.

Los frutos secos de longan (Arillus euphoriae longanae) pueden comprarse en mercados asiáticos o por Internet. Los frutos sin semillas tienen un color dorado, mientras que los enteros son de color rojo pardo. El fruto del longan suele combinarse con té oolong, pero se puede utilizar cualquier té negro o verde como base. 

Utiliza aproximadamente una cucharadita de té suelto y 4 frutos secos de longan por cada taza de agua recién hervida. Coloca el té suelto en una tetera, añade agua caliente y deja que el té se infusione durante 2 o 3 minutos. Coloca los 4 frutos secos en el fondo de cada taza, cuela el té caliente sobre el longan y espera 2 minutos más antes de empezar a beber. Disfruta de la fruta dulce del fondo cuando el té esté terminado.

4. Té de loto azul y té de loto verdadero

El té de loto azul es una infusión elaborada con las hojas, flores, raíces, frutos y semillas del nenúfar azul egipcio, Nymphaea caerulea, que no debe confundirse con el loto verdadero que se describe a continuación. Su uso medicinal se remonta a los antiguos egipcios y sirios, que la consideraban una flor sagrada, ya que favorecía los sueños lúcidos, los efectos psicodélicos y la sensación de euforia. La nuciferina y la aporfina son compuestos antiespasmódicos que se encuentran en la planta y ayudan a la relajación.

En la actualidad, la planta está en peligro de extinción y, debido a sus propiedades psicoactivas, el consumo del loto azul está prohibido en los Estados Unidos, así como en Rusia, Polonia y Letonia.

Todas las partes de la planta de la flor de loto son comestibles y tienen muchas propiedades medicinales. (Imagen: Samson Lee vía Pexels)

El verdadero té de loto, o liánchá (蓮茶) en chino, procede de las hojas, raíces y flores secas de Nelumbo nucifera, que es conocido por ser un eficaz limpiador de la sangre y se utiliza a menudo en la desintoxicación. La planta tiene un alto contenido en vitamina B, conocida por aliviar la ansiedad y el estrés. 

La planta también contiene piridoxina, que puede influir directamente en los receptores neuronales del cerebro para promover un estado mental tranquilo y positivo y una profunda sensación de relajación. El contenido de hierro y cobre de la hierba es fundamental para la producción de glóbulos rojos, mejorando así la circulación sanguínea y aumentando los niveles de energía. Además, esta sabrosa flor contiene muchos antioxidantes. 

El loto seco puede comprarse en forma de hojas, flores y raíces. Para preparar un té de loto (legal), hay que remojar las hierbas secas en agua hervida durante 5 minutos. El té de loto, que se prepara tradicionalmente en una olla de barro, es ligeramente dulce y tiene un sabor fuerte y penetrante.  Se recomienda consumir este té dentro de los 10 minutos siguientes a la elaboración, y beberlo regularmente para obtener resultados óptimos.

5. Jengibre

El jengibre, o Zingiber officinale, es originario de China y se ha utilizado durante miles de años en Asia y en todo el mundo. El jengibre está repleto de minerales y sustancias químicas bioactivas que, según las investigaciones, tienen importantes beneficios para la salud tanto del cuerpo como del cerebro. Su fragancia calmante y sus cualidades terapéuticas pueden ayudar a reducir el estrés y la ansiedad.  

Los estudios han demostrado que el jengibre puede aumentar los niveles de serotonina, reducir la ansiedad y el estrés y mejorar la función cerebral. También es un conocido antiinflamatorio que puede reducir los dolores y molestias musculares y mejorar la circulación sanguínea.

Esta raíz robusta y picante combina bien con limón, cúrcuma, cardamomo, canela o menta. Se puede conseguir un sencillo té de jengibre vertiendo agua caliente sobre unas finas rodajas de jengibre fresco, con un chorrito de limón y una cucharada de miel. Si te gusta hacer un ritual del evento, puedes seguir una receta más detallada. 

Tanto si quieres concentrarte más como si quieres reducir el estrés, estas infusiones deberían ayudarte a equilibrar tu mente para la meditación. En una o dos semanas, veremos algunas infusiones más inusuales para probar en tu viaje espiritual.

Simone Jonker ha colaborado con este informe.