Verdad, Inspiración, Esperanza

Entender la aromaterapia: Por qué los olores moderan el estado de ánimo y mucho más

Ila vive en Garden State (EE. UU.) con su familia. Ha estado cultivando productos y plantas perennes durante 20 años. Recomienda la jardinería por comida y diversión, pero no para hacer fortuna.
Published: 23 de octubre de 2021
Aunque hay opiniones diferentes sobre el dulce aroma picante de la caléndula fresca, no hay duda de las muchas propiedades curativas de las hierbas. (Imagen: Mareefe a través de Pexels)

Es posible que muchas personas vean la aromaterapia como una práctica mística con poca base científica. De hecho, el uso de plantas aromáticas se remonta a la antigüedad y se menciona con frecuencia en textos espirituales. Hace casi dos siglos que se investiga científicamente esta práctica, que ahora se considera una rama de la medicina.

Aunque a nivel intuitivo puede tener sentido que los aromas puedan ser edificantes y curativos, es difícil determinar exactamente por qué es así. Un breve repaso a la historia de la aromaterapia y a los estudios científicos que se han llevado a cabo ayudará a arrojar algo de luz sobre el tema.

Historia de la aromaterapia

Aunque la aromaterapia fue reconocida recientemente como una rama completa de la medicina, la práctica de usar aromáticos se remonta al 3500 a. C. Varios países del viejo mundo han empleado plantas y sus extractos en medicina, rituales religiosos y perfumería durante miles de años. 

Un fabricante de perfumes francés despertó el interés por los aceites esenciales en 1830, lo que rápidamente condujo a estudios científicos que midieran sus propiedades medicinales. 

En 1887, Charles Chamberland, asistente de Louis Pasteur, estaba estudiando las propiedades antisépticas de los aceites esenciales aromáticos como el orégano, el clavo y la canela para el tratamiento del ántrax, una enfermedad bacteriana rara pero grave. 

René-Maurice Gattefossé, un ingeniero químico de Lyon, publicó muchos estudios sobre lo que denominó «aromaterapia» después de recuperarse de quemaduras graves resultantes de un incidente de laboratorio mediante un tratamiento con aceite de lavanda puro en 1910. 

Aceites aromáticos de la India, 48 muestras, Gran Exposición de Londres, 1851, en exhibición en el Museo Técnico de Estocolmo, Suecia. (Imagen: Daderot a través de Wikimedia Commons Dominio público)

En 1929, el farmacéutico francés Sévelinge descubrió las propiedades antibacterianas de ciertos aromáticos y, en la década de 1950, se utilizaban para tratar a soldados heridos. La clasificación actual que considera los compuestos químicos únicos de las plantas fue realizada por Pierre Franchomme en 1975. El farmacólogo/aromatólogo introdujo la idea de «quimiotipo» como una forma de identificar las plantas de acuerdo con sus propiedades químicas.

Aromaterapia hoy

La aromaterapia se ha visto como un arte y una ciencia, según Healthline. Durante miles de años, la humanidad ha utilizado la aromaterapia a través de resinas, bálsamos y aceites esenciales con fines religiosos y médicos. Se dice que cura el cuerpo, la mente y el espíritu. La Asociación Nacional de Aromaterapia Holística (NAHA) describe el arte como «la aplicación terapéutica o el uso medicinal de sustancias aromáticas (aceites esenciales) para la curación holística». 

Los aceites esenciales, según la definición de la Organización Internacional de Normalización (ISO) en 1997, son productos “obtenidos a partir de materia prima vegetal, ya sea por destilación con agua o vapor, o del epicarpio de frutos cítricos por un proceso mecánico, o por destilación en seco».

Los estudios han demostrado que la aromaterapia puede ayudar a controlar el dolor, mejorar la calidad del sueño y la digestión, reducir el estrés o la ansiedad, aliviar las articulaciones doloridas y los dolores de cabeza o migrañas, disminuir los efectos secundarios de la quimioterapia, combatir las bacterias o los virus y aumentar la inmunidad.

Las condiciones que se reportan curables mediante aromaterapia incluyen asma, insomnio, fatiga, depresión, inflamación, problemas menstruales y cáncer. La aromaterapia también puede brindar alivio en algunos casos de psoriasis, pero debe usarse bajo el consejo de un profesional de la salud. 

Cómo funciona la aromaterapia

Si bien las propiedades antibacterianas, antisépticas y otras propiedades medicinales se pueden medir científicamente, el tema del aroma es un poco más misterioso. Parece que los aromas pueden afectar a las personas de manera diferente, dependiendo de cómo fueron expuestos por primera vez a ellos. Según el profesor de Harvard Venkatesh Murthy, el olfato y la memoria están indisolublemente unidos debido a la anatomía del cerebro. 

Cuando inhalamos olores aromáticos, las moléculas son captadas por células olfativas, que están diseñadas con pequeños pelos que pueden detectar específicamente un olor particular. Los mensajes luego viajan por el sistema límbico, la parte del cerebro conectada a la emoción y el aprendizaje asociativo. De hecho, nuestro sentido del olfato es el único de nuestros cinco sentidos que está vinculado con la emoción. Por esta razón, diferentes olores evocan diferentes sentimientos para cada individuo.

Se sabe que algunos aceites esenciales tienen compuestos llamados sesquiterpenos, únicos en el sentido de que pueden cruzar la barrera hematoencefálica para acceder al tejido cerebral y al líquido cefalorraquídeo. Los sesquiterpenos son un sedante natural; tienen propiedades calmantes y apoyan el sistema inmunológico.

La aromaterapia no solo actúa por inhalación, sino también por absorción. Las lociones, jabones corporales, aceites para masajes y similares pueden introducir aceites esenciales en su piel. (Imagen: Angela Roma de Pexels)

Muchos estudios han demostrado cómo el primer encuentro de una persona con una fragancia estará influido por su experiencia en ese momento, lo que desencadenará una respuesta emocional similar cada vez que surja la fragancia en el futuro. Dos estudios separados sobre una variedad de aromas en el Reino Unido y los EE. UU. mostraron un sorprendente contraste en las reacciones al aroma de la gaulteria. Al parecer, en el Reino Unido, donde el olor se consideraba desagradable, la gaulteria había sido el olor de un analgésico ampliamente utilizado durante la Segunda Guerra Mundial. En los EE. UU. se asoció con un delicioso caramelo rosa, por lo que los estadounidenses tuvieron una respuesta emocional positiva al aroma.

Scientific American explica esta respuesta aprendida de la siguiente manera: “se experimenta un olor nuevo en el contexto de un estímulo incondicionado, como un procedimiento quirúrgico en un hospital, que provoca una respuesta emocional incondicionada, como la ansiedad. El olor se convierte entonces en un estímulo condicionado para esa experiencia hospitalaria y adquiere la capacidad de provocar la respuesta condicionada de ansiedad cuando se encuentra en el futuro».

Sin embargo, los olores que son físicamente irritantes actúan sobre el nervio trigémino y pueden tener un efecto repelente inmediato (no aprendido).

Los aromas más utilizados en aromaterapia tienen un atractivo universal y desencadenan emociones positivas. Se sabe que el estado de ánimo influye en la productividad, la creatividad y el comportamiento. Las personas tienden a ser más agradables, más creativas y más productivas cuando están de buen humor. Por lo tanto, lo mejor para los empleadores, los educadores y los comerciantes es mantener una atmósfera de olor agradable.

El aceite de semilla de borraja se usa a veces como aceite portador, pero debe refrigerarse. Este aceite es beneficioso tanto por vía tópica como interna. (Imagen: Mareefe a través de Pexels)

Sin embargo, el aroma es solo un nivel del efecto de la aromaterapia en el cuerpo humano. La aromaterapia también actúa mediante la absorción; se consigue mediante inhalación o absorción directa en la piel. 

Cuando se inhalan, las moléculas aromáticas viajan al sistema respiratorio, donde sus propiedades medicinales pueden trabajar en la defensa y la curación. Se pueden aliviar los senos nasales, la garganta y el pecho, mientras que se pueden evitar las infecciones o alergias.

Los aceites esenciales en aplicaciones tópicas como sales de baño, aceites para masajes y productos para el cuidado de la piel se absorben en la piel. Las moléculas penetran en la epidermis (la capa superior de la piel) y la dermis (la capa inferior) antes de llegar a los vasos sanguíneos, a través de los cuales circulan hacia el resto del cuerpo. Al igual que los aromas inhalados, los aceites absorbidos contienen una variedad de propiedades medicinales y antioxidantes. Las aplicaciones tópicas se utilizan a menudo para reducir los signos del envejecimiento, rejuvenecer las células, mejorar el flujo sanguíneo y curar problemas de la piel como el acné y el eccema.

Debido a su naturaleza concentrada, los aceites esenciales no deben aplicarse directamente sobre la piel. Requieren dilución con un aceite portador más neutro, como aceite de almendras, aceite de oliva o aceite de coco. Se necesita el cuidado adecuado para evitar reacciones alérgicas.

Aceites esenciales de uso común y sus propiedades

De las docenas de aceites esenciales disponibles, el aceite de lavanda es probablemente el más popular y versátil. La mayoría encuentra que el aroma de la lavanda es relajante y se usa comúnmente para aliviar la ansiedad, los dolores de cabeza y el insomnio. Sus propiedades medicinales también ayudan contra las infecciones fúngicas, las alergias, la depresión y las náuseas.

El aceite de árbol de té tiene un fuerte aroma medicinal, indicativo de su valor medicinal. También conocido como melaleuca, el aceite de árbol de té contiene compuestos antivirales, antibacterianos y antifúngicos que lo hacen útil en muchas aplicaciones, como el acné, las verrugas y las infecciones por hongos.

El aceite de menta cuenta con más de 40 compuestos diferentes, incluido el mentol, que le da su estimulante aroma a menta que puede ayudar a aliviar las náuseas y mejorar el rendimiento deportivo y mental. Aunque el aceite no debe ingerirse, se cree que es beneficioso para curar los trastornos digestivos. Los investigadores creen que el mentol ayuda a aliviar el síndrome del intestino irritable al bloquear el movimiento del calcio a través de la membrana intestinal y, por lo tanto, reducir los espasmos abdominales.

El aceite de limón es conocido por sus propiedades purificantes y es un aroma que se usa a menudo en productos de limpieza. Es antibacteriano y antiviral, pero, como otros aceites cítricos, puede causar fotosensibilidad cuando se usa tópicamente. Aumenta la inmunidad, la circulación y el flujo linfático, y generalmente se piensa que es un aroma estimulante.

El aceite de clavo es un potente antiséptico y un anestésico local natural. Ayuda a aliviar los dolores de muelas y las llagas en la boca, pero el aceite tampoco debe tragarse.

Los difusores eléctricos son una forma eficaz de dispersar sus aceites aromáticos. Vienen en una variedad de formas para mejorar su decoración y ambiente. (Imagen: por Andrew Gustar vía Flickr CC BY-ND 2.0)

¿Cómo usar los aceites esenciales?

La inhalación es el uso más común y simple de los aceites esenciales. Simplemente abra la botella y disfrute del aroma respirando profundamente. Alternativamente, puede agregar unas gotas de aceite a una olla con agua caliente y colocar su cabeza debajo de una toalla para inhalar el vapor.

Un difusor es un dispositivo que se utiliza para dispersar partículas en el aire. A menudo usan agua o calor y pueden requerir electricidad, pero esparcirán el aroma durante un período de tiempo prolongado.

La evaporación en seco es simple: agregue varias gotas de aceite esencial a un material seco, del cual se evaporará lentamente. Una bola de algodón o una toalla de papel metida en algo que tenga cerca proporcionará horas de aroma edificante a muy bajo costo.

Aplicaciones tópicas : si bien debe evitar el uso de aceites esenciales sin diluir en la piel, puede usarlos tópicamente agregándolos a aceites, lociones y cremas para masajes. 

La atmósfera humeante de un baño o una ducha es una excelente oportunidad para utilizar aceites esenciales. Agregue unas gotas a la pared de la ducha, un paño tibio o agua de baño para obtener el efecto aromático. También puede agregar los aceites a su champú y gel de baño, o hacer sus propias sales de baño

Precauciones

Si bien los aceites esenciales están ampliamente disponibles y son fáciles de usar, recuerde tratarlos con respeto. Tienen propiedades medicinales y deben manipularse con cuidado. Las personas mayores, los niños menores de 12 años y las mujeres embarazadas o en período de lactancia deben consultar a un médico antes de usar aceites esenciales.

Evite el uso de aceites esenciales cerca de áreas sensibles como los ojos, los oídos, la boca o donde la piel ya esté irritada. Siempre diluya los aceites esenciales con un aceite portador antes de aplicarlos sobre la piel.

Empiece lentamente y observe las reacciones adversas al introducir un aceite nuevo. 

Darren Maung contribuyó a este informe.