Verdad, Inspiración, Esperanza

China entrega misiles antiaéreos a Serbia en un acuerdo encubierto

Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 12 de abril de 2022
El avión de transporte militar más grande de China, el Y-20, se ve antes del Salón Aeronáutico de China en Zhuhai, provincia de Guangdong, en el sur de China, el 5 de noviembre de 2018. (Imagen: WANG ZHAO/AFP a través de Getty Images)

La Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación (EPL) de China realizó 12 misiones encubiertas en Serbia durante el fin de semana, entregando algunos de sus sistemas antiaéreos más sofisticados al ejército serbio.

Serbia, tradicionalmente aliada de Rusia, aceptó la entrega en lo que se denominó una operación semisecreta, lo que suscitó la preocupación de Occidente en medio de la actual invasión de Ucrania.

Los medios de comunicación estatales chinos informaron el 10 de abril de que seis aviones de la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación (PLA) aterrizaron en el aeropuerto civil de Belgrado a primera hora del sábado 9 de abril, supuestamente llevando consigo sistemas de misiles tierra-aire HQ-22, así como misiles de medio alcance FK-3.

LEE MÁS:

Los aviones de carga chinos con marcas militares fueron fotografiados en el aeropuerto Nikola Tesla de Belgrado el sábado, aunque el Ministerio de Defensa de Serbia no respondió inmediatamente a la petición de los periodistas para que hicieran comentarios.

Según el tabloide del Partido Comunista, The Global Times, la entrega fue el mayor transporte aéreo en el extranjero en el que participaron los aviones de transporte Y-20 construidos en China y fue una gran «muestra de las capacidades de transporte estratégico de China», dijo el periódico, citando a analistas de defensa vinculados al Estado.

Serbia: El acuerdo sobre armas con China se acordó hace 3 años

El presidente serbio, Aleksandar Vucic, confirmó la entrega de los sistemas de medio alcance que, según dijo, se acordó por primera vez en 2019, y dijo a los periodistas el 10 de abril que presentaría «el nuevo orgullo del ejército serbio» el martes (12 de abril).

El sistema de misiles chino ha sido ampliamente comparado con los sistemas de misiles tierra-aire Patriot estadounidenses y S-300 rusos, aunque tiene un alcance menor que los S-300 más avanzados. Serbia será el primer operador de los misiles chinos en Europa.

El presidente serbio, Aleksandar Vucic, (izquierda), le da la mano al presidente chino, Xi Jinping, (derecha), antes de la reunión en el Gran Salón del Pueblo en Beijing, China, el 25 de abril de 2019. (Imagen: Kenzaburo Fukuhara/Kyodo News – Pool a través de Getty Images)

Vucic se había quejado anteriormente de que los países de la OTAN, que representan a la mayoría de los vecinos de Serbia, se negaban a permitir los vuelos de entrega del sistema en sus territorios en medio de las tensiones por la agresión rusa a Ucrania.

Aunque Serbia votó a favor de las resoluciones de la ONU que condenan la invasión rusa de Ucrania, no se sumó a las sanciones occidentales contra el Kremlin ni criticó públicamente la «operación militar especial» rusa.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Zhao Lijian, también dijo a los periodistas el 11 de abril que la operación formaba parte del plan de cooperación anual de los dos países, no tiene como objetivo ninguna tercera parte y «no tiene nada que ver con la situación actual en Ucrania».

Preocupación por un refuerzo militar chino

A pesar de declararse neutral en el conflicto entre Rusia y Ucrania, Beijing ha seguido una cuidadosa línea diplomática al negarse a condenar públicamente a su homólogo ruso. Además, Beijing se ha mostrado dispuesto a tender un salvavidas a Moscú, levantando todas las restricciones al trigo ruso y fomentando las «conversaciones de paz» para resolver el conflicto en Ucrania.

La aparente entrega de armas a Serbia, sobre los territorios de al menos dos Estados miembros de la OTAN, Turquía y Bulgaria, fue considerada por los analistas militares como una demostración del creciente alcance global de China.

Los crecientes temores sobre el armamento de Serbia se han intensificado, ya que muchos temen que el apoyo de China pueda animar al país balcánico a avanzar hacia otra guerra, especialmente contra su antigua provincia de Kosovo, que proclamó su independencia en 2008. Serbia, Rusia y China no reconocen la soberanía de Kosovo, mientras que Estados Unidos y la mayoría de los países occidentales sí lo hacen.

«El hecho de que compre su sistema de defensa más moderno [a China] dice mucho sobre el nivel de cooperación que espera tener en el futuro», declaró Stefan Vladisavljev, especialista en China del Foro de Seguridad de Belgrado, al South China Morning Post (SCMP).

La posición de Serbia en la OTAN está en entredicho

La entrega de armas también daría a China un punto de apoyo en el mercado de defensa de la Unión Europea, dijo a SCMP Vuk Vuksanovic, un asociado especializado en geopolítica serbia en IDEAS, un think tank de política exterior de la London School of Economics and Political Science.

«China quiere utilizar a Serbia para penetrar en los mercados de defensa europeos», dijo Vuksanovic. «Serbia es un candidato a la adhesión a la UE, pero no forma parte del sistema legal de la UE, por lo que es un socio bastante útil en ese sentido para probar si los chinos pueden sortear estos obstáculos».

El mes pasado, mientras hacía campaña para la reelección en la ciudad sureña de Vranje, el Presidente serbio Aleksandar Vucic dijo que Serbia no se unirá a la alianza militar de la OTAN y que, en cambio, «protegerá su suelo y su espacio aéreo por sí misma», añadiendo que «[Serbia] protegerá a nuestros hijos y el futuro con nuestros propios soldados».