Verdad, Inspiración, Esperanza

El renombrado abogado chino Tang Jitian desaparece después de años de defender a Falun Gong y otros grupos perseguidos

Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 22 de diciembre de 2021
Para acompañar el artículo sobre la ley de derechos de China por Marrianne Barriaux, el abogado chino Tang Jitian (derecha) habla durante una entrevista en Beijing el 29 de abril de 2010. Tang Jitian ha tenido que mudarse varias veces después de que las autoridades presionaron a sus propietarios. Casi nunca ve a su esposa e hija. Y ahora ha perdido su sustento por defender a los practicantes de Falun Gong. (Imagen: OLLI GEIBEL / AFP a través de Getty Images)

Según amigos cercanos y familiares, desde el 10 de diciembre no se ha sabido nada de Tang Jitian, un abogado chino de derechos humanos.

El paradero del hombre de 53 años se conoció por última vez cuando envió un mensaje de texto a sus amigos para decirles que planeaba asistir a un evento para el Día de los Derechos Humanos en la oficina de la Unión Europea en Beijing. Unas horas antes de que comenzara el evento, Tang dijo que no se «sentía seguro» y no se ha sabido de él desde entonces. Las repetidas llamadas a su teléfono celular tampoco han recibido respuesta. 

Tang es un destacado abogado de derechos humanos de la provincia china de Jilin que se ha enfrentado a una amplia gama de casos relacionados con abusos a los derechos humanos a manos del Partido Comunista Chino (PCCh), en particular de seguidores encarcelados de la práctica espiritual de Falun Gong. Tang también ha representado casos relacionados con derechos territoriales, víctimas del VIH/SIDA, libertad religiosa y disensión política. 

Según la constitución china, los ciudadanos disfrutan de muchos de los mismos derechos básicos que los garantizados por la ley en los países democráticos. Pero en la práctica, el PCCh anula la ley china, y la mayoría de los abogados, jueces y fiscales ceden a la línea del Partido en casos delicados. 

Front Line Defenders informó que, como resultado de su activismo persistente y la exposición del abuso gubernamental, la licencia de Tang para ejercer la abogacía fue revocada en 2010 y se le impuso una prohibición de viajar. Algunos expertos creen que Tang fue un objetivo específico del gobierno por defender a los practicantes de Falun Gong. 

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una disciplina espiritual de la Escuela Buda practicada por decenas de millones de personas en China y en todo el mundo desde su presentación al público en 1992. El Partido Comunista Chino (PCCh) inició una campaña masiva para erradicar la fe popular en julio de 1999, encarcelando a millones de personas durante las décadas siguientes. Desde entonces, miles de practicantes de Falun Gong han muerto a causa de la tortura y el abuso, y el número sigue aumentando. 

LEE MAS:

Abusada por la policía china durante más de 20 años, una mujer muere 2 días después de un último acoso

Muere otra mujer en China tras sufrir 20 años de persecución por practicar Falun Gong

Tang formaba parte de un grupo de cuatro abogados chinos defensores de los derechos humanos torturados por la policía tras ser detenidos durante 15 días en marzo de 2014. Tang fue arrestado durante una protesta frente a un centro de detención en la provincia nororiental de Heilongjiang, después de viajar hasta allí para exigir información sobre los practicantes de Falun Gong que se cree que están encarcelados en Jiansanjiang.

Desde su inhabilitación, Tang ha continuado su trabajo en derechos humanos y, como resultado, ha sido objeto de palizas, vigilancia, restricciones de viaje y múltiples arrestos a manos de las autoridades chinas. 

South China Morning Post informó que Tang también hizo campaña para que los miembros eligieran democráticamente los órganos rectores de las asociaciones de abogados nacionales y locales, con la esperanza de que esto traería cambios en el proceso judicial de China y la conciencia de los derechos humanos. 

Tang y otros parecen ser sujetos de ‘desapariciones forzadas’ 

El académico estadounidense Teng Biao y un amigo de Tang dijeron: «Creo que definitivamente es más grave, [la desaparición de Tang], no hemos escuchado nada de Tang Jitian desde el 10 de diciembre, por lo que parece una desaparición forzada».

Teng agregó que creía que la situación de Tang era similar a la del disidente chino y ex abogado legal Guo Feixiong, también conocido como Yang Maodong. Guo también «desapareció» después de escribir una carta abierta al primer ministro chino Li Keqiang. 

En su carta, Guo se dirigió a Li y le pidió al gobierno que levantara la prohibición de viajar que se le impuso para que pudiera visitar a su esposa, Zhang Qing, que padecía una enfermedad terminal, en Estados Unidos, dijo Teng.

“Ambos han desempeñado un papel destacado en el activismo por los derechos en China, y es casi seguro que están bajo la custodia de ciertos departamentos”, agregó. 

RFA también informó que Zhao Zhongyuan, otro amigo de Tang, dijo que el abogado estaba al borde del colapso físico y mental cuando desapareció. A Tang se le prohibió viajar a Japón para visitar a su hija de 25 años, Tang Zhengqi, que ha estado en coma desde abril debido a complicaciones de la tuberculosis.

«No tenía seguro médico para recibir tratamiento aunque estuviera enfermo», dijo Zhao.

«Su salud había llegado al punto del colapso, porque había sido perseguido durante mucho tiempo», agregó Zhao. “No podía trabajar, no podía salir del país y estaba sin hogar, obligado a quedarse un par de días con un amigo y un par de días con otro”. 

Autoridades del PCCh le prohibieron visitar a su hija gravemente enferma en Japón

SCMP informó que en junio de este año, las autoridades de control fronterizo en el aeropuerto de Fuzhou impidieron que Tang abordara un vuelo a Tokio para ver a su hija. Las autoridades del aeropuerto le dijeron que la Oficina de Seguridad Pública Municipal de Beijing le había impuesto una prohibición de salida porque su viaje al extranjero «puede poner en peligro la seguridad nacional».

«Estoy agotado física y mentalmente por la enfermedad de mi hija desde hace mes y medio. Ahora ni siquiera puedo verla en el hospital; no hay palabras para describir lo que siento, salvo un profundo pesar», dijo Tang. «Si no fuera por mi niña, hace tiempo que habría abandonado la esperanza de volver a salir de China».

La hija de Tang fue declarada con muerte cerebral después de desarrollar un ataque grave de meningitis. Ella permanece con soporte vital en un hospital en Japón, dijo Zhao a RFA. 

«Si le desconectaran el soporte vital, se iría», dijo Zhao. «Kiki vivía de forma muy frugal y, cuando enfermó de tuberculosis, se automedicó, por lo que el tratamiento se retrasó. Cuando fue al hospital, ya estaba en coma».

“Fue extremadamente cruel por parte del PCCh no dejarlo ir a visitar a su hija durante este momento tan delicado”. 

Las autoridades chinas tienen una larga historia de imponer restricciones arbitrarias a la libertad de movimiento, incluidas prohibiciones de viaje tanto nacionales como internacionales. En 2017, a Tang también se le negó la entrada en el cruce fronterizo de Lo Wu en Hong Kong después de que funcionarios de la patrulla fronteriza lo identificaron. Tang dijo que le habían diagnosticado leucemia después de ser puesto en libertad y esperaba buscar tratamiento médico allí. Los funcionarios le dijeron que tenía que regresar ya que su prohibición de viajar seguía en vigor.