Verdad, Inspiración, Esperanza

El plan de Tailandia para comprar submarinos chinos se estancó por el embargo de armas de la UE

Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 13 de abril de 2022
Un submarino Great Wall 236 de la Armada del Ejército Popular de Liberación (EPL) de China, anunciado por los medios estatales chinos como un nuevo tipo de submarino convencional, participa en un desfile naval para conmemorar el 70º aniversario de la fundación de la Armada del EPL de China en el mar cerca de Qingdao, en la provincia oriental china de Shandong, el 23 de abril de 2019. (Imagen: MARK SCHIEFELBEIN/AFP vía Getty Images)

El plan de Tailandia de comprar su primer submarino de ataque a China se paralizó después de que Alemania se negara a suministrar las piezas de motor de gama alta que necesitan los submarinos, según confirmó un funcionario naval tailandés.

El funcionario dijo que el acuerdo está ahora en el limbo, y podría tensar las relaciones militares de Tailandia con China, que ha sustituido a Estados Unidos como su mayor proveedor de armas. En los últimos años, el régimen chino ha ampliado su influencia global mediante la firma de acuerdos de seguridad con países como las Islas Salomón y el establecimiento de su primera base militar en el extranjero en Yibuti, una instalación valorada en casi 600 millones de dólares.

LEE MÁS:


La Marina Real Tailandesa y la empresa estatal China Shipbuilding & Offshore International Co. (CSOC) firmaron el acuerdo de 402 millones de dólares para el submarino S26T de clase Yuan en 2017, cuya entrega se esperaba inicialmente para finales del próximo año.

Además de este acuerdo, el gobierno tailandés también había planeado adquirir otros dos submarinos del gobierno de la República Popular China, pero se vio obligado a suspender el plan en 2020 tras enfrentarse a las críticas de la opinión pública, que considera que se debe dar prioridad a la reconstrucción económica, informó Asia Nikkei.

«¿Necesitamos comprar un submarino sin motor?» dijo el primer ministro tailandés, Prayuth Chan-ocha, a los periodistas la semana pasada, indicando que su gobierno consideraría la posibilidad de detener la compra si no se cumplía el contrato original.

Alemania alega el embargo de la UE para rechazar la exportación

El contralmirante Apichai Sompolgrunk, director general de la oficina de gestión de adquisiciones de la marina tailandesa, dijo que el acuerdo exigía tres motores diesel MTU396 de la empresa alemana Motor and Turbine Union para hacer funcionar el generador eléctrico del submarino.

«Ahora mismo el proceso de construcción del submarino está atascado porque el motor no está terminado todavía», dijo Sompolgrunk.

Sin embargo, el agregado de defensa de Alemania en Tailandia, Philipp Doert, confirmó la decisión de su gobierno de denegar a Beijing las piezas del motor en una carta abierta enviada a The Bangkok Post el 8 de febrero.

«La exportación fue rechazada debido a su uso para un artículo de la industria militar/de defensa china», escribió. «China no preguntó/coordinó con Alemania antes de firmar el contrato tailandés-chino, ofreciendo los motores alemanes MTU como parte de su producto», añadiendo que la «exportación no fue rechazada porque el producto se vendiera a Tailandia como tercer país».

Alemania está adherida a un embargo de armas de la Unión Europea impuesto a China en 1989 tras la masacre de la Plaza de Tiananmen, cuando estudiantes desarmados y otros manifestantes que exigían mayor libertad política fueron abatidos por el Ejército Popular de Liberación (EPL) del régimen comunista.

Declaraciones contradictorias

A pesar del embargo, Alemania y otros países de la UE llevan décadas suministrando motores y otros equipos al EPL, según declaró a VOA Jon Grevatt, un analista con sede en Bangkok que cubre la región de Asia-Pacífico.

Un portavoz de MTU, una marca de Rolls-Royce Power Systems, confirmó que la empresa ha suministrado motores a los astilleros chinos, pero dijo que «no se consideraban artículos de doble uso» y, por tanto, no estaban sujetos a un requisito de licencia.

Según el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo, que rastrea las transferencias de armas y piezas militares en todo el mundo, sólo MTU suministró con más de 100 de sus motores a destructores y submarinos del Ejército Popular de Liberación de China desde 1993 hasta 2020.

Grevatt dijo que los motores para presuntas fabricaciones militares se hacen pasar por «productos de doble uso no excluidos explícitamente por el embargo de la UE», y etiquetándolos como exportaciones comerciales, incluso si saben que los artículos se utilizarán finalmente para hardware militar.

Sin embargo, la venta del submarino de ataque por parte de China para el gobierno tailandés hizo que esta estrategia fuera más difícil de llevar a cabo. «Si este submarino no se exportara a Tailandia, nadie lo sabría y, entonces, seguiría adelante. Pero el hecho de que se esté exportando, de que esté en las noticias, es motivo para que el gobierno alemán diga, oh, no, no, no vamos a permitirlo», dijo Grevatt.

«No se puede negar que ese sistema es un sistema de defensa».