Verdad, Inspiración, Esperanza

‘Twitter no cree en la libertad de expresión’, revela ingeniero senior en cámara oculta de Project Veritas

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 17 de mayo de 2022
Twitter libertad de expresión Siru Murugesan
“Twitter no cree en la libertad de expresión”, admitió Siru Murugesan, ingeniero sénior de Twitter, a una mujer con la que parecía creer que estaba en una cita durante un video encubierto publicado el 16 de mayo. (Imagen: Captura de pantalla)

El objeto más reciente de la atención de Elon Musk, Twitter, «no cree en la libertad de expresión» bajo el liderazgo saliente, dijo un ingeniero senior capturado en un video de cámara oculta.

Además, los comentarios del ingeniero describían una cultura empresarial con fuertes matices socialistas y de extrema izquierda.

“Elon cree en la libertad de expresión”, dijo Siru Murugesan, identificado como ingeniero senior, en comentarios a una mujer con la que creía haber tenido una cita en varias ocasiones entre el 28 de abril y el 2 de mayo como mínimo.

Cuando la reportera encubierta le preguntó a Murugesan qué pensaban sus compañeros de equipo sobre la posición de su nuevo propietario actual sobre la libertad de expresión, simplemente dijo: «Lo odian».

“Algunos de mis colegas son como súper izquierda, izquierda, izquierda, izquierda, izquierda”.

El miembro del personal admitió que su cohorte entendió que “nuestros trabajos están en juego”, y agregó: “Él es [Musk] un capitalista, y en realidad no estábamos operando como capitalistas. Más bien, bastante socialistas”.

“Todos somos como comunistas hasta el [improperio eliminado]”, admitió Murugesan entre risas.

Cuando se le preguntó cómo “describiría el comunismo dentro de Twitter”, el ingeniero respondió: “Esencialmente, todos pueden hacer lo que quieran. A nadie realmente le importan los OPEX [gastos operativos] como los capitalistas”.

El ingeniero admitió además que la eficiencia y la ética de trabajo del personal estaban lejos de ser rentables: “Básicamente fui a trabajar como cuatro horas a la semana el último trimestre. Y así es como funciona en nuestra empresa”.

En un segundo clip, agregó que el personal usa el disfraz de «salud mental» para holgazanear: «Si no lo sientes, puedes tomarte unos días libres». La gente se ha tomado meses libres”.

Cuando se le pidió a Murugesan que describiera cómo Twitter, como empresa, no cree en la libertad de expresión, respondió: «Porque Twitter quiere censurar la intimidación y el acoso».

Y agregó: “La idea de la libertad de expresión es que puedes intimidar y acosar a las personas”.

Afirmó además que «Twitter no cree en este valor como plataforma porque no es propicio para un negocio».

“Incluso Facebook e Instagram no quieren que las personas intimiden y acosen”, postuló.

Durante una segunda pseudocita, Murugesan reveló una comprensión bastante distorsionada de la actitud y la conducta de quienes tienen valores conservadores: “Si intimidas a un transgénero, la derecha piensa que está bien, la izquierda no”.

“Ideológicamente no tiene sentido”, agregó, “porque en realidad estamos censurando a la derecha y no a la izquierda”.

“Así que todos los de la derecha dirán, ‘Hermano, está bien decirlo. Solo tienes que tolerarlo’… La izquierda dirá, ‘No, no lo voy a tolerar. Necesito que lo censuren o de lo contrario no estaré en la plataforma’”.

Murugesan también dijo que había observado que los conservadores estaban regresando a la plataforma debido a la adquisición recién anunciada, llamando a Elon Musk “El nuevo Trump” porque “ellos [los conservadores] tenían un líder, se sienten más seguros”.

El ingeniero también teorizó que las personas se unen a plataformas como Twitter en primer lugar porque “quieren admirar a un líder que los proteja y les brinde seguridad”.

El periodista preguntó a Murugesan si habían cambiado muchas cosas en Twitter desde que se anunció la compra de Musk, que aún no se concretará hasta al menos octubre. Él respondió: «Han cambiado muchas cosas… Como que nos estresamos mucho. Como que siempre estamos preocupados por nuestros trabajos».

Murugesan también declaró descaradamente que trabajar en Twitter es lo que lo convirtió en un izquierdista: “Empecé a trabajar para Twitter y me volví de izquierda. Creo que es como el entorno… como si estuvieras allí y te convirtieras en un comunista».

“Lo llaman ‘Commifornia’ por alguna razón”, bromeó. La oficina central de Twitter se encuentra en San Francisco.

También reveló que él y sus compañeros de trabajo «hicieron todo lo posible para rebelarse contra» la compra de Musk, y atribuyeron la decisión de la Junta Directiva de aprobar la oferta pública de adquisición a que «no querían ser demandados».

Murugesan también le dijo a la reportera encubierta que había comenzado a trabajar más horas, queriendo competir por un ascenso, y el aumento que viene con él, ya que ha estado sintiendo el mordisco de la inflación vertiginosa y notó que su poder adquisitivo personal ha disminuido.

La operación encubierta fue realizada por el equipo de periodismo de investigación Project Veritas y publicada el 16 de mayo.