Verdad, Inspiración, Esperanza

Los espacios azules están asociados con la felicidad, muestra una investigación

Steven Li es un profesional médico apasionado por el aprendizaje permanente y por difundir la positividad y la verdad en el mundo. Tiene un título de Doctor en Medicina y una pasión por los negocios y el marketing, cultivado a través de proyectos de consultoría relacionados con la tecnología y la salud. También es amante de la música y las artes escénicas.
Published: 8 de julio de 2022
La gente mira un pulpo diurno, también conocido como el gran pulpo azul, en el Acuario del Pacífico en Long Beach, California, el 27 de mayo de 2021. La ciencia muestra que los espacios azules, que presentan elementos de agua en el diseño de interiores y la arquitectura, pueden jugar un importante papel positivo en el bienestar y la felicidad humana. (Imagen: Frederic J. BROWN/AFP vía Getty Images)

Los niveles de estrés, ansiedad y depresión han aumentado en los últimos años debido a factores como la pandemia de COVID-19 (enfermedad por coronavirus de 2019), las restricciones de viaje y los constantes cambios en las políticas. Científicos de Malasia y Australia se propusieron abordar la cuestión de cómo se podría optimizar la arquitectura incluyendo espacios azules para mejorar la salud mental.

Según un artículo de revisión publicado en el Environment-Behavior Proceedings Journal en junio, la Teoría de la Restauración de la Atención (ART), desarrollada por primera vez por Stephen y Rachel Kaplan a fines de la década de 1980, postula que la salud mental puede mejorar con «el tiempo que se pasa en o mirando elementos naturales como espacios verdes o azules».

Los autores afirman que, si bien la relación entre los espacios verdes y la salud mental se ha explorado ampliamente, son menos los estudios que se han ocupado de los espacios azules.

Qué son los espacios azules

El espacio azul se refiere a los «elementos acuáticos en un espacio, creando un efecto terapéutico en las emociones y la fisiología humana», como lo demuestran las investigaciones de 2015 que muestran que el tiempo dedicado afecta a los resultados de restauración, y las investigaciones de 2019 que muestran que vivir a menos de 5 km de la costa «mejora la salud mental general».

Sin embargo, ¿qué otras características del espacio azul están asociadas con la salud mental?

Variables asociadas al bienestar y la felicidad

Los autores del estudio de 2022 realizaron una exhaustiva búsqueda bibliográfica sobre las «variables que afectan a la capacidad de curación del espacio azul». Tras un exhaustivo proceso de identificación, selección y análisis de 10.770 artículos procedentes de múltiples bases de datos, se incluyeron 21 estudios en la revisión final.

Se encontró un total de 12 variables del espacio azul interior que afectan al bienestar mental, divididas en variables de «Categoría A» que están directamente asociadas con los resultados del agua reparadora y variables de «Categoría B» que están indirectamente relacionadas debido a su contexto interior.

Variables de categoría A directamente asociadas al agua:

  • Tamaño del espacio azul
  • Tipo de espacio azul
  • Color y claridad del espacio azul.
  • Tiempo pasado en el espacio en el espacio azul. 
  • Texturas dinámicas del agua.
  • Biodiversidad percibida del espacio azul 

Variables de categoría B asociadas indirectamente al agua:

  • Uso del espacio
  • Altura del techo del espacio
  • Arreglo de escenas
  • Iluminación del espacio
  • Proporción de espacio
  • Geometría del espacio

Algunas conclusiones específicas de los estudios analizados incluyen cómo los resultados en materia de salud son probablemente más significativos cuando el espacio verde o azul es «del 43% o más en relación con el área local».

La percepción del espacio azul es una consideración importante para el potencial terapéutico, ya que «el agua fangosa de color marrón o amarillento tiene menos potencial de restauración», y el verde a veces se puede asociar con pensamientos de «presentimiento, riesgo de inundación o miedo a ahogarse».

Además, al menos 120 minutos por semana en la naturaleza se asoció con una mejor salud y bienestar.

Las características de los espacios interiores también fueron importantes, como que “los techos altos inspiran libertad y los techos bajos calma. Los techos altos generan mayor creatividad y sensación de confort”.

Además, el patrón de nueve cuadrados o la sección áurea, también conocida como la proporción áurea en matemáticas, se prefería sobre otros diseños.

Efectos reparadores del agua

Varios estudios desde la década de 1970 han demostrado el alto valor del agua y los espacios azules a través de la «relación entre la proximidad al agua y el valor de las propiedades», según un artículo de revisión publicado en 2011 por dos científicos alemanes.

Los planificadores urbanos a menudo incorporan este conocimiento al incluir cuerpos de agua en los diseños de la ciudad, aprovechando el hecho de que las características del agua pueden proporcionar un valor inmediato en comparación con las áreas verdes, que “necesitan tiempo para madurar”.

Los autores promocionan los beneficios de los espacios azules, que tienen «poderes para reducir el estrés, mejorar el estado de ánimo, expandir la atención mental y el estado de ánimo».

En particular, el agua brinda oportunidades para una variedad de actividades reparadoras, clasificadas en cuatro categorías principales:

  • Experiencias recreativas cinéticas que incluyen mayores grados de movimiento, como paseos en bote, vela y canotaje.
  • Experiencias recreativas basadas en la situación, se refieren a lugares únicos, como piscinas o lugares para caminar, que se visitan varias veces.
  • Experiencias de recolección incluyen actividades como la pesca.
  • Experiencias contemplativas o estéticas exploran los espacios azules de forma pasiva a través de las vistas o sonidos.

Al incorporar las variables anteriores en los diseños de edificios y habitaciones, los arquitectos pueden utilizar la teoría del espacio azul para mejorar el bienestar mental y la experiencia general de los residentes. Las investigaciones futuras pueden basarse en estos hallazgos y explorar más a fondo la utilización de estas variables para obtener el máximo beneficio.

Por ejemplo, los dispositivos de electroencefalograma (EEG) se pueden usar para monitorear las ondas cerebrales y evaluar objetivamente el bienestar cuando las personas se sumergen en espacios azules de diferentes tamaños, colores y texturas durante un cierto período de tiempo.