Verdad, Inspiración, Esperanza

Zapatos con dedos: Los pros y contras de los ‘guantes de pie’

Ila vive en Garden State (EE. UU.) con su familia. Ha estado cultivando productos y plantas perennes durante 20 años. Recomienda la jardinería por comida y diversión, pero no para hacer fortuna.
Published: 30 de octubre de 2021
Los zapatos con dedos o toe shoes se han convertido en un calzado alternativo entre los corredores y otros deportistas por su comodidad y flexibilidad. (Imagen: Regan Walsh a través de Flickr CC BY-SA)

Durante la mayor parte de nuestra existencia, los seres humanos se han conformado con un calzado mínimo. Las primeras protecciones contra las superficies afiladas y dentadas se hacían con cordeles tejidas o pieles de animales. Estos zapatos eran suaves y flexibles, pero ayudaban a mantener los pies limpios y libres de lesiones. Aunque hoy en día las posibilidades de encontrarnos con cualquier superficie desagradable son remotas, nos hemos acostumbrado a llevar un calzado de suela gruesa y resistente en casi todas partes.

Al colocar tal límite entre nuestros pies y la tierra, naturalmente se produce una desconexión. De alguna manera, nos hemos separado de nuestro planeta. Aquellos que anhelan volver a conectarse pueden deshacerse de sus zapatos siempre que sea posible. Muchos han descubierto que andar descalzo es una comunicación casi espiritual con la tierra y lo promueven como saludable y liberador. 

Aunque en la mayoría de los casos es perfectamente seguro, andar descalzo no es necesariamente aceptable socialmente. Al estudiante de diseño italiano Robert Fliri se le ocurrió un compromiso en su intento de «encontrar una manera de moverse mejor en la naturaleza». A principios de la década de 2000, presentó un nuevo zapato con puntera que permitía que el pie se moviera de forma natural, ejercitando más músculos y ofreciendo una experiencia más sensorial.

Los entusiastas de los pies descalzos encuentran que andar descalzo en la naturaleza agrega otra dimensión sensorial a la experiencia. (Imagen: marcostetter a través de Flickr Public Domain)

El pie descalzo no es tan vulnerable como podría pensarse

Mientras que algunos se sienten un poco desnudos sin nada en los pies, un buen número de personas en todo el mundo están perfectamente felices sin zapatos.

Según la Society of Barefoot Living (SBL), «Los pies fueron hechos para caminar, y eso es exactamente lo que hacen». Te llevarán a cualquier lugar al que necesites ir, y no necesitas calzado elegante para llegar allí.

La mayoría de los entusiastas de los pies descalzos encuentran que la práctica los acerca a la naturaleza. Un pie descalzo puede interactuar completamente con la hierba densa y elástica o la arena cálida y arenosa debajo de nosotros. Nuestras suelas experimentan la textura de los toscos escalones de madera, la piedra fría y plana y los jardines húmedos y cubiertos de musgo. Las superficies como la grava y las agujas de pino sirven para templar nuestros pies y aumentar la resistencia, con el beneficio adicional de la reflexología natural. 

SBL enfatiza los beneficios de hacer ejercicio descalzo. Muchos deportes, como gimnasia, fútbol, ​​patineta, ciclismo y voleibol, no requieren calzado; y correr sin calzado se ha vuelto cada vez más popular en los últimos años. Un instructor de correr descalzo en los Estados Unidos ha corrido más de 400 carreras descalzo, incluidas 79 maratones y una ultramaratón.

Dado que nuestros pies tienen la misma capacidad sensorial que nuestras manos, las caminatas descalzas o las caminatas por la naturaleza adquieren una dimensión adicional de sensaciones y texturas para asimilar. Un calzado mínimo también significa una huella mínima, lo que reduce el riesgo de erosión. Sin embargo, al igual que nuestras manos, los pies a veces necesitan protección contra los elementos. 

Después de que los Vibram FiveFingers originales se popularizaron, muchas marcas comenzaron a ofrecer una línea de zapatos con dedos, para mayor comodidad y flexibilidad. (Imagen: Caius Chance a través de Flickr CC BY-ND 2.0)

Guantes de pie

Los zapatos con pies originales, Vibram FiveFingers, fueron diseñados para brindar un buen agarre a los navegantes de vela que maniobraban en cubiertas resbaladizas. Dándole a cada dedo un compartimento separado, actúan como guantes para los pies. El producto se adoptó rápidamente como una zapatilla minimalista para correr y luego se comercializó para otras actividades deportivas.

Las Fila Skele-toes están diseñadas para quienes les gusta atravesar terrenos accidentados, haciendo ejercicio en la naturaleza. Calzados para hombres, mujeres y niños, estos zapatos de nailon elásticos estimulan los sentidos y utilizan todo el pie; sin los confines espaciales, la presión de los cordones y la tensión en los tobillos que se encuentran en una bota de montaña.

También se dice que los zapatos de punta promueven la propiocepción, una percepción inconsciente pero natural del movimiento y la orientación que mejora nuestra conciencia. Algunos lo comparan con un sexto sentido.

Sin duda, los zapatos con dedos no son para todos. Aparte de las muchas personas que los encuentran ofensivos a la moda, algunos estudios cuestionan la comodidad y la eficiencia que muchos afirman haber experimentado al usar estos zapatos.

El Dr. James Christina, en una entrevista de 2011 en NPR, sugirió que algunas personas necesitan apoyo adicional para usar tales zapatos. También afirmó que la capacidad de los zapatos con dedos para lograr la propiocepción deseada aún no se ha probado firmemente, y que los zapatos minimalistas podrían causar pasos más cortos al correr, ya que no se pueden golpear con el talón. 

Ya sea que estés dispuesto a caminar con zapatos raros o no, darle a los pies un descanso de estar metidos en zapatos parece un plan saludable. Deja que tus pies sientan la tierra, la hierba y la acera y observa cómo responden. Puedes encontrar que, desde el talón hasta la punta, y todo lo demás, cada pie se lo agradecerá desde la parte inferior de la suela.

Darren Maung contribuyó a este informe.