Verdad, Inspiración, Esperanza

La increíble mina subterránea de Polonia: una metrópolis completa hecha de sal

Darren es un aspirante a escritor que desea compartir o crear historias para el mundo. Es un fanático de Star Wars y un aficionado a la historia. Encuentra temas agradables, reconfortantes o interesantes en cualquier medio escrito.
Published: 24 de septiembre de 2021
La mina de sal de Wieliczka en Polonia es una metrópolis subterránea extraordinaria y exquisita, con capillas en su interior. (Imagen: Anna & Michal a través de Flickr CC BY-SA 2.0)

La sal no es solo un aliado fundamental en la cocina sino que es uno de los mayores recursos de la historia. La capacidad del mineral para conservar los alimentos fue un factor que contribuyó a la civilización temprana, lo que permitió a las personas transportar su sustento a largas distancias. El control de este valioso recurso dio poder a dinastías e imperios.

En la escala de Mohs para la dureza de los minerales, la calificación de la sal es solo de 2.5 sobre 10. Por lo tanto, el mineral es fácil de tallar y, cuando se extrae de fuentes subterráneas, hay potencial para la creatividad. Una mina de sal en Polonia se tomó en serio este esfuerzo y se aseguró de que se destacara entre las demás. A pesar de que las operaciones cesaron hace décadas, todavía atrae a millones de turistas cada año.

Grandes cámaras de Wieliczka

La mina de sal está ubicada en una pequeña ciudad llamada Wieliczka, aproximadamente a 14 km al sureste de Cracovia, Polonia. Sus nueve niveles de excavación alcanzan 1.072 pies (un estimado de 327 metros) debajo de la superficie. Aproximadamente 2.500 cámaras conectadas a corredores que se extienden hasta la asombrosa cantidad de 245 kilómetros (152 millas) y se puede acceder a 26 pozos de minas.

Lo que diferencia a esta mina de la mayoría de las demás es su grandioso interior. A través de la «Ruta Turística», los visitantes descienden por escaleras de madera impecables que conducen a salas articuladamente talladas con lagos salinos, sostenidas por soportes de madera para evitar su autodesplome. Los candelabros hechos de sal iluminan la mina como un salón de baile de palacio. Incluso hay capillas en sus profundidades, talladas en los alrededores de sal, que culminan en algo parecido a una metrópolis subterránea para los trabajadores.

La mina de sal de Wieliczka tiene miles de habitaciones y amplios pasillos con candelabros de sal que funcionan. (Imagen:  Anna & Michal a  través de  Flickr  CC BY-SA 2.0)

“Los pasillos e incluso el piso están hechos de sal”, dijo Aleksandra Sieradzka, parte del departamento de comunicaciones de la mina, según informó Bored Panda. «Los candelabros también contienen sal de cristal, el tipo de sal más puro».

La “Ruta del Minero” permite una experiencia más interactiva; los participantes pueden desempeñar el papel de capataz o guía turístico, realizando las rutinas diarias del trabajo subterráneo.

Procesar la sal en sí no es demasiado difícil, pero se necesita un experto para tallarla, explicó Sieradzka.

“Cada bloque de sal es diferente”, dijo. “Se diferencia no solo en tamaño o dureza, sino también en color, que se puede utilizar de manera interesante en el acto de la creación”. 

Historia de la mina

La mina de sal de Wieliczka se construyó en el siglo XIII. A finales de la Edad Media, la producción de sal se disparó a entre 7.000 y 8.000 toneladas, involucrando aproximadamente de 300 a 350 trabajadores en la ciudad.

La expansión de las minas se llevó a cabo en los siglos XVI y XVII. Incluso en 1772, cuando la mina cayó bajo el control del Imperio Habsburgo, las operaciones continuaron, y el turismo en la mina prosperaba hasta bien entrado el siglo XX.

El sitio ha atraído a millones de visitantes durante siglos, incluidos Nicolás Copérnico, el Papa Juan Pablo II y el ex presidente de los Estados Unidos Bill Clinton, incluso después de que se tomó la decisión en 1996 de cerrar finalmente la producción de sal.

Valor histórico

A pesar del cierre de la producción industrial, la mina todavía tiene un significado cultural en la actualidad. Se ha convertido en una de las atracciones más populares de Polonia desde que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1978.

Cada año, alrededor de 2 millones de personas de todo el mundo llegan para presenciar el gran espectáculo de lo que alguna vez fue una potencia industrial. Las minas se han convertido en un anfitrión de fiestas y eventos, especialmente el concierto anual de Año Nuevo en enero.

Además de un «balneario» y un hotel de cuatro estrellas ubicado arriba, se celebra una misa católica todos los domingos, con ceremonias de boda incluso en las capillas. 

Reconociendo su valor histórico y cultural, los ingenieros se esfuerzan por mantener viva esta antigua maravilla en un futuro próximo, preservándola como un monumento especial para que el mundo la vea.

Si bien la vida moderna tiene sus muchas comodidades y atractivos, la tradición es en lo que se basan nuestras culturas, y cuando se conserva, nada se pierde realmente. Al proteger y preservar nuestros sitios culturales, podemos fascinar y ampliar las mentes de los jóvenes para las generaciones venideras y ayudarlos a recordar y respetar los valores tradicionales.