Los niños de 5 a 11 años tienen un riesgo casi nulo de COVID severo, según nuevo estudio alemán

By Neil Campbell | 22 de enero de 2022
Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
294
El director de la escuela, Juan Carlos Boeck, condiciona a los estudiantes a obedecer y cumplir con el distanciamiento social y el enmascaramiento en la escuela primaria de Petri en Dortmund, Alemania, el 7 de mayo de 2020. Un nuevo estudio realizado en Alemania ha encontrado que los niños de 5 a 11 años, el próximo objetivo de mandatos de vacunas, ya tienen un riesgo casi nulo de COVID-19 grave. (Imagen: INA FASSBENDER / AFP a través de Getty Images)

Un nuevo estudio publicado por investigadores en Alemania dice que los jóvenes de 5 a 11 años y menores de 17 años tienen un riesgo muy limitado de enfermedad grave o muerte por la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19). 

En un estudio preimpreso del 30 de noviembre publicado por ocho investigadores alemanes, el equipo declaró: «En comparación con los adultos, la evidencia abrumadora demuestra que los niños y adolescentes generalmente tienen cursos leves de la enfermedad, junto con una baja morbilidad y mortalidad asociadas a la enfermedad».

«Sin embargo, su riesgo absoluto sigue siendo difícil de evaluar».

El documento encontró un problema en la narrativa existente sobre el riesgo de una pandemia de adolescentes en el que, debido a «una alta tasa de casos no detectados entre los niños», los informes a los sistemas de notificación legales de Alemania «subestiman significativamente las infecciones generales en este grupo de edad».

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Los investigadores advirtieron que «a menos que se corrija en consecuencia, esto puede llevar a una sobreestimación sustancial del riesgo global para los niños y adolescentes», y que «un número relevante de pacientes con infecciones de SARS-CoV-2 confirmadas por laboratorio durante una estancia hospitalaria por diferentes razones puede inflar el número de casos y, por tanto, la evaluación del riesgo aún más».

Como resultado de este conflicto, el equipo se propuso resolver el siguiente problema: «Sin datos confiables sobre la carga real de enfermedades asociadas a la infección, es imposible realizar una evaluación significativa de los riesgos y beneficios de las medidas de mitigación y control de la pandemia que afectan a este grupo de edad en particular».

Métodos

Los investigadores recopilaron datos de tres fuentes diferentes. Primero, un estudio conocido como el estudio SARS-CoV-2 KIDS, que extrajo datos de adolescentes de 17 años o menos en 14 hospitales pediátricos alemanes entre junio de 2020 y mayo de 2021.

KIDS analizó la sangre de 10.358 participantes que se sometieron a una visita al hospital para «procedimientos clínicos de rutina» para el «dominio S1 específico de IgG de la proteína de pico del SARS-CoV-2», lo que permitió al estudio estimar que el 10,8 por ciento de los jóvenes de Alemania habían estado expuestos a SARS-Cov-2, el virus que causa COVID-19.

La segunda fuente de datos se describió como “un registro prospectivo nacional para niños y adolescentes hospitalizados con una infección por SARS-CoV-2” establecido en marzo de 2020 y administrado por la Sociedad Alemana de Enfermedades Infecciosas Pediátricas (DGPI). 

Los «Registros de la DGPI» son una base de datos informada voluntariamente que contiene casos de niños menores de 17 años que tenían infecciones por SARS-CoV-2 confirmadas en laboratorio.

El tercero fue el «sistema de notificación legal» de Alemania, que narra las infecciones confirmadas por laboratorio. El estudio señala que los laboratorios están obligados a informar los casos positivos a las autoridades sanitarias locales, y las autoridades sanitarias locales tienen el mandato de informar sus cifras al Instituto Robert Koch, que es el centro de salud nacional de Alemania. 

Resultados

Los investigadores buscaron examinar el número de hospitalizaciones asociadas con una infección por SARS-CoV-2 confirmada en laboratorio, y agregaron la advertencia: “El motivo de la hospitalización no siempre fue la infección por SARS-CoV-2 del paciente. En algunos casos, la infección se detectó durante una estancia hospitalaria por otro motivo médico».

No obstante, al compilar su conjunto de datos, el equipo dijo que no excluyó los casos que informaron infecciones adicionales, pero señaló que los casos que involucraban infecciones adicionales representaron el 10 por ciento de todos los informes que descubrieron.

El estudio también examinó la cantidad de casos de COVID-19 que requirieron terapia, ingreso en la UCI y muerte. 

Se descubrió un subregistro en la base de datos de la DGPI cuando se comparó con el sistema de notificación legal, señalaron los investigadores, lo que sugiere que la discrepancia se debe a los requisitos voluntarios versus obligatorios para informar entre las dos fuentes.

Por ejemplo, aunque el equipo observó que el sistema reglamentario sólo contenía casos de 0 a 14 años y la base de datos de la DGPI niños de hasta 17 años, observó que entre marzo de 2020 y mayo de 2021 la DGPI contenía 1.226 casos de 14 años o menos, en comparación con los 4.035 del sistema reglamentario, lo que supone un factor de infradeclaración de 3,29.

El estudio aclaró: «Debido a que las definiciones de casos en el registro de la DGPI y el sistema de notificación legal eran idénticas, esto proporciona una base razonable para corregir la notificación insuficiente de los casos de la DGPI con base en el sistema de notificación legal». 

“Limitar el análisis a niños de hasta 14 años (en lugar de 17) es una limitación menor”, ​​agregaron.

Recomendaciones

La población alemana de niños de 5 a 11 años figura en el estudio como 5.267.742. Con base en la tasa de seroprevalencia del estudio KIDS del 10.8 por ciento, el número en este grupo de edad expuesto al SARS-CoV-2 se estimó en 568,916.

En términos de datos duros, el estudio encontró que el número de hospitalizaciones asociadas al SARS-CoV-2 reportadas a la base de datos de la DGPI, ajustadas por el factor de subregistro de 3,29, solo totalizó 576. 

Los números de admisiones a la UCI y a la terapia COVID-19 se redujeron drásticamente a 89 y 39, respectivamente.

Las muertes por COVID-19, que no se ajustaron por subregistro, fueron solo 4 en este grupo de edad.

Para todos los niños menores de 17 años, el estudio encontró un total de solo 14 muertes.

El estudio explicó su razonamiento para no ajustar la muerte por subregistro de acuerdo con la forma en que se manejaron las otras cifras, «El registro de la DGPI capturó casi todas estas muertes, con 13 casos reportados en comparación con los 14 registrados en el sistema de notificaciones legales».

Los datos mostraron que para 5 de 13 casos, «los pacientes habían estado en cuidados paliativos debido a una enfermedad subyacente antes de su infección por SARS-CoV-2».

En la sección de discusión del artículo, el equipo afirmó: «Los niños principalmente sanos de 5 a 11 años tienen el menor riesgo, con una tasa de 0,2/10.000 de ingresos en la UCI».

«Debido a la ausencia de casos, su tasa de letalidad no se puede calcular».

En particular, los datos indicaron que el grupo de 5 a 11 en realidad tenía un riesgo menor que el grupo de 0 a 5 o el de 12 a 17, «Para las mediciones de resultado de la hospitalización y la terapia que requiere COVID-19, las tasas fueron más altas en la edad grupo <5 años, seguido por el grupo de edad 12-17 años. Por el contrario, eran más bajos en el grupo de edad de 5 a 11 años…»

Los datos brutos indicaron que se registraron un total de 3.199 hospitalizaciones asociadas al SARS-CoV-2 con niños de 5 años o menos, un grupo compuesto por 3.969.138 individuos, 428.667 sospechosos de estar expuestos al virus.

Para la terapia COVID-19 y las admisiones a la UCI, estos números fueron 517 y 79 respectivamente. 

8 de las 14 muertes registradas fueron de niños entre 0 y 5 años.

En el grupo de 12 a 17, compuesto por un total de 4.507.064 personas con un estimado de 486.763 exposiciones al SARS-CoV-2, les fue mejor que a los bebés, pero aún peor que el grupo de edad siguiente en la línea del próximo esquema de vacunación obligatoria de Alemania.

Las hospitalizaciones se registraron en 1.557 en total, las terapias COVID-19 en 352, las admisiones en UCI en 135 y las muertes en 2.

El equipo señaló que su estudio «tiene varias limitaciones», y explicó que los detalles se deben «principalmente a las incertidumbres en los datos sin procesar de las tres fuentes diferentes, que en su mayoría son estimaciones».

También admiten que «No conocemos el número exacto de infecciones por SARS-CoV-2 en niños en Alemania», y recordaron a los lectores que sus cifras se basan en cálculos matemáticos simples utilizando la tasa de seropositividad estimada en el estudio KIDS.

Como precaución adicional, el estudio también advirtió que su conjunto de datos total puede ser más pequeño que la realidad porque, “Como en todos los sistemas de notificación voluntaria, la notificación puede estar sesgada hacia casos más graves. Esta presunción está respaldada por el hecho de que solo se registraron el 30% de todas las hospitalizaciones, mientras que se informaron más del 90% de las muertes”.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!