Verdad, Inspiración, Esperanza

Horror en China: un hombre violado con bastón eléctrico y torturado con sal por no renunciar a su fe

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 22 de agosto de 2022
China hombre violado
Los practicantes de Falun Gong realizan una vigilia en memoria de las víctimas de la persecución de 23 años del Partido Comunista Chino y del ex presidente Jiang Zemin, en Taipei, el 22 de julio de 2012. Un hombre de Changchun fue violado repetidamente con una porra eléctrica y torturado con sal en las muñecas a manos del régimen comunista, afirma un informe reciente. (Imagen: Mandy Cheng/AFP/GettyImages)

Aunque el Partido Comunista Chino (PCCh), en su extensa persecución de 23 años contra la meditación de Falun Gong, ha llegado al extremo de cometer la sustracción de órganos en vida, un pecado clasificado como crimen de lesa humanidad, las formas menores de brutalidad y violencia del régimen son a menudo extremadamente severas y despiadadas.

Un ejemplo particularmente destacado se ilustra en un recuento del 22 de agosto de la persecución del Sr. Yu Chunbo, un practicante residente de Falun Gong en la ciudad de Changchun, provincia de Jilin, según lo informado por el sitio web informativo de Falun Dafa Minghui.

Según el informe, Yu, quien cumple una sentencia de prisión de 3 años y medio impuesta por el PCCh en noviembre de 2020 como represalia por mantener su fe en la práctica, soportó una forma de tortura consistente en ser sodomizado con una porra eléctrica, golpeado, y haciéndose frotar sal repetidamente en sus heridas abiertas.

MÁS SOBRE LA PERSECUCIÓN DE FALUN GONG POR PARTE DEL PCCh

Minghui afirma que la información fue proporcionada por la familia de Yu, a quienes un miembro de la prisión les dio los detalles del sufrimiento de su ser querido.

Un artículo secundario de febrero de 2021 de Minghui indicó que Yu tenía 48 años en ese momento.

En el artículo más reciente, el medio afirma que los guardias de la prisión Shen Xudong y Zhao Xu, junto con los reclusos Ma Tao y Li Jianyang, se tomaron la libertad de abofetear a Yu al menos 90 veces el 24 de febrero.

Desafortunadamente, esta es la violencia más ligera que Yu soportó a manos de los 4 guardias.

Minghui explicó que durante dos horas, “Le aplicaron descargas eléctricas en el ano con una picana eléctrica y le golpearon los muslos, las pantorrillas, la espalda y las nalgas con reglas de acero”.

Y agregó: “Luego frotaron sal en las heridas, antes de reanudar la golpiza, seguido de la sal nuevamente”.

El informante le dijo a la familia que «en el segundo y tercer día» Yu fue llevado de regreso a la oficina del guardia, donde le rasparon las costras con «reglas de acero» antes de que se repitieran la violación, la tortura y las supuraciones con sal. 

Cada instancia adicional también duró dos horas, dice el artículo.

El informante le dijo a la familia que la tortura continuó hasta el quinto día, cuando Yu finalmente sufrió un ataque al corazón mientras era electrocutado.

Fue resucitado con “un medicamento para el corazón de acción rápida que [los ejecutores del Partido] habían preparado”.

Posteriormente, obligaron a Yu a estar de pie durante 15 horas al día y lo dejaron desnutrido, una tortura prolongada que finalmente lo llevó a una hospitalización de 27 días.

El artículo agregó que, según los informes, Yu también fue enviado a un hospital para reanimación el 18 de abril, pero que “los detalles sobre ese episodio siguen sin estar claros”.

Minghui, una publicación establecida por practicantes de Falun Dafa cuando comenzó la campaña de represión del PCCh en 1999, recopila información de primera mano sobre la persecución de la práctica de fuentes directamente dentro de China continental y es la principal fuente sobre el tema.

Un segundo artículo de Minghui que relata la necesidad de hospitalización externa de Yu con fecha del 18 de abril afirma que el hombre estuvo detenido en la prisión de Gongzhuling, donde las autoridades usaron el pretexto de la pandemia de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) para negar los derechos de visita de la familia.

La familia solicitó la libertad condicional médica de Yu, pero los secuaces del Partido aparentemente ignoraron la solicitud.

Minghui enumera al presidente de la prisión de Gongzhuling, Wang Zhichun, a los guardias de la prisión, Sun Changlong y He Lingguo, y al funcionario de la prisión, Yang Chunhong, como perpetradores de los abusos de abril.

El artículo inicial de Minghui añadía que Yu está recluido en el «Segundo Pabellón» y es objeto de intentos diarios de lavado de cerebro por parte de una persona llamada Liu Dapeng, descrita como un antiguo practicante de Falun Gong que renunció a su fe en medio de la tortura y la presión de la persecución, convirtiéndose en miembro del escuadrón de persecución del Partido.

Tribunales de canguros

El informe de julio de 2021 sobre el caso de Yu por parte de Minghui explica que el juez del tribunal de distrito de Chaoyang, Wang Yanan, impuso la sentencia de prisión de Yu contra él el 24 de mayo de 2021 junto con tres compañeros practicantes después de “pasar menos de cinco minutos en cada audiencia”.

“El juez Wang no informó de las audiencias a ninguna de las familias de los practicantes ni a sus abogados”, dice el artículo. 

El informe agrega: “Los cuatro acusados ​​comparecieron a través de videoconferencias, que, sin embargo, no mostraron imágenes, sino solo sonido, en sus respectivos centros de detención”. 

“El juez también prohibió a los practicantes que se defendieran y concluyó rápidamente cada audiencia durante menos de cinco minutos cada una”.

Asuntos familiares

Además, un informe de Minghui del 4 de enero aclara que la esposa de Yu, Li Fengxia, que no practica Falun Gong, fue sentenciada a 15 meses de prisión simplemente por estar asociada con un practicante.

El informe agregó: “Aunque la jueza Wang indicó que no había pruebas suficientes para sentenciar a la pareja en la segunda audiencia, se negó a absolverlos y extendió el tiempo para que la policía recopile más pruebas en su contra”.

Además, el artículo de febrero de 2021 afirma que a fines de 2000, el hermano menor de Yu, Yu Chunhai, también fue arrestado por practicar Falun Gong y perseguido en el mismo campo de trabajos forzados de Chaoyanggou.

Tanto el anciano Yunbo como su hermano Chunhai también fueron sometidos a torturas descritas en el caso del padre como: “Los guardias lo aplicaron descargas eléctricas con bastones eléctricos, lo golpearon, patearon sus piernas, lo privaron del sueño y lo obligaron a realizar trabajos intensivos”. 

Desafortunadamente, el joven Chunhai “luchó con problemas de salud durante tres años después de su liberación” y falleció el 21 de enero de 2007 a la edad de 32 años, dejando atrás a una esposa y dos hijos pequeños.

Los informes también indican que la anciana madre de Yu se había enfermado por la conmoción y el estrés de la persecución de su familia durante los años antes de fallecer, y que la hija de la pareja “está luchando por valerse por sí misma con sus dos padres detenidos”.

Acerca de Falun Gong

Falun Gong (法輪功), también conocido como Falun Dafa (法輪大法), es una práctica espiritual que presenta cuatro ejercicios simples de qigong de pie y en movimiento y una meditación sentada al estilo tradicional.

Enseñada por primera vez en 1992 por el Sr. Li Hongzhi durante el ‘boom’ del Qigong en China, la práctica y sus enseñanzas del principio universal de Zhen-Shan-Ren (真,善,忍) (Verdad-Benevolencia-Tolerancia), además de un énfasis en la virtud y mejorar el carácter de uno en medio de la vida cotidiana, obtuvo rápidamente una enorme popularidad, atrayendo entre 80 y 100 millones de estudiantes según las propias estimaciones del gobierno chino.

En 1999, el expresidente del Partido Comunista, Jiang Zemin, decidió usar su poder para lanzar una persecución al nivel de la Gran Revolución Cultural contra Falun Gong, considerando que la popularidad generalizada del grupo en la corriente principal cultural de la sociedad era una amenaza a sus propios deseos de establecer un culto a la personalidad.

Aunque los dos sucesores de Jiang, Hu Jintao y el actual jefe del Partido, Xi Jinping, no han apoyado ni promulgado ningún tipo de política de persecución contra la práctica, la campaña de supresión y violencia ha continuado mientras Jiang controla una parte del Partido Comunista, que está plagado de un cáncer interno de «Ancianos del Partido» y de lucha entre facciones.