Verdad, Inspiración, Esperanza

Preservar la memoria: un truco de 20 minutos para mantener su memoria nítida

Darren es un aspirante a escritor que desea compartir o crear historias para el mundo. Es un fanático de Star Wars y un aficionado a la historia. Encuentra temas agradables, reconfortantes o interesantes en cualquier medio escrito.
Published: 6 de mayo de 2022
Entrena tu cerebro para recordar casi cualquier cosa. Si bien es complicada y misteriosa, la mente es capaz de más de lo que puedas imaginar. (Imagen: Helena Lopes a través de Pexels)

La memoria es esencial para aprender, conectarse con el pasado y básicamente pasar el día. Si tu memoria no es aguda, es posible que te pierdas muchas cosas; pero eso no quiere decir que no puedas arreglarlo. Preservar la memoria puede ser tan simple como una rutina semanal.

Los recuerdos se desvanecen naturalmente con el tiempo si no se usan, sin embargo, recientemente ha surgido un truco centenario que permite actualizar y preservar la memoria continuamente; con un simple hábito de 20 minutos.

La curva del olvido

Para aprender el truco del recuerdo, debemos echar un vistazo al proceso de olvido. Un científico pudo conceptualizar un gráfico que muestra cuánto olvidamos con el paso del tiempo.

El psicólogo alemán Hermann Ebbinghaus (1850-1909) experimentó con la capacidad de recordar, utilizándose a sí mismo como sujeto. Citando varias «sílabas sin sentido», trató de recordarlas después de varios períodos de tiempo. A partir de sus hallazgos, Ebbinghaus creó un gráfico denominado Curva de olvido. 

Una interpretación basada en semanas de la curva de olvido de Ebbinghaus, que estima la tasa de pérdida de memoria. Basado en este cuadro, se desarrolló un truco simple para preservar la memoria. (Imagen: Educ320 vía Wikimedia Commons CC BY-SA 4.0)

El cuadro documenta la rapidez con que se marchitan los recuerdos. Cuando algo no se revisa al poco tiempo de aprenderlo, se nos olvida cada vez más con el paso del tiempo. 

Hay una fuerte caída al comienzo de la Curva de Olvido, que solo ocurre si no revisamos el contenido, un factor clave en la pérdida de memoria. Si completa una lección, pero no se toma el tiempo de revisar lo que aprendió; muy pronto, el contenido será cada vez más difícil de recordar.

Ebbinghaus también descubrió que las cosas son mucho más fáciles de recordar si tienen un significado. Esas sílabas sin sentido eran una buena prueba para determinar si el interés desempeñaba algún papel en el recuerdo. Las cosas que no le interesan o que no tienen sentido para usted pueden ser muy difíciles de retener.

Aquí, Ebbinghaus descubrió que la presentación puede ayudarlo a superar este obstáculo. Si algo no le interesa, pero el tema se le presenta de manera significativa, puede captar su atención y ayudar a su memoria. Una presentación comercial prolongada puede ser aburrida de escuchar, pero las diapositivas y los gráficos de la presentación pueden hacer que la información sea más fácil de comprender.

Otros factores son fisiológicos, como el estrés y el sueño. Cuanto más estresado esté, más difícil será recordar las cosas, lo que podría causar más estrés. Con el sueño y la relajación, su mente estará tranquila y el cerebro podrá procesar mejor la información.

Recordando todo

En resumen, tendemos a olvidar las cosas si no las miramos poco después de experimentarlas. Cuanto mayor sea la demora, más pronto esas cosas se olvidarán por completo.

LEE MAS: 

La curva de Ebbinghaus inspiró una práctica que puede ayudar a recordar las cosas de forma más rápida y eficaz. 

La práctica se llama intervalos espaciados o repetición espaciada. Esto es cuando miras hacia atrás a lo que has aprendido en un patrón único que nos permite recordar las cosas cada vez con menos tiempo.

Dentro de las 24 horas posteriores a aprender algo, debe tomar diez minutos para revisar el contenido. Esto ayudará a elevar la curva en el gráfico hasta la parte superior. Después de una semana, tómese unos cinco minutos para «reactivar» el mismo tema y volverá a subir la curva. Al final del mes, podrás “reactivar” el tema con mucho menos tiempo.

Después de un mes, podrá recordar su tema con gran facilidad. Repite de nuevo el proceso y lo seguirás teniendo en la cabeza durante mucho tiempo.

Tomar notas es el primer paso para recordar. Si no tiene nada que revisar, el contenido eventualmente se perderá. (Imagen: hdptcar vía Flickr CC BY 2.0)

¿Funciona?

En un artículo sobre GetPocket, Scott Mautz cuenta cómo probó la práctica con material de una conferencia principal. 

En una conferencia magistral a la que asistió Mautz, no tomó notas y, por lo tanto, no tenía nada que revisar. Con el tiempo, empezó a olvidarse de todo lo relacionado con la conferencia, aunque el tema le interesaba. Pero con su segundo discurso de apertura, en el que tomó abundantes notas, se adhirió al patrón de revisión de intervalos espaciados; y logró recordar casi todo al respecto.

Mautz aconsejó a sus lectores que no se “abarrotaran” de conocimiento. En su lugar, deberían usar el truco de la repetición espaciada y retener la información a lo largo del tiempo.

Por lo tanto, si tiene un próximo examen para el que necesita prepararse, o necesita hacer una presentación sin notas, pruebe la práctica de repetición espaciada. Revise sus notas en tiempos consistentes y bien espaciados, y su mente podrá procesar y retener información para cuando la necesite.