Verdad, Inspiración, Esperanza

Descubren que las habilidades lingüísticas de las aves son más parecidas a las de los humanos, incluso a las de los primates

Darren es un aspirante a escritor que desea compartir o crear historias para el mundo. Es un fanático de Star Wars y un aficionado a la historia. Encuentra temas agradables, reconfortantes o interesantes en cualquier medio escrito.
Published: 30 de abril de 2022
Se dice que el carbonero japonés es capaz de usar el lenguaje para comunicarse con su rebaño. Un investigador japonés descubrió que las habilidades de las aves incluyen el uso del vocabulario y la gramática. (Imagen: Hertallen Mumriken vía Flickr CC BY-SA 2.0)

Un investigador japonés puede haber hecho un gran avance que podría salvar la brecha de entendimiento entre los humanos y la fauna, especialmente nuestros amigos emplumados. Las habilidades lingüísticas de las aves han quedado demostradas en su uso de un vocabulario variado, y quizás, ¡incluso de la gramática!

Basándose en casi 16 años de investigación, el profesor adjunto de la Universidad de Kioto, Toshitaka Suzuki, plantea la hipótesis de que una especie de ave utiliza su propio «lenguaje».

Experimentos en el bosque demuestran la capacidad de comunicación de las aves

Siendo estudiante de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Toho, Suzuki se encontraba en un bosque de Karuizawa, en la prefectura de Nagano, cuando escuchó a un pájaro -un herrerillo japonés- hacer un llamado distinto que precipitó una reacción aún más distinta.

Suzuki observó que la llamada de un herrerillo, «hee hee», hizo que toda la bandada levantara el vuelo, tras lo cual apareció en el cielo un halcón depredador. Esto despertó la idea de que los pájaros utilizaban «palabras» específicas para comunicarse, y comenzó una larga serie de experimentos para averiguar si los herrerillos utilizaban diferentes «palabras», utilizando el bosque como su «laboratorio».

En primer lugar, Suzuki quería determinar si la llamada «jarra» que observó que hacían los herrerillos cuando aparecía una serpiente significaba literalmente «serpiente». Colocó una serpiente de peluche realista en una caja de anidación y comprobó que los pájaros emitían los sonidos «jar-jar», que no se producían por la exposición a otros animales taxidermizados.

También reprodujo una grabación de la llamada «jar-jar», y observó que los herrerillos miraban alrededor de la caja de nido; lo que sugiere, pero no demuestra todavía, que la palabra significaba «serpiente» y hacía que el pájaro inspeccionara el nido en busca de un invasor.

Para obtener una prueba definitiva, Suzuki utilizó un palo atado a una cuerda y lo subió por el tronco de un árbol como si fuera una serpiente. Cuando reprodujo la grabación del «tarro», los herrerillos mostraron una tendencia a examinar el palo, mientras que otras llamadas no provocaron tal reacción. Suzuki concluyó así que la llamada «jar-jar» era una palabra que significaba «serpiente».

Era la primera vez que se sabía que un animal utilizaba palabras.

Tras determinar que «‘pee-tsupi’ significaba «estar alerta» y «ji-ji-ji» significaba «reunirse», Suzuki dio un paso más, entrando en el tema de la «gramática». Observó que estas palabras se utilizaban en combinación para organizar un esfuerzo para ahuyentar a los depredadores; pero las aves sólo mostraban la respuesta defensiva si las palabras se utilizaban en el orden adecuado: «pee-tsupi ji-ji-ji». Cuando Suzuki utilizó los sonidos grabados en el orden inverso, «ji-ji-ji pee-tsup», los pájaros no respondieron.

Suzuki también descubrió que otra especie de herrerillo -el herrerillo del sauce- también hace una llamada de reclutamiento que parece ser entendida por su homólogo japonés.

Suzuki había oído hablar de informes anteriores sobre animales que «posiblemente tienen lenguaje», pero ninguno de ellos estaba «probado científicamente».

«La investigación sobre el lenguaje de los animales no ha progresado mucho debido a la suposición de que los humanos son absolutamente diferentes de los demás animales», dijo Suzuki. «Espero que mi método sirva de referencia para nuevas investigaciones sobre otros animales».

Junto con la investigación de Suzuki, otros también están descubriendo si las aves son capaces de usar habilidades lingüísticas, aunque la investigación parece solo arañar la superficie. (Imagen: yrjo jyske vía Flickr CC BY 2.0)

Otros estudios sobre la lingüística de las aves

Según la etóloga Julia Hyland Bruno, de la Universidad de Columbia, que estudia el aprendizaje del canto de los pinzones cebra, es probable que otras aves tengan habilidades lingüísticas.

«Mucha gente ha establecido analogías entre el lenguaje y el canto de los pájaros», afirma. Se sabe que muchas aves tienen la capacidad de aprender nuevas vocalizaciones, a diferencia de la mayoría de los demás animales, incluidos los primates.

En la Annual Review of Linguistics de 2021, Hyland Bruno escribió sobre los pinzones cebra, diciendo que son «más sociales» que otras aves viajeras, ya que tienden a migrar en pequeños grupos que a veces se hacen más grandes. «Me interesa saber cómo es que aprenden sus vocalizaciones transmitidas culturalmente en estos grupos».

Se cree que el canto y el lenguaje de los pájaros se «transmiten culturalmente» a las siguientes generaciones a través del aprendizaje vocal.

«Yo no diría que tienen un lenguaje en el sentido en que lo definen los expertos en lingüística», afirma el neurocientífico Erich Jarvis, de la Universidad Rockefeller de Nueva York. «Yo diría que tienen un remanente o una forma rudimentaria de lo que podríamos llamar lenguaje hablado».

«Es como la palabra ‘amor’. Si le preguntas a mucha gente qué significa, obtendrás muchos significados diferentes. Lo que significa que en parte es un misterio».

En Suecia, Michael Griesser, de la Universidad de Uppsala, realizó un estudio que demostró que los arrendajos siberianos diferencian sus llamadas antidepredatorias en función de si un depredador es avistado, busca o ataca.

Otro estudio, realizado por Christopher Templeton, de la Universidad de Washington, demostró que los carboneros capirotados pueden hacer diferentes números de «dees» en sus llamadas para medir el tamaño y la amenaza de un depredador.

Los estudios del pinzón cebra y su respuesta a diversas alteraciones de sus llamadas han demostrado que las aves perciben los sonidos de manera diferente a nosotros. (Imagen: Jim Bendon a través de Wikimedia Commons CC BY-SA 2.0)

Sin embargo, aunque es interesante observar cómo responden los pájaros a los sonidos artificiales, el neurocientífico Adam Fishbein, de la Universidad de California, cree que es probable que los pájaros perciban los sonidos de forma diferente a como lo hacemos nosotros.

Fishbein cree que el canto de los pájaros es «muy complejo» y podría tener sus propias «secuencias y patrones de notas, sílabas y motivos»; elementos que podríamos no reconocer fácilmente. En cambio, nosotros percibimos el orden de los sonidos, mientras que el orden puede no ser el factor importante para las aves.

En un estudio que Fishbein llevó a cabo con pinzones cebra, se comprobó la precisión con la que marcaban los cambios en los sonidos. Alterar artificialmente su canto de una manera que fuera obvia para los humanos obtuvo poca respuesta de los pájaros.

Cuando se alteraba el canto en una frecuencia más alta que apenas se podía oír, los pájaros percibían el cambio a un ritmo mucho mayor. Se descubrió que, aunque los pinzones pueden oír el mismo canto, hay variaciones más diminutas en la «estructura fina temporal», que describe los detalles de alta frecuencia en una sílaba del canto. Esto significa que los pinzones podrían tener un sistema de comunicación mucho más complejo de lo que los científicos pensaban inicialmente.

LEE TAMBIÉN

«Es una dimensión del sonido que ellos oyen mucho mejor que nosotros», afirma Fishbein. «Así que puede que estén conectados a este nivel del sonido que nosotros no estamos conectando cuando escuchamos casualmente el canto de los pájaros».

Como dijo Jarvis, a partir de su propia experiencia, «creo que los humanos tendemos a sobrestimar lo diferentes que somos… Y luego, un año después, hacemos un descubrimiento sobre la conectividad del circuito, o el mecanismo de cómo está produciendo los sonidos, y es muy parecido a los humanos».