Verdad, Inspiración, Esperanza

Descubre las cuevas sagradas de Ajanta con sus reliquias budistas e increíbles obras de arte

Darren es un aspirante a escritor que desea compartir o crear historias para el mundo. Es un fanático de Star Wars y un aficionado a la historia. Encuentra temas agradables, reconfortantes o interesantes en cualquier medio escrito.
Published: 14 de abril de 2022
Una estatua de Buda se encuentra en una cámara sagrada, flanqueada por estructuras maravillosamente talladas. Las cuevas de Ajanta son un tesoro del arte y la arquitectura budistas, y presentan una imagen esclarecedora de un pasado perdido. (Imagen: Jorge Lascar vía Flickr CC BY 2.0)

En lo más profundo de una zona aislada de la India, se encuentra un conjunto de 30 cuevas que, durante siglos, fue parte integrante de la tradición sagrada. Lejos de la cueva mortal de una película de aventuras, las cuevas de Ajanta ofrecen una ventana a las antiguas tradiciones budistas, salvaguardadas dentro de un complejo arquitectónico de maravillosa artesanía.

Convertidas en Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, las cuevas invitan a la gente de la época actual a aventurarse en un tiempo perdido por los siglos, ofreciendo una mirada al pasado secreto y sagrado de aquellos que ya se fueron.

Cámaras sagradas de religión y arte

Escondidas en medio de una exuberante naturaleza, las 30 cuevas de Ajanta se encuentran en el noroeste de la India, cerca de la pequeña ciudad de Ajanta, a unos 320 kilómetros de Bombay. Se alinean en la pared del acantilado del pequeño río Waghur en una forma de «herradura».

Rodeadas de una vasta selva, las cuevas de Ajanta permanecen ocultas para la mayor parte del mundo moderno. Las paredes de los acantilados, perfectamente talladas, están salpicadas de salas empotradas que funcionaban como lugares de oración y vivienda. (Imagen: Ashok Prabhakaran vía Flickr CC BY-SA 2.0)

Estas cuevas artificiales fueron excavadas individualmente para convertirse en salas de templos y monasterios budistas. En conjunto, albergan una asombrosa colección de reliquias históricas que han sobrevivido a múltiples dinastías de la historia de la India.

Dentro de cada cueva, hay una combinación de arquitectura asombrosa y obras de arte brillantes del pasado antiguo. Los techos de las cuevas se apoyan en pilares, paredes y columnas, todos ellos tallados con gran detalle.

Los pilares y otros soportes estructurales mantuvieron la solidez de las antiguas salas de las cuevas durante incontables generaciones. Los patrones tallados muestran lo intrincados y apasionados que fueron los excavadores durante la construcción de sus salas celestiales. (Imagen: Jorge Lascar vía Flickr CC BY 2.0)

En estas salas de devoción, las pinturas y esculturas de iconografía budista llenaban los monasterios, culminando en la mayor colección de obras de arte conocida en la historia del país.

Las esculturas se tallaban para asemejarse a las figuras budistas y a otras deidades; algunas se plasmaban en las paredes, mientras que otras permanecían de pie o tumbadas, aparentemente sin ser tocadas por la mano del hombre durante siglos.

Una pintura encontrada en la Cueva 1 de las cuevas de Ajanta, que inmortaliza a Buda como la figura central del arte del complejo. (Imagen: Arian Zwegers vía Flickr CC By 2.0)

Las paredes y los techos de las cuevas están decorados con pinturas y murales de gran significado artístico, religioso y sociocultural, que añaden variedad y color a un entorno que de otro modo sería oscuro. Las cuevas de Ajanta, con su increíble arte y artesanía que inmortalizan a Buda, son un espectáculo maravilloso.

La estatua de un Buda durmiente descansa contra una pared, mostrando una increíble muestra de belleza sagrada e intacta que ha sobrevivido al paso del tiempo. (Imagen: NINXIVI vía Flickr CC By 2.0)

De las 30 cuevas, incluidas las inacabadas, cinco de ellas (las cuevas 9, 10, 19, 26 y 29) se utilizaron como chaitya grihas -santuarios o salas de oración con una estupa en un extremo de la cámara-, mientras que el resto se convirtieron en viharas -monasterios que funcionaban como salas de oración y residencia-.

Según el sitio web de la UNESCO, las chaitya grihas tenían «techos abovedados y extremos en forma de ábside», con una ventana en forma de herradura llamada ventana chaitya. Justo en el centro del ábside se encuentra el objeto de culto llamado chaitya o estupa, que fue tallado en la roca.

Estas cuevas están conectadas con el río por escaleras de piedra, lo que permite a los monjes acceder al agua que fluye.

Los monjes utilizaban las cuevas para aprender, meditar y residir mientras seguían su camino hacia la iluminación y el Nirvana. Se dice que los monjes vivían en las cuevas durante la época de los monzones, durante la cual estaba prohibido viajar con las lluvias.

El sitio web World History Encyclopedia ha subido un breve artículo que resume todas las cuevas y lo que se puede encontrar en cada una de ellas.

Historia de las cuevas de Ajanta

Las cuevas se excavaron por separado a lo largo de los años en dos fases diferentes, que abarcan las épocas Satavahana y Gupta en la India.

Se dice que la primera fase tuvo lugar durante la dinastía Satavahana, entre los siglos II y I antes de Cristo. Aquí, seis de las cuevas (cuevas 9, 10, 12, 13 y 15) fueron excavadas en primer lugar por los seguidores del budismo hinayana, donde se hacía referencia a Buda en forma de estupa en un chaitya griha, como se ve en las cuevas 9 y 10.

La segunda fase tuvo lugar durante la dinastía Vakataka, en el siglo V d.C., llevada a cabo por los seguidores del budismo Mahayana. A diferencia de los seguidores del budismo hinayana, los budistas mahayana adoran a Buda en forma de ídolo.

Aunque las cuevas anteriores se reutilizaron, se excavaron más cuevas con nuevas hazañas arquitectónicas y murales que embellecen las paredes.

Aunque incompletas, las cuevas inacabadas (cuevas 5, 24 y 29) pueden darnos una buena idea de cómo se llevaba a cabo la construcción.

Se cree que en el siglo VI d.C. las cuevas fueron abandonadas con la caída de la dinastía Vakataka.

En 1819, el capitán John Smith, un oficial de caballería británico, dirigía una partida de caza cuando tropezó con los templos perdidos de las cuevas de Ajanta. Al difundirse la noticia del descubrimiento, el lugar se convirtió en una atracción para viajeros y aventureros de todo el mundo que desafiaban las densas selvas para buscar las cuevas.

Con las cuevas ahora declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, la gente ahora puede visitar y explorar las amplias cámaras de las cuevas de Ajanta, admirando las hermosas obras de arte y los salones sagrados. (Imagen: Kunal Mukherjee a través de Flickr CC BY-SA 2.0)

Hoy en día, los turistas pueden visitar el lugar, donde son recibidos por puestos de mercado antes de entrar y presenciar los monasterios en todo su esplendor. En 1983, las cuevas de Ajanta se convirtieron en Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, lo que atrajo aún más visitantes a verlas.

LEE MÁS:

Las cuevas de Ajanta son uno de los pocos vestigios conocidos de la civilización antigua, llenas de reliquias culturales, religiosos y artísticos que ayudan a pintar una imagen de una época en la que la gente dedicaba su vida a buscar el camino de la rectitud.

Cuando los turistas modernos peregrinan y son testigos de las imágenes perdurables de la arquitectura y el arte budistas, quizás ellos también descubran un camino hacia la iluminación a través de las enseñanzas de la Escuela Buda.