Verdad, Inspiración, Esperanza

Chinos extranjeros compraron más inmuebles en EE. UU. que nadie este año

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 3 de agosto de 2022
Chinos inmuebles bienes raíces EEUU
Un cartel de venta se ve frente a una casa el 30 de mayo de 2019 en Miami, Florida. Un nuevo informe de la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios afirmó que los compradores extranjeros chinos compraron más bienes raíces en Estados Unidos que cualquier otro en lo que va de 2022, con 6.100 millones de dólares. (Imagen: Joe Raedle/Getty Images)

Los compradores extranjeros de China compraron más bienes inmuebles en EE. UU. que los compradores de cualquier otro país en lo que va de 2022, según muestran nuevos datos.

Aunque los compradores extranjeros chinos representaron solo el 6 por ciento de todas las compras extranjeras, un total de 6.100 millones, el más alto entre cualquier país, ha tocado tierra en el mercado estadounidense.

Los canadienses fueron el grupo demográfico más grande de compradores extranjeros con un 11 por ciento, aunque sus inversiones combinadas fueron menores, ascendiendo a solo 5.500 millones. 

Las estadísticas fueron reveladas en un informe publicado por la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAR) titulado Transacciones internacionales en bienes raíces residenciales de EE. UU.

MÁS SOBRE BIENES RAÍCES Y LA MANO DE CHINA

El documento aclara que «China» combina todos los compradores de China continental, Hong Kong y Taiwán dentro de la demografía.

Las estadísticas se generaron a partir de una encuesta en línea enviada a 150.000 agentes inmobiliarios con licencia y “ya miembros de asociaciones locales que también realizaron encuestas a compradores extranjeros” entre abril y mayo.

En total, los compradores extranjeros representaron el 2,6 por ciento del mercado inmobiliario de EE. UU., una industria de 2,3 billones de dólares, con transacciones de 59.000 millones de dólares en total.

El número total de compras entre abril de 2021 y mayo de 2022 fue de 98.600, y el 57 por ciento de todos los compradores extranjeros residían en los Estados Unidos, ya sea como «inmigrantes recientes» o como titulares de una visa de no inmigrante Tipo B.

Los principales destinos a los que apuntaron todos los compradores extranjeros fueron Florida, California, Texas y Arizona. 

Solo Florida ascendió al 24 por ciento y Nueva York al 4 por ciento.

El precio de compra promedio pagado por compradores extranjeros de $366.100 superó levemente el promedio nacional de $355.700.

El 44 por ciento de los compradores extranjeros usó efectivo para realizar transacciones, y se dijo que el 44 por ciento estaba comprando una propiedad de vacaciones o de alquiler.

La tasa total de compras de propiedades de alquiler y vacaciones entre todos los compradores de viviendas es solo del 17 por ciento.

La razón de la gran cantidad de inversión puede ser simple, afirma el informe: el precio de la vivienda en los EE. UU. es simplemente muy barato en comparación con el resto del mundo. 

Los datos muestran que el precio medio por metro cuadrado de una vivienda estadounidense en lugares como Miami es de 3.170 dólares. Esta cifra supone una auténtica ganga en comparación con Hong Kong, la más cara del mundo, con 28.570 dólares por metro cuadrado.

En Taiwán cuesta 10.373 dólares, mientras que Beijing reserva 11.829 dólares por metro cuadrado.

El lugar más caro en los Estados Unidos es Nueva York, un valor atípico a 17.191 dólares por pie cuadrado, en comparación con el segundo lugar de San Francisco a 8.250 dólares por metro cuadrado.

El economista jefe de NAR, Lawrence Yun, dijo al New York Post en un artículo del 20 de julio que las perspectivas para el mercado inmobiliario de EE. UU. en medio del endurecimiento de la política monetaria de la Reserva Federal que no se había visto en más de dos décadas son sombrías.  

“Debido al aumento de las tasas de interés, las ventas generales de viviendas disminuirán en los EE. UU. este año”, afirmó.

El punto, dijo, es que «los compradores extranjeros, sin embargo, es probable que intensifiquen las compras, ya que aquellos que hacen ofertas en efectivo serán inmunes a los cambios en las tasas de interés».

La realidad de esta suposición es grave. A finales de julio, el economista jefe del banco más grande de Canadá, el Royal Bank of Canada, Robert Hogue, dijo a los clientes en una misiva que el sector inmobiliario canadiense se preparaba para una corrección inminente de proporciones “históricas”.

En julio, el Banco de Canadá elevó las tasas 100 puntos básicos, la mayor alza desde 1998, al 2,5 por ciento.

Hogue anticipó que era probable que el endurecimiento enviara nuevos compradores al margen.

En un artículo del 25 de julio sobre el tema, Vision Times informó, utilizando datos históricos de varios sitios web de hipotecas canadienses, que el costo de una hipoteca de tasa fija a 5 años ya promediaba el 5,89% antes del aumento de julio. 

En 2020, cuando las tasas del Banco de Canadá estaban cerca de cero, la misma hipoteca costaba solo el 2,99%. 

La diferencia en el costo de una hipoteca de $500.000 no solo fue de casi $800 por mes extra, sino de casi 70.000 adicionales en intereses durante el transcurso del plazo y más de $220.000 durante todo el período de 30 años.

La concentración de inversión china en Florida es especialmente notable.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, le dijo a Fox News en una entrevista del 23 de julio que había firmado una legislación para desafiar la “influencia indebida de estados canallas” como el Partido Comunista Chino.

Los comentarios surgieron después de una pregunta de la presentadora Laura Ingraham que decía: “Crece la preocupación en los Estados Unidos de que China está comprando una enorme cantidad de tierra, tanto residencial como agrícola. Y lo sé, hay muchos artículos escritos sobre las compras chinas de bienes raíces residenciales, lo que eleva los precios aquí en Florida. ¿Tienes alguna preocupación sobre eso?”

“Creo que el problema es que estas empresas tienen vínculos con el PCCh, y no siempre es evidente en lo que sea que esté haciendo una empresa, pero creo que es un gran problema”, afirmó DeSantis.

DeSantis agregó: “Sabes, todas las cosas que las élites nos dijeron que hiciéramos con China a lo largo de los años, el estatus de nación más favorecida, las pusieron en la OMC. ‘Oh, serán como nosotros.’ ‘Serán más democráticos’”. 

“Ha sido todo lo contrario. Los ha empoderado. Pero luego se han vuelto más autocráticos. Y ahora están ejercitando sus músculos más que nunca en nuestra vida”.

Los comentarios del gobernador se produjeron tras un informe de 2019 publicado por el Departamento de Agricultura de EE. UU. que revela que las entidades chinas compraron más de 77.000 hectáreas (192.000 acres) de tierras agrícolas de EE. UU. con una inversión total de más de 1900 millones de dólares.