Verdad, Inspiración, Esperanza

Cantar puede aliviar el estrés y mucho más

Ila vive en Garden State (EE. UU.) con su familia. Ha estado cultivando productos y plantas perennes durante 20 años. Recomienda la jardinería por comida y diversión, pero no para hacer fortuna.
Published: 20 de septiembre de 2021
Para el petirrojo europeo (erithacus rubecula), cantar forma parte de la vida. Cuando nos expresamos con la música, involucramos a nuestro cerebro en importantes actividades que estimulan la salud y el bienestar. (Imagen: Charles J. Sharp vía Wikimedia Commons CC BY-SA 3.0)

Todos conocemos el poder de la música. Puede evocar una amplia gama de emociones, desde levantar el ánimo hasta ayudarnos a procesar el dolor; sin embargo, cantar puede ser incluso más poderoso que escuchar música. Además de ser un ejercicio aeróbico saludable, se ha comprobado que cantar en voz alta es un eficaz calmante para el estrés y mejora el estado de ánimo; y cuando nuestro estado de ánimo mejora, nuestra salud le sigue. 

Sarah Wilson, neuropsicóloga clínica y directora de la Facultad de Ciencias Psicológicas de la Universidad de Melbourne, dirigió un estudio para ver qué ocurre en el cerebro cuando cantamos. Las resonancias magnéticas mostraron que la «red del canto» en el cerebro incluye áreas no solo en el hemisferio del lenguaje, sino también en las áreas relacionadas con la emoción, el movimiento que produce el sonido y la articulación.

Por qué nos estresamos menos cuando cantamos

Como cualquier ejercicio aeróbico, cantar libera endorfinas, las hormonas del bienestar, o péptidos, liberados por la glándula pituitaria del cerebro. Puede que no pensemos en el canto como un ejercicio aeróbico, pero la respiración profunda necesaria para llenar los pulmones, el control concentrado de las cuerdas vocales y los movimientos de la boca y el cuerpo requieren un esfuerzo físico.

Estas endorfinas reducen el estrés directamente al mejorar nuestro estado de ánimo; e indirectamente, ya que con una perspectiva más positiva nuestra inmunidad se fortalece, mejorando nuestra capacidad para hacer frente al estrés.

La respiración en sí misma también puede considerarse un alivio del estrés. Nuestro sistema nervioso parasimpático, vinculado a situaciones físicas tranquilas y de descanso, se estimula cuando la respiración diafragmática (profunda) permite un alto índice de intercambio de oxígeno en las células de los pulmones. Un estudio sobre los factores neurofisiológicos que subyacen a la respiración terapéutica descubrió que la concentración necesaria para controlar nuestra respiración también estimula zonas del cerebro vinculadas a la emoción y la conciencia. 

Efectos físicos positivos del canto

En un estudio de 2004 en el que se analizaron los efectos del canto frente a la mera escucha de música, se descubrió que los cantantes tenían niveles más altos de inmunoglobulina A, un anticuerpo que utilizamos contra las infecciones, lo que mejora de forma apreciable el sistema inmunitario.

Un estudio realizado en 2008 sobre los ronquidos, un síntoma de la apnea obstructiva del sueño (AOS), descubrió que los cantantes eran menos propensos a roncar que sus cónyuges no cantantes. Por ello, los investigadores sugirieron el canto como terapia para los ronquidos. Tocar un instrumento de viento también parece reducir los ronquidos, y ambas actividades pueden considerarse útiles para tratar la AOS.

La respiración profunda y el uso controlado de los músculos respiratorios que requiere el canto también pueden mejorar la función pulmonar. Las personas que padecen un trastorno pulmonar obstructivo crónico (EPOC), asma y fibrosis quística pueden beneficiarse de los efectos fortalecedores del canto regular sobre el sistema respiratorio.

El ejercicio de recordar las letras de las canciones puede mejorar la memoria. Un estudio de 2016 descubrió que los pacientes con Alzheimer no solo eran capaces de recordar las letras de las canciones más fácilmente que otras cosas, sino que cantar canciones conocidas también desencadenaba recuerdos que habían olvidado previamente. Muchos participantes fueron capaces de recordar información autobiográfica detallada después de cantar una canción de su juventud.

También se ha investigado si el canto puede ayudar a las personas cuyo habla se ve afectado por enfermedades neurológicas. Los estudios han descubierto que el canto mejora la capacidad de hablar de las personas con autismo, la enfermedad de Parkinson, la afasia relacionada con los accidentes cerebrovasculares y la tartamudez. Tal vez, como el canto involucra muchas áreas del cerebro, la comunicación puede lograrse mediante la compensación del área dañada con un área activa diferente.

Concierto regional de los Golden Singers en el YMCA JLM. Cantar en grupo aporta una gran sensación de unión y empatía. (Imagen: Embajada de Estados Unidos en Jerusalén vía Flickr CC BY 2.0)

El canto en grupo fomenta la empatía y el sentido de pertenencia

La música es buena. Cantar es mejor. Y cantar en grupo puede ser lo mejor. Como dice Wilson en su informe, «hay pruebas de que, en general, cantar en grupo aumenta nuestro sentido de empatía y conexión social. Lo vemos en los clubes de fútbol… en las congregaciones de la iglesia. Es una actividad que crea comunidad porque estamos unidos en nuestra voz».

Además de las endorfinas, en el acto de cantar también se libera oxitocina, la «hormona del amor». La oxitocina, como hormona, es fundamental para la maternidad, la lactancia y la actividad sexual. Como mensajero químico, se cree que está relacionado con el sentido de la confianza y la vinculación. Por eso, al cantar en grupo, sentimos una cálida sensación de conexión. 
Un estudio de 2014, en el que participaron más de 11.000 niños de escuelas, descubrió que desarrollaban un fuerte sentido de comunidad cuando participaban en un programa de canto y compromiso musical. Del mismo modo, un estudio más pequeño de adultos mostró una mayor sensación de conexión significativa y bienestar para los que cantaban en grupo que los que cantaban en solitario. También se cree que este sentimiento de conexión social aumenta la tolerancia al dolor.

Canto y espiritualidad

Sarah Wilson cree que el canto es «fundamental en nuestra constitución biológica» y una de las «cosas innatas que nos aportan conexión y fuerza». 

De hecho, el canto ha sido una parte básica de la vida desde la antigüedad como forma de devoción a lo divino. Todas las religiones importantes tienen sus propios himnos devocionales, cánticos, canciones o escrituras cantadas. 

Esta expresión de amor y gratitud hacia lo divino ayuda a calmar la ansiedad, la depresión y la tensión. Mientras se canta, se olvidan los miedos y las preocupaciones, y el corazón se llena de alegría y resplandor, como en una poderosa meditación. En una ofrenda al espíritu celestial, la sinceridad en el amor y la devoción son más importantes que tu voz al cantar.

¿Importa la voz para otros fines prácticos? Sí y no. Las personas que no cantan solo ejercitan la red lingüística de sus cerebros cuando cantan, por lo que algunos de los beneficios mencionados anteriormente no se materializan. Sin embargo, cuando nos dedicamos a cantar, podemos desarrollar la red especializada de canto en el cerebro, y cosechar también las recompensas fisiológicas. En resumen, aunque no hace falta ser un pájaro cantor para beneficiarse del canto, la práctica mejorará no sólo la experiencia musical, sino también la salud y la felicidad.