Verdad, Inspiración, Esperanza

Washington muestra su descontento con India después de las compras de petróleo ruso

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 14 de abril de 2022
El Ministro de Asuntos Exteriores de la India, Dr. S. Jaishankar, durante un acto de relaciones públicas entre Estados Unidos e India en la Biblioteca de los Fundadores de la Universidad Howard en Washington, D.C., el 12 de abril de 2022. La India se mantuvo firme después de que la Administración Biden empezara a hacer ruido de sables sobre la decisión del país de importar petróleo de la Federación Rusa. (Imagen: STEFANI REYNOLDS/POOL/AFP vía Getty Images)

Comentario

La Administración de Joe Biden ha puesto en evidencia a la India y al primer ministro Narendra Modi de su desagrado hacia las compras de petróleo ruso por parte del segundo país más poblado del mundo.

El 16 de marzo, en medio de una cascada de sanciones y condenas occidentales en respuesta a la guerra del Kremlin en Ucrania, la India compró, no obstante, unos 3 millones de barriles de petróleo a Rusia a un precio rebajado.

Lo más destacable de la transacción, que a primera vista parece enorme, pero que se hace evidente a la luz del consumo diario del país, cercano a los 4,5 millones de barriles, es que la transacción puede haberse completado en rupias-rublos, lo que debilita el petrodólar estadounidense.

Poco después de que la transacción apareciera en los titulares, Biden pronunció un discurso ante la sesión de la Mesa Redonda de Negocios en D.C. el 23 de marzo, un evento cuyos asistentes eran de las mayores empresas de Estados Unidos.

Una mesa a la que le falta una pata

En la misma reunión en la que Biden declaró que la sociedad humana estaba «en un punto de inflexión» del que surgiría un «nuevo orden mundial» que «tenemos que liderar… y en el que tenemos que unir al resto del mundo libre», una de las facetas más importantes de los comentarios de Biden pasó ampliamente desapercibida.

Aunque Biden aseguró a los ejecutivos la inquebrantable fuerza y unidad de la OTAN frente a la guerra de Rusia contra Ucrania, cuando el presidente empezó a invocar la alianza «Quad», admitió que uno de sus miembros no estaba del todo de acuerdo.

«La Cuadrilateral es -con la posible excepción de la India- algo inestable en algunos aspectos», declaró Biden en referencia a Rusia, antes de añadir rápidamente: «pero Japón ha sido extremadamente fuerte, al igual que Australia, en términos de hacer frente a la agresión de Putin».

De los halcones a las gaviotas

La Quad se refiere a una «alianza cuadrilateral» formada por Estados Unidos, India, Japón y Australia. Aunque la entidad se formó originalmente en 2007 bajo el mandato de Obama con el propósito teórico de mantener a raya a la China comunista, la iniciativa nunca llegó a despegar.

Sin embargo, la Cuadrilateral fue resucitada en 2017 bajo la Administración Trump y el exsecretario de Estado Mike Pompeo, convocándose en 2019 y 2020 donde se dejó claro el propósito de refrenar las agresiones del Partido Comunista Chino (PCCh).

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Durante una entrevista con Nikkei en torno a la sesión de la Cuadrilateral de 2020, Pompeo dijo al medio que, en lo que respecta a las maniobras del PCCh hacia Taiwán, «el apaciguamiento no es la respuesta».

«Si uno dobla la rodilla cada vez que el Partido Comunista Chino actúa en el mundo, se encontrará con que tiene que doblar la rodilla con gran frecuencia. Por ello, hemos reaccionado de forma seria con mis homólogos diplomáticos», advirtió.

Sin embargo, cuando la Cuadrilateral se reunió de nuevo, esta vez de forma virtual, en marzo de 2021, apenas unas semanas después de que la Administración Biden jurara sus votos, la dirección de la alianza liderada por Estados Unidos cambió por completo, pasando de contrarrestar la influencia canalla del Partido Comunista en la región de Asia-Pacífico a preocuparse por completo de la diplomacia de las vacunas, las narrativas sobre el clima del carbono y la tecnocracia.

De hecho, una declaración conjunta emitida por la Casa Blanca en nombre de las cuatro naciones, titulada El espíritu de la Cuadrilateral, no menciona en absoluto ni a China ni al PCCh.

Ruido de sables

El 6 de abril, Bloomberg informó que la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo a los periodistas que el viceconsejero de Seguridad Nacional, Daleep Singh, había dejado claro a India «que no creemos que le interese acelerar o aumentar las importaciones de energía y otros productos básicos rusos».

El artículo también informaba de que Brian Deese, director del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca, advirtió que un «alineamiento estratégico más explícito» con Rusia tendría consecuencias «significativas y a largo plazo».

La postura no es gratuita. Durante la semana del 8 de abril, Imran Khan, ex primer ministro de Pakistán, el rival más cercano de India y otra potencia nuclear, fue destituido en una repentina votación de censura.

Khan alegó, en particular, que un cable diplomático del embajador de Pakistán en Washington afirmaba que un alto funcionario del Departamento de Estado le había dicho en términos inequívocos que la Administración Biden estaba molesta con la decisión de Khan de reunirse con Putin justo un día después de que comenzara el conflicto de Ucrania.

El supuesto cable afirmaba que Estados Unidos posicionó el asunto de forma que la responsabilidad del desaire recayera en Khan, pero que si el Parlamento lo destituía, Pakistán sería perdonado.

El 11 de abril, Estados Unidos dio el siguiente paso para que India escuchara su descontento.

Reuters informó que el secretario de Estado, Antony Blinken, había comenzado a «supervisar algunos acontecimientos recientes preocupantes en India, como el aumento de los abusos contra los derechos humanos por parte de algunos funcionarios del gobierno, la policía y las prisiones».

La postura captó inmediatamente la atención no solo de múltiples medios de comunicación y comentaristas indios, sino también de astutos observadores geopolíticos occidentales que recordaron un memorando de 2017 especialmente adecuado emitido para el recién estrenado secretario de Estado de la Administración Trump, Rex Tillerson.

El Memorándum, redactado por el antiguo Director de Planificación Política Brian Hook, servía a primera vista como un tratado de 3 páginas sobre los puntos de vista hacia los derechos humanos y los valores estadounidenses utilizados por varios presidentes desde la década de 1940.

Sin embargo, la conclusión del documento dejaba claro que, cuando se trata del historial de derechos humanos de adversarios extranjeros, a Estados Unidos le preocupan menos las implicaciones morales y humanitarias que utilizar el asunto como asidero para ejercer presión pública durante el ajedrez geopolítico.

«No buscamos reforzar a los adversarios de Estados Unidos en el extranjero; buscamos presionarlos, competir con ellos y superarlos», declaró Hook. «Por esta razón, debemos considerar los derechos humanos como una cuestión importante en lo que respecta a las relaciones de Estados Unidos con China, Rusia, Corea del Norte e Irán».

Y añadió: «Y esto no se debe sólo a la preocupación moral por las prácticas dentro de esos países».

Y concluyó: «También se debe a que presionar a esos regímenes en materia de derechos humanos es una forma de imponer costes, aplicar contrapresión y recuperar la iniciativa de ellos estratégicamente».

Un terreno abonado

Representantes de Washington y Nueva Delhi se reunieron para el Cuarto Diálogo Ministerial Anual 2+2 entre Estados Unidos e India, que comenzó el 11 de abril, y en el que una declaración conjunta emitida por ambas partes no hizo mención alguna a Rusia, China o los derechos humanos.

El Indian Express informó que India se había mantenido firme durante las conversaciones, y citó al ministro de Asuntos Exteriores, Subrahmanyam Jaishankar, para rebatir directamente la histeria de las importaciones de petróleo de Rusia: «Si están mirando las compras de energía a Rusia, les sugiero que centren su atención en Europa».

«Compramos algo de energía que es necesaria para nuestra seguridad energética. Pero sospecho que, mirando las cifras, probablemente nuestras compras totales del mes sean menores que las que hace Europa en una tarde. Así que tal vez quieran pensar en eso».

Jaishankar continuó: «Observamos lo que ocurre en el mundo, como hace cualquier país, y sacamos nuestras conclusiones y hacemos nuestras evaluaciones. Y créanme, tenemos un buen sentido de lo que nos interesa y sabemos cómo protegerlo y promoverlo. Así que creo que parte de lo que ha cambiado es que tenemos más opciones que antes».