Verdad, Inspiración, Esperanza

Caos en Sri Lanka: manifestantes incendiaron la residencia presidencial y el mandatario presentó su renuncia

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 11 de julio de 2022
La policía usa un cañón de agua el 8 de julio de 2022. Los manifestantes sitiaron la casa del presidente Rajapaksa y la incendiaron después de que el gobierno prohibiera la venta de gasolina y propano al público. (Imagen: AFP vía Getty Images)

Según los informes, el presidente de la asediada Sri Lanka, Gotabaya Rajapaksa, le dijo al presidente de la Cámara que renunciará el 13 de julio, según informan los medios de comunicación de Sri Lanka.

La noticia se publicó en un breve artículo en el sitio web News First en inglés alojado en Sri Lanka.

La evolución de la situación surgió cuando miles de manifestantes asediaron la residencia de Rajapaksa el 9 de julio, informó el Strait Times.

El asalto sigue a un anuncio del gobierno del mismo día que declara que el gas LP es un «producto básico», lo que significa que solo aquellos considerados como «servicios esenciales» pueden comprarlo, informó el Daily Mirror de Sri Lanka.

El gas LP se refiere al gas de petróleo licuado, que según el medio de comunicación de Sri Lanka The Island está compuesto por una mezcla 30/70 de propano y butano en su país.

A fines de junio, Sri Lanka suspendió por completo las ventas de gasolina, excepto a los «servicios de emergencia».

La medida es similar a un plan de contingencia interpretado en un simulacro de juego de guerra realizado recientemente en Irlanda mientras el gobierno se prepara para manejar la escasez de petróleo y gas durante el invierno.

El ataque intensificado contra el gobierno se produce en medio de una destrucción total de la economía del país durante meses, la devaluación de su moneda, el consumo total de sus reservas de divisas y el agotamiento de su petróleo, gasolina y otros productos combustibles.

El video publicado en Twitter del evento avergüenza la falsa bandera del 6 de enero, mostrando lo que parecen ser al menos 10.000 personas entrando directamente a la casa del presidente.

Un video de seguimiento muestra a los ciudadanos nadando en la piscina de la residencia.

Un video publicado en Twitter muestra imágenes de una escena nocturna llena de humo y fuego. El cartel afirmaba que son imágenes de alborotadores incendiando la residencia de Rajapaksa.

El incendio parece haber sido confirmado por Forbes.

Otro video publicado en Twitter muestra a los alborotadores empujando varios vehículos a los ríos y vías fluviales.

Y otro muestra a los monjes budistas que se unen a la refriega mientras miles de manifestantes se enfrentan a la policía armada con equipo antidisturbios ligero, que dispersó los disturbios con gases lacrimógenos.

Los manifestantes también atacaron el recinto presidencial a principios de abril, pero el grupo era más pequeño y fue repelido por la policía y las fuerzas armadas que se enfrentaron a una lluvia de piedras de la multitud, que prendió fuego a los equipos militares circundantes.

La protesta fue dispersada con cañones de agua, gases lacrimógenos y un silenciamiento del internet del país.

Un mal año

La crisis se prolongó durante todo 2020. El 9 de enero, Rajapaksa solicitó al Partido Comunista Chino que reestructurara sus pagos de deuda durante una reunión con el Ministro de Relaciones Exteriores Wang Yi.

2022 marcó el año en que Sri Lanka tuvo que comenzar a realizar pagos de 4500 millones de dólares en ayuda exterior, comenzando con un pago de bonos soberanos de 500 millones el 18 de enero y 1000 millones adicionales que vencen este mes. 

El gobierno de China fue el prestamista más grande de Sri Lanka, habiendo endeudado a su gobierno con más de 5 mil millones en fondos al estilo de la iniciativa Belt and Road (La Franja y La Ruta) en los últimos años. 

Y no sin consecuencias. En 2017, cuando el país no pudo pagar un préstamo de 1.400 millones de dólares otorgado por el régimen gobernante de China utilizado para construir un puerto, Sri Lanka se vio obligado a arrendar el puerto a una empresa china por 99 años.

Para noviembre de 2021, las reservas de divisas de Sri Lanka ya habían caído a unos escasos 1500 millones de dólares, solo lo suficiente para pagar las importaciones de un mes para mantener a sus 22 millones de habitantes.

Los manifestantes también pidieron la renuncia de Rajapaksa en abril, ya que los ciudadanos, que luchaban por encontrar gasolina o aceite a la venta en el país para cocinar o conducir al trabajo, ocuparon la entrada de la oficina de trabajo de Rajapaksa.

Abril también fue cuando Sri Lanka se vio obligada a dejar de pagar formalmente su deuda soberana debido a la aniquilación de las reservas de divisas.

En mayo, el Ministerio de Defensa dio órdenes de disparar a matar a los soldados contra los manifestantes.