Verdad, Inspiración, Esperanza

Rusia admite una fuerte presión bajo las sanciones, pero dice que su economía está lejos de colapsar

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 20 de abril de 2022
Una vendedora espera a los clientes en una tienda de té en el centro de Moscú el 23 de septiembre de 2019. Aunque Vladímir Putin ha afirmado que las sanciones internacionales solo le han salido por la culata a Occidente, las declaraciones internas de los funcionarios de cara al público pintan un panorama diferente compuesto por una fuerte presión y una dolorosa inflación pública. (Imagen: DIMITAR DILKOFF/AFP vía Getty Images)

La guerra entre la Federación Rusa y Ucrania se acerca a su tercer mes, y se libra en dos frentes: en el primero, los soldados rusos luchan contra los soldados ucranianos armados por la OTAN. En el segundo, el motor económico de Rusia lucha contra las sanciones financieras y comerciales impuestas por el Orden Internacional Basado en Reglas.

Independientemente de cuál sea la posición en el tablero militar, Rusia admite que en el segundo frente es donde realmente se siente la presión.

Consecuencias

Ante las sanciones económicas internacionales sin precedentes y la cultura de la cancelación, el presidente Vladimir Putin ha mantenido, no obstante, la compostura.

En una transcripción de las observaciones que Putin hizo durante una reunión sobre cuestiones económicas celebrada el 18 de abril entre los principales funcionarios rusos, Putin dijo que el Occidente liderado por Estados Unidos «esperaba que las sanciones produjeran rápidamente un efecto devastador en las finanzas y la economía de Rusia, sembraran el pánico en los mercados, provocaran un colapso en el sistema bancario y crearan una gran escasez de productos en las tiendas».

LEE MÁS:

Pero se desentendió de los efectos, afirmando que no sólo «con toda confianza esta política ha fracasado», sino que «las sanciones afectaron a quienes las iniciaron».

En concreto, Putin se refirió al retroceso de la guerra económica, como el aumento inmediato de los precios de la gasolina que se siente en los surtidores y la inflación disparada.

No obstante, el Presidente precedió su posición admitiendo que «es obvio que la presión de las sanciones, más presión de las sanciones impuestas por los países occidentales, ha sido el principal factor negativo para la economía [rusa] últimamente».

17 por ciento de inflación

La verdadera repercusión del efecto de las sanciones occidentales fue revelada en cierta medida por Elvira Nabiullina, gobernadora del Banco de Rusia, durante un discurso pronunciado el 18 de abril ante las comisiones mixtas de la Duma Estatal.

Una traducción al inglés de la transcripción realizada por Google mostraba a Nabiullina afirmando que las sanciones habían producido «un aumento de la demanda de divisas, una venta acelerada de activos financieros, una salida de efectivo de los bancos, así como un auge de la demanda de bienes».

Mientras la Gobernadora hablaba de varias medidas desplegadas para proteger la economía, reveló que los ciudadanos rusos se lanzaron a una carrera bancaria a finales de febrero y principios de marzo, sacando «más efectivo de los bancos que incluso en la primavera del año 2014 o en diciembre de 2014».

Sin embargo, ese dinero en efectivo comenzó a regresar cuando el banco central aumentó su tipo de interés de referencia por encima del 20% al tiempo que el tipo de cambio del rublo se desplomaba en el mercado de divisas, lo que hizo que la liquidez volviera masviamente a los bancos.

«En nuestra situación extrema, el tipo alto protegió, en lugar de socavar, la capacidad de los bancos para prestar a medio plazo», declaró Nabiullina.

Mientras la gobernadora elogiaba la medida para reducir la inflación en marzo, reveló que, aunque se redujo, la inflación sigue siendo de un asombroso 17 por ciento.

Según Reuters, esto se manifiesta en un aumento medio del 10,83 por ciento en el precio de los bienes de consumo en lo que va de año, lo que contrasta fuertemente con un aumento del 2,72 por ciento 12 meses antes.

Sectores reales

Nabiullina admitió además que la economía rusa «está entrando en un período difícil de cambios estructurales asociados a las sanciones», advirtiendo que si bien antes el impacto se sentía en el ámbito financiero, «comenzarán a afectar cada vez más a los sectores reales de la economía».

El gobernador detalló que el impacto derivado se manifestaría con «restricciones a las importaciones, a la logística del comercio exterior y, en el futuro, con posibles restricciones a la exportación de productos rusos».

Además, advirtió a la Duma Estatal que, dado que el mundo moderno «está organizado de tal manera que casi cualquier producto se produce con una u otra parte de componentes importados», es necesario «buscar nuevos socios y una nueva logística» tanto para las importaciones como para las exportaciones, así como traer la producción de componentes a casa.

Este aspecto puede ser notable para el frente militar ruso en Ucrania. En 2014, altos funcionarios declararon públicamente que el país necesitaba encontrar un reemplazo para hasta 826 modelos de armas y equipos que dependían de los países de la OTAN o de la UE para los componentes de reemplazo.

«Por el momento, tal vez este problema no se sienta todavía con tanta fuerza, porque todavía hay reservas en la economía», advirtió Nabiullina de forma resignada. «Pero el período en que la economía puede vivir de las reservas es finito».

Afirmó que se prevé que en el segundo y tercer trimestre de 2022 Rusia «entrará activamente en el periodo de transformación estructural y de búsqueda de nuevos modelos de negocio para muchas empresas.»

El Banco de Rusia, añadió el Gobernador, es «muy consciente de que este período puede ir acompañado de un aumento de los precios de ciertos bienes».

«Por lo tanto, la inflación estará por encima del objetivo. Y hay que entender que ese exceso de inflación se deberá en gran medida no a la alta demanda, sino a las restricciones en la oferta de bienes, con una baja oferta.»

Una herramienta al límite

En otra emisión de una advertencia funesta, el 13 de abril, finmarket.ru informó de que el primer viceprimer ministro Andrey Belousov declaró en un discurso ante el Consejo de la Federación, según una traducción de Google de un artículo en ruso, que para las «empresas principales» y las medianas empresas, «tenemos ciertos límites macroeconómicos en los que trabajamos» para ayudar en los problemas económicos.

Belousov continuó: «Ahora hemos encontrado aproximadamente los límites en los que podemos trabajar sin aumentar la carga de la inflación».

«Si hablamos en total de los préstamos, de los préstamos a la economía a través de todos los canales, está en algún lugar en la región de 7-8 billones de rublos».

En el momento de escribir este artículo, 8 billones de rublos son aproximadamente 9.800 millones de dólares.

El viceprimer ministro fue más allá al afirmar que, «teniendo en cuenta» las hipotecas y los préstamos concedidos a las empresas estratégicas y medianas, Rusia estaba ahora a punto de llegar a sus límites de préstamo.

«Esto significa que para apoyar a otros grupos de empresas hay que tomar otras medidas, como la reducción de la presión fiscal, etc.», añadió Belousov.

Belousov también explicó al Consejo que, desde que comenzaron las sanciones, mientras que los precios al consumidor de los productos de larga duración, como la sal y los cereales, han aumentado hasta un 20%, los de los productos básicos, como el azúcar y las verduras, han subido entre un 50% y un 60%.

Aumento del desempleo

Como es lógico, las sanciones han golpeado con fuerza el mercado laboral. En un artículo publicado el 18 de abril por el alcalde de Moscú, Sergei Sobyanin, en el que promovía un nuevo programa de estímulo respaldado por el gobierno, se veía obligado a admitir que «según nuestras estimaciones, unas 200.000 personas corren el riesgo de perder su empleo» como consecuencia de las sanciones y la retirada de las empresas.

El programa propone que los residentes despedidos con permiso remunerado por una empresa en proceso de salida de Rusia reciban oportunidades de trabajo temporal al estilo de la economía dirigida, como la «adquisición de archivos, reparaciones corrientes de equipos y actividades similares».

Para los residentes que hayan sido despedidos y estén actualmente sin ingresos, el programa pretende conceder empleo en sectores públicos como las oficinas de registro de documentos, los pabellones de programas gubernamentales de verano y los parques.

Además, el paquete de estímulo proporcionará liquidez a las empresas rusas que «se dedican al empleo masivo».

Sobyanin dijo que se espera que el programa, que asciende a 3.360 millones de rublos (42.000 millones de dólares aproximadamente) con cargo al presupuesto federal, proporcione empleo provisional a hasta 58.000 ciudadanos.