Verdad, Inspiración, Esperanza

China evalúa comprar energía rusa en medio de los crecientes desafíos económicos y los confinamientos de COVID

Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 10 de marzo de 2022
Un peatón pasa por delante del Banco Popular de China, también conocido como Banco Central de China, en Beijing, el 22 de agosto de 2007. El intento de China de restringir la liquidez mientras la mayoría de los bancos centrales de todo el mundo se esfuerzan por aumentar los flujos de efectivo pone de manifiesto que el gigante asiático es en gran medida inmune a los problemas que afectan a los mercados mundiales. (Imagen: TEH ENG KOON/AFP vía Getty Images)

Análisis de noticias financieras

El ambicioso objetivo de crecimiento económico de China para este año ya está siendo cuestionado por los analistas apenas unos días después de ser anunciado, ya que el país se enfrenta a un repunte de los precios del petróleo, a nuevos y continuos confinamientos de COVID-19 y a una creciente crisis financiera en sus sectores inmobiliario y de construcción de viviendas.

Los economistas de Goldman Sachs pronostican que la segunda economía del mundo sólo crecerá un 4,5% este año, un punto porcentual por debajo del objetivo de producto interior bruto de alrededor del 5,5% que se fijó la semana pasada.

Beijing tendrá que acelerar su política de flexibilización para evitar que el crecimiento siga cayendo, indicaron los analistas, que estimaron que la subida de los precios del petróleo provocada por la invasión rusa de Ucrania podría reducir la tasa de crecimiento del PIB de China en medio punto porcentual solamente.

La repentina subida de los precios del petróleo, el gas y otras materias primas hará que aumente la todavía elevada inflación de los precios de producción, lo que añadirá más presión a los fabricantes para que reduzcan sus beneficios y disminuyan los fondos reservados para la inversión y la mejora de la calidad.

Para complicar aún más las cosas, los casos de COVID-19 en China están subiendo a niveles nunca vistos desde que se produjo el brote inicial en Wuhan hace dos años, una amenaza más para la economía estancada.

LEE MÁS:

China sigue con sus medidas de «Cero COVID» al poner bajo confinamiento áreas de Shenzhen
7 formas en que China está destruyendo su propia economía
¿Es China la verdadera ganadora de la guerra entre Rusia y Ucrania?

En su afán por erradicar por completo la pandemia de China, el Partido Comunista Chino (PCCh) puso la ciudad noroccidental de Xi’an, donde viven unos 13 millones de personas, en un estricto confinamiento que duró más de tres semanas en diciembre de 2021.

Los residentes de Xi’an y de otras comunidades confinadas acudieron a las redes sociales para expresar sus quejas sobre el trato brutal y extremo recibido por parte de los funcionarios locales y del personal de los hospitales tras permanecer encerrados en sus casas durante semanas y enfrentarse a la disminución de los suministros de alimentos y productos básicos. Algunos residentes incluso informaron de la muerte de sus seres queridos después de que se les negara la atención médica debido a las estrictas medidas COVID del país.

El personal de seguridad controla a las personas mientras hacen fila para las pruebas de ácido nucleico para detectar COVID-19 en un sitio de pruebas masivas el 24 de enero de 2022 en Beijing, China. (Imagen: Kevin Frayer a través de Getty Images)

Aunque la pandemia se ha cobrado millones de vidas en todo el mundo y ha provocado pérdidas económicas catastróficas en algunos países, las autoridades chinas afirman que se han producido algo más de 101.000 infecciones y menos de 5.000 muertes en todo el país, y califican de decisivas sus políticas de «cero COVID».

A pesar de esta afirmación, se ha puesto en duda la veracidad de estas cifras, así como la eficacia de las políticas de confinamiento de mano dura de Beijing. Estas políticas han incluido enormes despliegues de equipos de desinfección, confinamientos draconianos, pruebas masivas y restricciones a los viajes para mantener la ilusión del PCCh de frenar la propagación de la pandemia, lo que a menudo resulta en tragedia o violencia.

La energía rusa, un potencial salvavidas para ambas economías

Ahora, China está considerando la posibilidad de comprar o aumentar sus participaciones en empresas rusas de energía y materias primas, como el gigante del gas Gazprom PJSC y el productor de aluminio United Co. Rusal International PJSC, según un informe de Bloomberg.

El índice de precios al productor aumentó un 8,8% con respecto al año anterior, según datos oficiales del 8 de marzo, lo que refleja la elevada presión de los costes en las fábricas, incluso antes de que se tuviera en cuenta el reciente aumento de los gastos generales. El sector energético chino dependerá en gran medida de su capacidad para seguir comprando energía rusa y del bajo crecimiento de los precios al consumo -que se mantuvieron sin cambios en el 0,9 por ciento- y de esperar que los precios se mantengan para proteger a sus consumidores y empresas de las tensiones geopolíticas.

«Como los datos de febrero no tienen en cuenta el reciente aumento de los precios de las materias primas y la energía, vemos más presiones al alza de la inflación del IPP en los próximos meses», dijo Liu Peiqian, economista jefe para China de NatWest Group Plc.

El bajo gasto de los consumidores debido a los nuevos brotes de COVID-19 y a las políticas para restringirlos ha mantenido la inflación de los precios en un nivel bajo, y la última cifra sugiere que «la recuperación de la demanda interna sigue siendo suave e inestable», añadió.

El índice de referencia CSI 300 se desplomó hasta un 4,6% en la sesión de esta mañana, la mayor caída desde julio de 2020.

Personal trabajando en una jaula de hierro en la sala de producción de las instalaciones del Nord Stream 2 en Sassnitz, Alemania, en 2017. El 22 de febrero, Alemania detuvo el proyecto de gasoducto Nord Stream 2 del Mar Báltico, diseñado para duplicar el flujo de gas ruso directo a Alemania, después de que Rusia reconociera formalmente dos regiones escindidas en el este de Ucrania. (Foto de Carsten Koall vía Getty Images)

Según varias fuentes, Beijing está ahora en conversaciones con sus empresas estatales, entre ellas China National Petroleum Corp, China Petrochemical Corp, Aluminum Corp. de China y China Minmetals Corp, sobre cualquier oportunidad de posibles inversiones en empresas o activos rusos.

China también vio un reciente aumento en la compra de acciones, ya que los inversores minoristas aficionados se lanzan a comprar «acciones de concepto comercial sino-ruso», ya que apuestan por que Beijing impulse el comercio con Rusia en un esfuerzo por suavizar el golpe de las sanciones sin precedentes impuestas a Moscú. Según los analistas financieros, los valores con la más mínima relación con el comercio ruso están siendo absorbidos a un ritmo inusitado.

Cualquier acuerdo sería para «reforzar las importaciones de China a medida que intensifica su enfoque en la seguridad energética y alimentaria – no como una muestra de apoyo a la invasión de Rusia en Ucrania» – informó Bloomberg, citando una fuente desconocida familiarizada con las conversaciones de negociación entre las empresas energéticas rusas y chinas.

Las discusiones se encuentran en una fase inicial y no conducirán necesariamente a un acuerdo, añadió la fuente.

Beijing siente el fragor de la guerra entre Rusia y Ucrania

La actual invasión rusa de Ucrania también aumentó la presión sobre Beijing para asegurar las importaciones, ya que el coste de la energía, los metales y los alimentos se disparó a niveles sin precedentes, con la economía rusa tambaleándose bajo la presión de las masivas sanciones occidentales.

Preocupados por el impacto del aumento de los precios, los altos funcionarios del gobierno chino emitieron órdenes para dar prioridad a la seguridad del suministro de productos básicos y asegurar el gasto de los consumidores garantizando que las fábricas puedan seguir funcionando.

Sin embargo, China ha prometido «continuar con las relaciones comerciales normales» con Rusia, a pesar de que la mayoría de las empresas europeas y estadounidenses han decidido reducir sus pérdidas y salir de la hundida economía rusa. Los gigantes del gas BP Plc, Shell Plc y Exxon Mobil Corp. tomaron por sorpresa a la industria energética cuando abandonaron activos rusos por valor de miles de millones de dólares días después de iniciada la invasión.

Vista general de una gasolinera de Shell el 9 de marzo de 2022 en Moscú, Rusia. Shell anunció el 8 de marzo que dejaría de comprar petróleo y gas ruso, después de anunciar la semana pasada que se desprendería de varias empresas con Gazprom, una compañía de gas de propiedad estatal rusa, por un valor total de unos 3.000 millones de dólares. (Imagen: Oleg Nikishin vía Getty Images)

El 5 de marzo, Visa, Mastercard y American Express también anunciaron que todas las transacciones iniciadas con sus tarjetas emitidas en Rusia dejarán de funcionar en los cajeros automáticos o comercios del país a partir del 10 de marzo. Las tarjetas emitidas fuera de Rusia tampoco funcionarán dentro del país ni para las compras en línea, dijeron las empresas.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, afirmó a principios de esta semana que los lazos entre China y Rusia siguen siendo «sólidos como una roca», aunque Beijing expresó su preocupación por las víctimas civiles y pidió «conversaciones de paz» entre Moscú y Kiev para poner fin a la guerra.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!