Verdad, Inspiración, Esperanza

La inflación se llevó todas las posibilidades de ahorrar dinero, afirman estadounidenses

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 28 de julio de 2022
Inflación ahorrar estadounidenses
En medio de la inflación y el inicio de la recesión, el 40 por ciento de los estadounidenses simplemente no pueden permitirse ahorrar dinero, según una encuesta. (Imagen: Towfiqu Barbhuiya a través de Pexels)

Aunque el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, dijo a los periodistas el 27 de julio después de que el Comité Federal de Mercado Abierto presentara un segundo aumento de la tasa de interés de 75 bases en otros tantos meses, el más grande desde 1994, «No creo que Estados Unidos esté actualmente en una recesión», los datos muestran que los estadounidenses de a pie están en problemas.

El 40 por ciento de los estadounidenses admitió que, en medio de la inflación, simplemente no pueden ahorrar nada de dinero, afirmó un artículo de CNBC del 27 de julio que cita datos del cobrador de deudas American Consumer Credit Counseling.

Datos adicionales compilados por el medio de una encuesta realizada por Bankrate a principios de junio encontraron que el 23 por ciento de los encuestados dijeron que simplemente no tenían ningún ahorro.

MÁS SOBRE LA CRISIS FINANCIERA DE LA CLASE MEDIA

CNBC señaló que a partir del segundo trimestre, la tasa de consumidores que compartieron que el aumento del costo de los bienes había afectado el estilo de vida de su familia había aumentado considerablemente al 48 por ciento desde el 39 por ciento en el primer trimestre.

El panorama tiene más sombras que luces. Una encuesta realizada el 18 de julio por LendingTree mostró que el 43 por ciento de los encuestados afirmaron que esperaban aumentar su carga de deuda en los próximos seis meses, principalmente en forma de préstamos para automóviles y tarjetas de crédito.

El 61 por ciento de todos los estadounidenses están cargados de deudas, afirmó LendingTree, y señaló que las tarjetas de crédito son el principal impulsor del 70 por ciento.

El 70 por ciento de la Generación X también está endeudada, agregaron.

En cuanto a las fuentes de deuda, los mayores contribuyentes fueron las necesidades, las emergencias y los problemas médicos o de salud, informados por aproximadamente un tercio de los encuestados cada uno.

Uno de los signos más significativos de la manifestación de problemas económicos reales es la morosidad en los préstamos para vehículos.

Debido a que los pagos de préstamos para automóviles se toman directamente de las cuentas bancarias de los deudores, y la falta de pago da como resultado una recuperación casi garantizada, cuando las personas no pagan las cuotas de sus automóviles, casi siempre es porque no pueden.

Un artículo del 26 de julio sobre la industria de préstamos para automóviles de alto riesgo de MarketWatch señaló que «la morosidad de los préstamos ha aumentado este año a medida que se desvanece el impulso pandémico de los cheques de estímulo del gobierno».

Los datos mostraron que la cantidad de préstamos morosos con 60 días de antigüedad había alcanzado un nivel no visto desde diciembre de 2019, y todavía tiene una tendencia al alza, como lo demuestra el mercado de bonos respaldados por activos.

Un administrador de cartera de Braddock Financial, Toby Giordano, afirmó en comentarios al medio que «desde la perspectiva del balance», los consumidores «tienen una buena reputación con ahorros en exceso para cumplir con sus obligaciones financieras».

Pero Giordano admitió: «Habiendo dicho eso, ciertamente hay señales tempranas de grietas en el crédito al consumo y tensiones… Espero que se materialice [sic] más en el prestatario de alto riesgo».

Los datos mostraron que las recuperaciones completas ya tenían una tendencia superior a las cifras de 2020 y 2021 año tras año, pero los tres años, sin embargo, fueron significativamente más bajos que 2019.

Los datos adicionales de LendingTree sobre las estadísticas de deuda de tarjetas de crédito de consumo de EE. UU. de la Fed mostraron que la deuda de tarjetas de crédito del primer trimestre asciende a 841.000 millones de dólares, que en realidad se redujo en 15.000 millones en comparación con el cuarto trimestre de 2021, una cifra que, a primera vista, suena alcista.

Sin embargo, en el primer trimestre de 1999, esta cifra fue de sólo 478.000 millones de dólares. 

El artículo señala que el punto de datos marcó el primero de su tipo desde el primer trimestre de 2021 y es $86.000 millones menos que el máximo histórico establecido en el cuarto trimestre de 2019. 

Es probable que la causa se deba a que los saldos de las tarjetas de crédito fueron pagados por los estímulos helicóptero por el Covid del del banco central.

LendingTree explicó el problema: «La deuda de las tarjetas mostró un crecimiento de palo de hockey hasta el colapso financiero de 2008, cuando los saldos cayeron de $866.000 millones en el cuarto trimestre de 2008 a $660.000 millones en el primer trimestre de 2013».

Mientras tanto, en Canadá, el mercado de la vivienda está listo para una corrección «histórica», afirmó Royal Bank, el banco más grande del país, luego de que el Banco de Canadá emitiera un aumento de la tasa de 100 puntos básicos en julio. 

Algunos ciudadanos con hipotecas de tasa variable informaron que se les pidió más de $600 adicionales por mes en los pagos de su casa, simplemente debido al aumento de la tasa antes de julio. 

La tasa clave del Banco de Canadá ahora se encuentra en 2,5 por ciento, que fue igualada por la Reserva Federal después del aumento de tasas de julio.

Durante la conferencia de prensa de la Fed, Powell dijo a los periodistas que no hay recesión, «y la razón es que hay demasiadas áreas de la economía que están funcionando demasiado bien».

“Creo que se ve un debilitamiento, una cierta desaceleración, digámoslo de esa manera, en el crecimiento”, agregó en respuesta a otra pregunta.

El periodista realmente estaba inundado de mensajes mixtos. En otra respuesta, Powell afirmó por un lado “con toda probabilidad” que “la demanda sigue siendo fuerte y la economía sigue en camino de seguir creciendo este año”.

Solo para conceder en la siguiente oración: “Pero la desaceleración en el segundo trimestre es notable. Y, ya sabes, vamos a estar observando eso con cuidado”.