Verdad, Inspiración, Esperanza

La historia revela un antiguo dispositivo digital escondido en el bolsillo: la mano humana

Darren es un aspirante a escritor que desea compartir o crear historias para el mundo. Es un fanático de Star Wars y un aficionado a la historia. Encuentra temas agradables, reconfortantes o interesantes en cualquier medio escrito.
Ila vive en Garden State (EE. UU.) con su familia. Ha estado cultivando productos y plantas perennes durante 20 años. Recomienda la jardinería por comida y diversión, pero no para hacer fortuna.
Published: 7 de julio de 2022
mano
La mano humana es una pieza extraordinaria que nos permite no sólo comer, trabajar, comunicarnos y jugar, sino también, potencialmente, recordar. (Imagen: Evan-Amos vía Wikimedia Commons CC BY-SA 3.0)

Si bien la mano humana es la herramienta de elección obvia para una cantidad asombrosa de tareas físicas, alguna vez se usó comúnmente como un dispositivo mnemotécnico. Los registros históricos demuestran la utilidad de nuestros cinco dedos para recordar, calcular y compartir una amplia gama de conocimientos.

¿Qué tan útil es la mano humana?

La mano humana es una extraordinaria obra de ingeniería, compuesta (incluyendo la muñeca) de 27 huesos controlados por 30 músculos separados. Se estima que el 40 por ciento de las capacidades de la mano provienen del pulgar, un dígito oponible y prensil que nos permite agarrar. 

La musculatura remota en el antebrazo opera los dedos a través de largos tendones, dando a la mano una fuerza y ​​movilidad increíbles, cuyos extremos se pueden observar en la realización de una vertical con un solo dedo y en los concertistas de piano. 

Nuestros antepasados ​​más antiguos usaban la mano para realizar tareas de supervivencia física, eventualmente creando y usando herramientas primitivas y comunicándose a través de gestos y dibujos.

A medida que nuestro intelecto se desarrollaba, empezamos a tener motivos para registrar, recordar y compartir conocimientos útiles. Al principio, nuestras manos se utilizaban simplemente para manipular otros materiales con este fin, pero en algún momento, hace unos 12.000 años, se convirtieron en una herramienta de memoria en sí mismas.

Uso histórico de la mnemotecnia manual

Aplicaciones espirituales

En las cuevas de Mogao , un complejo de cuevas artificiales excavadas en China, se descubrió una biblioteca antigua que albergaba un manuscrito que representa el antiguo arte de la mnemotecnia manual. 

En el manuscrito se ilustra un par de manos con las palmas hacia el lector, con caracteres chinos escritos en los dedos y alrededor de ellos. 

La punta de cada dígito contiene caracteres tanto para identificar el dedo como uno de los cinco elementos. Los cinco elementos reconocidos en el budismo (espacio, viento, fuego, agua y tierra) están representados por el mismo dígito en ambas manos. Encima de cada dedo, se registran las diez virtudes: Caridad, Compasión, Serenidad, Generosidad, Paciencia, Protección de la Vida, Racionalidad, Reconciliación, Autodisciplina y Sabiduría.

Ilustración del Computus Manualis que representa una adaptación del Computus de Bede (Imagen: Anianus, Magister, activo en el siglo XV vía Incunabula Public Domain)

Aproximadamente en el mismo período, un monje llamado Beda, en las tierras anglosajonas de Northumbria, ideó un método preciso para calcular cuándo llegaría la Pascua cada año.

Según su tratado, The Reckoning of Time, las manos podían usarse para trazar los ritmos planetarios. Las 14 articulaciones y las cinco uñas de una mano forman 19 «puntos de referencia», que representan los 19 años que tarda la luna en volver a la misma fase en la misma fecha del calendario, o el ciclo metónico.

Usando ambas manos, contando solo las articulaciones, Beda estableció 28 puntos de referencia, la cantidad de años en un ciclo solar. 

Beda expresó que los detalles más finos se transmitían mejor verbalmente, por lo que su idea no se ilustró más; pero el sistema, llamado computus digitorium, fue adaptado y ampliamente utilizado durante siglos como un método práctico para determinar la fecha de la festividad más importante del cristianismo.

La mano como espejo de la salvación, 1466 (Imagen: Netherlandish 15th Century vía Wikimedia Commons Public Domain)

Un grabado en madera de 1466 de Alemania llamado La mano como espejo de la salvación usa la mano de manera similar a la que se encuentra en las cuevas de Mogao, con los cinco dedos que representan la voluntad de Dios, el examen, el arrepentimiento, la confesión y el cumplimiento. 

Otra ilustración más de tales mnemotécnicos mostraba las manos pintadas con figuras cristianas como apóstoles y santos en los cuatro dedos, con Jesús y María en los pulgares.

Otros usos prácticos

La práctica también era aplicable a la música. El monje benedictino Guido d’Arezzo, un teórico de la música italiano de principios de la década de 1000, fundó un sistema que fue fundamental en el desarrollo de la notación moderna de pentagrama. Aunque nunca conectó las notas a la mano específicamente, sus gráficos se aplicaron fácilmente a los cinco dígitos, con las articulaciones marcando tonos en una escala.

Mano guidoniana impresa en una palma. (Imagen: HattyBatty vía Wikimedia Commons CC BY-SA 4.0)

El trabajo de Guido inspiró el mayor desarrollo de la mnemotécnica manual por parte de los lingüistas europeos; incluyendo a John Holt, quien desarrolló una técnica para recordar las declinaciones latinas, y Thomas Marner, quien fundó una mnemotecnia manual para el alemán hablado. Los eruditos chinos ya habían desarrollado tablas de sílabas para la mano en este punto.

Mientras tanto, el trabajo de Beda inspiró más mnemónicos para el tiempo. En 1582, el erudito francés Jehan Tabourot publicó un libro sobre astronomía práctica con 11 páginas de ilustraciones de manos, una de las cuales determinaba meses largos o cortos usando una configuración particular de la mano.

El mejor dispositivo digital de la historia

En tiempos más recientes, las prácticas mnemotécnicas comenzaron a utilizar otros métodos de conservación de la memoria; el más destacado es el Palacio de la Memoria. Esta técnica aplica pistas visuales a lugares familiares -también conocidos como loci- para ayudar a memorizar cosas.

Al igual que la mnemotecnia manual, uno aplica la asociación de cosas que se van a aprender con ubicaciones, pero los palacios de la memoria son idiosincrásicos, útiles solo para el individuo. La mnemotecnia manual puede ser utilizada por cualquier persona como una herramienta compartida para aprender, enseñar o comunicarse.

Al igual que en la mnemotecnia manual, se aplica la asociación de las cosas a aprender con lugares, pero los palacios de la memoria son idiosincrásicos, útiles sólo para el individuo. La mnemotecnia manual puede ser utilizada por cualquier persona como herramienta compartida para el aprendizaje, la enseñanza o la comunicación.

Hoy en día, estamos prácticamente gobernados por nuestros modernos dispositivos digitales. Aunque proporcionan y transfieren copiosos datos, también nos distraen, moldean nuestro pensamiento y erosionan nuestra calidad de vida. Sin embargo, el dispositivo digital tradicional no nos engaña.

Aunque la mayoría de los sistemas antiguos han caído en desuso, hay algunos que prevalecen. Mucha gente sigue utilizando los nudillos para determinar los meses largos y cortos, los ciudadanos estadounidenses de ciertas zonas utilizan mapas manuales para determinar la geografía, y la «regla de la mano derecha» se utiliza habitualmente en física y matemáticas.

Como escribió la psicóloga Barbara Tversky, «cuando el pensamiento abruma la mente, la mente lo pone en el mundo». Ya que disponemos de esta práctica herramienta que llevamos siempre encima, ¿por qué no aprovecharla al máximo? Prueba a utilizar uno de estos antiguos métodos para memorizar algo significativo.

LEE MAS: