Verdad, Inspiración, Esperanza

Cúrcuma: el superalimento dorado que puede cultivarse en casa

Ila vive en Garden State (EE. UU.) con su familia. Ha estado cultivando productos y plantas perennes durante 20 años. Recomienda la jardinería por comida y diversión, pero no para hacer fortuna.
Published: 21 de septiembre de 2021
Aunque se puede conseguir fácilmente en polvo seco, la cúrcuma en forma fresca es la mejor manera de obtener todos los beneficios de esta especia medicinal. (Imagen: Karl Solano vía Pexels)

La cúrcuma (Curcuma longa) pertenece a la familia del jengibre (Zingiberaceae), que produce un rizoma sabroso que crece bajo tierra. Cultivada en el sur de la India, esta planta con flores se llama también azafrán indio, y la especia es consumida en grandes cantidades por la nación india, siendo utilizada generosamente en el curry indio.

Si no tienes claro qué son las hierbas y las especias, lo que debes recordar es que las hierbas suelen proceder de la parte herbácea (de hoja verde) de las plantas, mientras que las especias proceden de casi todas las demás partes. 

La cúrcuma se ha utilizado como especia para cocinar durante miles de años. Se han descubierto ollas de cocina de hace 2.500 años con restos de cúrcuma, jengibre y ajo.  

El valor medicinal de la cúrcuma también ha sido reconocido desde hace tiempo por la medicina tradicional ayurvédica y china. Con el creciente interés por las medicinas naturales, esta especia ha ganado recientemente una gran popularidad. Cada vez más personas ven la ventaja de los productos naturales en que no sólo son eficaces, sino también seguros, ya que las dosis terapéuticas están muy por debajo de los niveles tóxicos de los medicamentos químicos.

La Curcuma zanthorrhiza, cúrcuma javanesa o «falsa» cúrcuma, es otra especie autóctona del mismo género que no debe confundirse con esta especie. También crece en Indonesia y Malasia, es una planta mucho más grande y tiene propiedades diferentes.

¿Por qué cultivar cúrcuma? 

Además del hecho obvio de que las plantas son un placer de cultivar y cuidar, y pueden ser compañeras tranquilas sin dejar de ser audaces, hay más razones para cultivar cúrcuma. Aunque la especia está disponible en forma seca, la raíz fresca le dará un sabor más fuerte a su cocina, y también aumentará sus muchos beneficios para la salud, que enumeraremos brevemente aquí.

El compuesto curcumina que se encuentra en la cúrcuma es el responsable tanto del vibrante color amarillo como de las poderosas propiedades medicinales de la especia.

La curcumina es un conocido antiinflamatorio. Aunque la inflamación puede ser una buena señal de que el cuerpo está luchando contra una infección, cuando se vuelve crónica tiene un impacto negativo en otros problemas de salud. Por lo tanto, consumir cúrcuma puede ser beneficioso para aliviar la inflamación dolorosa y también para el tratamiento de enfermedades cardíacas, la enfermedad de Alzheimer y la artritis, donde la inflamación es indeseable.

La curcumina, uno de los antioxidantes más potentes, actúa a nivel molecular para eliminar diversas células cancerosas y reducir el crecimiento y la propagación de los tumores. También se sabe que aumenta los niveles del factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF) en el cerebro, estimulando el crecimiento de las neuronas y reduciendo así las funciones cerebrales degenerativas. Esto puede contribuir a su utilidad en el tratamiento del Alzheimer. Un estudio sugiere que la curcumina funciona tan bien como el Prozac en el tratamiento de la depresión. 

Como valioso cicatrizante de tejidos, también es eficaz para tratar la enfermedad inflamatoria intestinal y los cánceres de colon, estómago, pulmón, mama y piel. Según la medicina ayurvédica, inhalar el humo de la cúrcuma quemada alivia la congestión y puede ayudar a curar heridas y hematomas. Las afecciones cutáneas agudas, como la varicela y el herpes, responden bien a la pasta de cúrcuma.

Cómo cultivar la cúrcuma

La cúrcuma es un arbusto de hoja ancha que alcanza una altura de un metro. Aunque esta planta es tropical, también puede cultivarse en interiores en zonas más frías, siempre que se disponga de un espacio amplio junto a una ventana soleada.

La forma más fácil de iniciar nuevas plantas es a partir de esquejes de rizoma. Deja dos o tres brotes por esqueje y coloca los trozos en posición horizontal en un lecho de unos cinco centímetros de tierra. Añade suficiente tierra para cubrir los esquejes, riega y cubre el recipiente con una tapa transparente o mételo todo en una bolsa de plástico. Esto creará un efecto invernadero y mantendrá el vivero uniformemente húmedo. Coloca el recipiente en una ventana soleada o en otro lugar cálido, ya que el calor insuficiente puede hacer que los esquejes se pudran.

Los brotes deberían brotar de las yemas en aproximadamente tres semanas. Si vives en un clima cálido, puedes plantar la cúrcuma germinada en una zona soleada de tu jardín en cuanto las noches dejen de ser frías. Es preferible una sombra parcial al mediodía, ya que a las plantas no les gusta el sol intenso.

Si vives en un clima más frío, deberás mantener las plantas en un contenedor en el interior, y sacarlas al exterior solo cuando haya pasado el peligro de las heladas. Las macetas deben ser anchas y poco profundas, de no más de 20 cm de profundidad, ya que la mayor parte del crecimiento tiene lugar cerca de la superficie. Llena la maceta con tierra rica y coloca los trozos de rizoma germinados en posición horizontal (con los brotes hacia arriba) en agujeros poco profundos, de unos dos centímetros y medio de profundidad. Riega bien, pero deja que la tierra se seque entre riego y riego.

Si la cultivas en interiores, querrás evitar el problema de los mosquitos del hongo u otros insectos que se reproducen en el suelo. Espolvorear tierra de diatomeas en la superficie es una medida preventiva segura y sencilla para evitarlo. 

Cosechar y disfrutar

Durante los próximos meses, deberías ver un rápido crecimiento en una planta tupida que producirá tallos florales puntiagudos. De siete a diez meses después de la plantación, las hojas y el tallo empezarán a dorarse y a marchitarse. En este momento, toda la energía se concentra en la raíz, o rizoma, y debes cosechar tu cúrcuma.

Si la cúrcuma está plantada en el suelo, utiliza una horquilla para aflojar la tierra alrededor del perímetro y trabaja lentamente hacia el interior, levantando cuidadosamente las raíces a medida que las veas. Si están en macetas, en lugar de cavar y arriesgarte a dañar tu cultivo, vierte todo el recipiente, con cuidado, en el suelo. Sacude la tierra suelta y corta la masa vegetal moribunda, dejando algo menos de un centímetro de tallo para formar una cicatriz de sellado.

Lava la cosecha y déjala secar antes de guardarla. A temperatura ambiente, la cúrcuma se mantendrá fresca durante varias semanas. Si la guardas en un recipiente cerrado en el freezer, durará hasta seis meses. Ahora puedes comenzar tus aventuras en el uso de la cúrcuma fresca.

Una vez pelados, los rizomas pueden rallarse y utilizarse para mejorar muchos platos. El arroz, las lentejas, los huevos, el pollo y la mayoría de las verduras se adaptan bien a esta especia. Cabe destacar que la curcumina por sí sola es difícil de absorber. Para obtener todos los beneficios de este compuesto, la cúrcuma debe consumirse con pimienta negra y con grasa… De ahí los ricos currys indios picantes. La cúrcuma fresca en rodajas también puede utilizarse en sopas e infusiones. Experimentar con tu cosecha te aportará un beneficio adicional, ¡la alegría del descubrimiento!

No te olvides de guardar algunos rizomas sanos para empezar a plantar el año que viene.

Simone Jonker ha colaborado en este reportaje.