Verdad, Inspiración, Esperanza

Austria castigará a los no vacunados con multas de 3.600 euros y 4 meses de cárcel

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 1 de diciembre de 2021
Los manifestantes protestan contra las medidas gubernamentales contra el coronavirus el 27 de noviembre de 2021 en Graz, Austria. El borrador del texto de la Ley de Protección de Vacunas COVID-19 de Austria revela que los ciudadanos no vacunados estarán sujetos a multas de 3.600/7.200 euros y/o cuatro meses de prisión a partir de febrero. (Imagen: ERWIN SCHERIAU/APA/AFP a través de Getty Images)

Austria comenzará a imponer fuertes multas y sentencias de prisión a los ciudadanos que se nieguen a la vacunación contra la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) a partir de febrero, según informes de los medios. 

En la versión traducida por Google de un artículo de pago publicado el 29 de noviembre por el medio de comunicación austriaco Die Presse (DP), se veía un «primer borrador» de la nueva Ley de Protección de Vacunas COVID-19 del país.

DP dice que la legislación se aplicará a los residentes austriacos y aquellos que tienen una «residencia habitual» en el país, y se prevé que haya excepciones limitadas para los niños menores de 12 años y algunas mujeres embarazadas.

El artículo señala que mantener el estado de vacunación completa requerirá recibir inyecciones de refuerzo según lo prescrito por el Ministro de Salud.

El sitio web Euractiv afirma, basándose en la información de DP, que los ciudadanos que sigan negándose a cumplir con la vacunación obligatoria serán citados por las fuerzas del orden. Si siguen negándose a la inyección después de una segunda citación, se les impondrá una multa de 3.600 euros (4.080 dólares aproximadamente).

Después de la primera multa, si se considera que la persona pone a otro individuo en «grave riesgo» o sigue negándose a cumplir, la multa aumentará a 7.200 euros (8.160 dólares aproximadamente).

Euractiv dice que el informe de DP dice que el gobierno está cuestionando cómo coaccionar a quienes tienen los medios para simplemente pagar la multa para que acepten la vacunación. Una solución que se está considerando es distribuir las multas cada seis meses.

El medio de comunicación búlgaro Novinite dice que la primera multa también viene con una cláusula de «o cuatro meses de prisión».

El agregador de noticias europeo Free West Media, basado en una reescritura de un artículo de pago del medio de comunicación en alemán Kurier, dijo que la ley sería revisada la próxima semana y que persistirá durante tres años si se promulga.

El medio parece decir que la ley apunta a 15 profesiones, incluidos «médicos, farmacéuticos, enfermeras, dentistas, parteras y paramédicos» y «musicoterapeutas, masajistas terapéuticos y psicólogos».

El 22 de noviembre, Austria inició un bloqueo total de todos los ciudadanos después de que los planes para implementar un bloqueo solo en los no vacunados fracasara después de que surgieran protestas masivas de los ciudadanos y una negativa de algunos sindicatos a apoyar el mandato.

USA Today dice que los regímenes de vacunación obligatorios ya se anunciaron en ese momento, pero no se habían decidido sanciones.

Anunciantes y mensajeros

Los medios de comunicación de los Estados Unidos parecen encantados con el procedimiento. Un artículo del 30 de noviembre de CNN titulado Hacer obligatorias las vacunas Covid-19 alguna vez fue impensable. Pero los países europeos están demostrando que puede funcionar, utilizaron una retórica extrema para avivar las llamas de las divisiones de clases sociales basadas en el estatus de las vacunas. 

Al describir el cambio de política como «un paso que alguna vez fue impensable para una democracia occidental», CNN afirmó que, «incluso en estados autoritarios, como China, no es una política obligatoria».

La red, conocida por desempeñar un papel más como un departamento de propaganda que como un medio de comunicación, llamó a los no vacunados «las personas que han estado impulsando un aumento preocupante en las hospitalizaciones», mientras simpatiza con la «posición desesperada en la que se encuentran los gobiernos al buscar proteger los sistemas de salud pública y las recuperaciones económicas tentativas”.

«Es esa ironía la que ha provocado la ira de los líderes europeos, que se sienten cada vez más frustrados por los escépticos de las vacunas y otros sectores de la población que todavía se resisten a los programas de vacunación de Covid-19».

CNN también describió la aparición de la variante Ómicron, descubierta en cuatro diplomáticos completamente vacunados en Botswana el 11 de noviembre, como el presagio de que “podría empujar a más países a endurecer su enfoque, pasando de medidas voluntarias a obligatorias en un último esfuerzo por conseguir vacunas en los brazos».

El líder de Austria, Alexander Schallenberg, utilizó una grandilocuencia igualmente peligrosa, enmarcando las vacunas como la única panacea para curar los mismos bloqueos que impuso a los 8,9 millones de habitantes de Austria durante sus propios comentarios en una entrevista con CNN el 22 de noviembre: “Tenemos suficientes vacunas. La ciencia nos dio la posibilidad, el boleto de salida de este círculo vicioso de oleadas de virus y discusiones de encierro». 

“Y simplemente no hay suficientes personas que estén usando esta posibilidad y tomando este boleto de salida, y es por eso que todavía estamos atrapados en esta situación”, agregó.

Enmarcando el problema con una táctica análoga a la utilizada por los abusadores domésticos, Schallenberg culpó al «alto grado de inseguridad» y «creer en noticias falsas» de sus ciudadanos por hacer que él «diera este paso drástico» de volver a imponer los cierres nacionales.

CNN, que despidió a varios miembros de su personal no vacunados en agosto, dejó en claro que la vacunación obligatoria en toda regla se implementará en el resto del mundo. “La pregunta sobre si apretar o no el gatillo en los mandatos y cómo sopesar el riesgo para las libertades civiles frente a una seria amenaza para los sistemas de salud sobrecargados, ha causado muchos lamentos en todo el mundo, especialmente en Europa, un orgulloso bastión de la democracia liberal».

“Pero así como los bloqueos se han convertido en parte de la vida pandémica, la visión que emerge rápidamente en Europa es que los mandatos de vacunas no solo son plausibles, sino que podrían dar sus frutos. Las reglas en Francia, Italia y ahora Austria brindan una ventana a lo que se puede esperar».

Según un informe del 30 de noviembre de The Guardian, el próximo canciller de Alemania, Olaf Scholz, miembro del Partido Socialdemócrata de Alemania, dijo en una «reunión de líderes regionales» que «estaba a favor de una iniciativa interpartidista para hacer que las vacunas sean obligatorias», incluyendo el despliegue de pasaportes de vacunas para las empresas no esenciales.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!