Verdad, Inspiración, Esperanza

El Gobierno de Biden «muy enfadado» porque Twitter no hizo lo suficiente para impulsar las narrativas de COVID

Neil Campbell
Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 28 de diciembre de 2022
Ilustración fotográfica del 21 de julio de 2022 de un tuit en vídeo de Joe Biden. El 26 de diciembre, los "Archivos de Twitter" mostraron que la Casa Blanca estaba "muy enfadada" porque Twitter no había hecho lo suficiente para mantener el discurso sobre COVID-19 en línea con las narrativas oficiales. (Imagen: SAMUEL CORUM/AFP vía Getty Images)

El gobierno de Joe Biden estaba «muy enfadado» porque Twitter no estaba haciendo lo que la Casa Blanca consideraba suficiente para censurar la información relativa a los cierres, los mandatos de mascarilla, la vacunación obligatoria y los pasaportes de vacunación durante la pandemia de COVID-19, según declaró un ejecutivo de la empresa en un memorando interno.

Las revelaciones llegaron con la entrega de los «Archivos de Twitter», como lo explicó David Zweig en un hilo en nombre de The Free Press el 26 de diciembre.

Los archivos de Twitter son informes realizados por periodistas aprobados sobre comunicaciones, documentos y sistemas internos de Twitter publicados por Elon Musk después de su adquisición de la compañía por 44.000 millones de dólares que muestran el estado de las cosas bajo la administración anterior.

COVID-19 (Enfermedad por Coronavirus 2019) está causada por el SARS-CoV-2, el nuevo coronavirus que apareció en Wuhan, en el centro de China, a finales de 2019 y se extendió rápidamente por todo el mundo tras el encubrimiento del brote en desarrollo por parte del régimen comunista.

Zweig señaló que la presión de la Casa Blanca sobre Twitter antes de la adquisición por Musk ya era de dominio público después de que una fijación interna por prohibir la entrada al ex reportero del New York Times Alex Berenson diera lugar a una demanda, que finalmente se resolvió, que sacó a la luz pública múltiples comunicaciones internas durante el proceso de descubrimiento.

El hilo decía que un documento fechado en diciembre de este año escrito por Lauren Culbertson, Jefa de Políticas Públicas de EE. UU., declaró deliberadamente: “El equipo de Biden no estaba satisfecho con el enfoque de aplicación de Twitter, ya que querían que Twitter hiciera más para quitar la plataforma a varias cuentas”.

MÁS SOBRE TECNOCRACIA Y CENSURA

«Debido a este descontento, se nos pidió que nos uniéramos a otras convocatorias. Tenían un tono muy enfadado», añadió Culbertson.

Zweig señaló que los ejecutivos de Twitter generalmente manejaban las solicitudes de censura de COVID con un estándar de evidencia más alto que el deseado por el gobierno cuando resumió: “Una revisión exhaustiva de las comunicaciones internas en la empresa reveló que los empleados a menudo debatían casos de moderación con gran detalle y con más cuidado de lo que era mostrado por el gobierno hacia la libertad de expresión”.

No obstante, el reportero aclaró que la dirección anterior a Elon Musk «suprimió opiniones» no sólo de varias cuentas, sino «muchas de médicos y expertos científicos» que «discrepaban con las posiciones oficiales de la Casa Blanca».

Una de las características más preocupantes de las medidas enérgicas de Twitter contra la narrativa de COVID fue que la compañía usó una combinación de algoritmos de aprendizaje automático para castigar sistemáticamente el discurso junto con los contratistas empleados en Filipinas.

“Se les dieron árboles de decisión para ayudar en el proceso, pero encargar a personas no expertas que adjudicaran tweets sobre temas complejos como la miocarditis y los datos de eficacia de las máscaras estaba destinado a una tasa de error significativa”, afirmó Zweig.

Independientemente de la delegación del trabajo de primera línea a bots y contratistas mal pagados con capacitación limitada, «lo más importante es que la responsabilidad se detuvo con los empleados de nivel superior en Twitter que eligieron las entradas para los bots y los árboles de decisión, y decidieron subjetivamente los casos escalados y las suspensiones», señaló Zweig.

Zweig fue contundente. «Con el Covid, este sesgo se inclinó fuertemente hacia los dogmas del establishment».

“Inevitablemente, el contenido disidente pero legítimo fue etiquetado como información errónea, y las cuentas de médicos y otras personas fueron suspendidas por tuitear opiniones e información demostrablemente verdadera”, agregó.

Un ejemplo específico proporcionado por Zweig fue un tuit del 15 de marzo del Dr. Martin Kulldorff, un epidemiólogo que ocupó un puesto como profesor de medicina en la Escuela de Medicina de Harvard, que afirmaba: “Pensar que todos deben vacunarse es tan erróneo científicamente como pensar que nadie debería vacunarse”.

“Aquellos con infección natural previa no lo necesitan. Ni niños”, agregó Kulldorff.

Las declaraciones provocaron la máquina de censura de Twitter, generando un correo electrónico interno de «intención de acción» FYI, del cual Zweig publicó una copia en el hilo, dejando que otros supervisores supieran que «tomaremos medidas» en la cuenta de Kulldorff por «compartir información falsa sobre la eficacia» de las vacunas COVID-19, lo que va en contra de las pautas de los CDC”.

Sin embargo, Zweig señaló la declaración de Kulldorff: “…Era la opinión de un experto, una que también coincidía con las políticas de vacunas en muchos otros países. Sin embargo, los moderadores de Twitter la consideraron ‘información falsa’ simplemente porque difería de las pautas de los CDC».

Sin embargo, el médico no se encontró con una prohibición.

En lugar de ello, los supervisores de Twitter colocaron una etiqueta «engañoso» y negaron al tuit la posibilidad de que se le diera a «me gusta», se compartiera o se respondiera, con lo que el debate quedó en agua de borrajas.

Zweig señaló que se trataba de una función de la que se abusaba crónicamente, ya que los planificadores centrales luchaban por mantener la narrativa entre las estrechas líneas del partido: «En mi revisión de los archivos internos, encontré innumerables casos de tuits etiquetados como ‘engañosos’ o retirados por completo, a veces provocando suspensiones de cuentas, simplemente porque se desviaban de la orientación del CDC o diferían de las opiniones del establishment».

En otro caso, un tuit del médico Euzebiusz Jamrozik que señala que un estudio revisado por pares publicado en la revista Nature que había demostrado claramente la aceptación de las inyecciones experimentales de terapia génica de ARNm en el grupo de edad de 16 a 39 años “están asociadas con paros cardíacos (no solo miocarditis)” fue igualmente etiquetado como engañoso y se negó la interacción.

Pero podría decirse que el precedente más atroz citado por Zweig fue la prohibición del médico de Rhode Island Andrew Bostom, quien supuestamente recibió su quinto aviso por «desinformación», lo que resultó en una prohibición total, luego de publicar un enlace a un estudio publicado en la revista Andrology, que descubrió que la inyección de ARNm de Pfizer-BioNTech BNT162b para el COVID-19 “perjudica temporalmente la producción de semen”.

Zweig señaló: «Una revisión de los archivos de registro de Twitter reveló que una auditoría interna, realizada después de que el abogado de Bostom contactara a Twitter, encontró que solo 1 de las 5 violaciones de Bostom era válida».

El reportero aclaró: “El único tuit de Bostom que aún estaba en violación citaba datos que eran legítimos pero inconvenientes para la narrativa del establishment de salud pública sobre los riesgos de la gripe versus el covid en los niños”.