Verdad, Inspiración, Esperanza

Cómo ser más decidido

Darren es un aspirante a escritor que desea compartir o crear historias para el mundo. Es un fanático de Star Wars y un aficionado a la historia. Encuentra temas agradables, reconfortantes o interesantes en cualquier medio escrito.
Published: 23 de octubre de 2021
Tomar una decisión a veces puede parecer un choque confuso de deseos contrastantes; pero con algunas pautas y mucha práctica, puede aprender a tomar decisiones rápidas y racionales. (Imagen: Kampus Production a través de Pexels)

La toma de decisiones es parte de la vida. Así es como avanzamos y damos forma a nuestros destinos. Desde la elección de un plato principal para la cena hasta la selección de un cónyuge, podemos sopesar los sentimientos, los instintos, la practicidad, la propiedad y otros factores; o simplemente podemos ir por capricho. 

La mayoría de nosotros tenemos confianza en algunas áreas y estamos indefensos en otras, sin embargo, se nos pedirá que tomemos decisiones en una amplia variedad de situaciones. A veces, las decisiones que tomamos pueden tener graves consecuencias y tenemos miedo de hacer algo. Con algunas consideraciones básicas, todos podemos aprender a manejar la toma de decisiones de manera racional y responsable. 

¿Por qué ser decidido?

Uno de los rasgos más fundamentales de ser un gran líder es poder tomar decisiones importantes de manera rápida y eficiente; incluso cuando se enfrentan a decisiones difíciles y posibles resultados desagradables. Aquellos que son responsables de los demás deben tener la determinación de seguir el camino elegido y la fe en su poder para llevar a cabo lo que desean lograr. 

Las personas decididas tienen confianza en sí mismas. Expresan sus palabras y acciones con claridad y coraje. Convertirse en un mejor tomador de decisiones le da a uno el valor para aventurarse y marcar la diferencia, sin dejar que el miedo o la resistencia al cambio le impidan aprender y crecer. Al tomar decisiones en el campo del deber, no solo aumenta su propia seguridad en sí mismo, sino que también se gana la confianza de quienes lo rodean. 

Cuanto más decididos seamos, menos lamentos tendremos. No es que una persona decidida nunca cometa errores, pero comprende el valor de los errores y los usa para crecer y guiarse en el futuro, en lugar de revolcarse en la culpa y el arrepentimiento.

Factores clave en la toma de decisiones

La incertidumbre siempre será un obstáculo a la hora de tomar decisiones, todos tenemos algo de miedo a lo desconocido. Incluso las personas decididas sienten esto, pero están dispuestas a seguir adelante con sus decisiones sin pensar demasiado en lo que podría suceder. Si cometen un error, aprenderán de él y podrán forjar un nuevo camino a partir del fracaso. Tenga en cuenta que existen posibles resultados negativos, así como posibles resultados positivos con cada elección que haga, y esté preparado para aceptar y lidiar con cualquier situación. 

Una vez que se toma una decisión, uno debe mantener el rumbo y evitar hacer cambios de última hora o tener dudas. Aprenda a confiar en sus instintos y aproveche las experiencias pasadas para guiar su toma de decisiones. 

Trata de ver los errores como oportunidades en lugar de fracasos. Sin errores, ¿cómo podemos aprender y crecer? Una vez que acepta que los errores son una parte natural del aprendizaje de algo nuevo, puedes comenzar a superar el miedo a fallar. Cuando nos caemos, debemos tener el valor de levantarnos.

«Rara vez tienes tiempo para todo lo que quieres en esta vida, así que tienes que elegir. Y, con suerte, tus elecciones pueden provenir de un profundo sentido de quién eres».

Fred (Sr.) Rogers

Nadie es perfecto. Si esperas la perfección, te sentirás decepcionado. Garantizado. Lo máximo que podemos hacer es lo mejor que podemos. Toma tus decisiones basándote en un razonamiento sólido y te arrepentirás menos. Avanza sobre los baches y seguirás avanzando.

Si no tienes los conocimientos necesarios para tomar una decisión acertada, busca el consejo de un experto. No esperes que tu intuición te guíe a través de dilemas técnicos o exigentes. 

Ejercita tus habilidades

Entonces, ¿cómo se vuelve uno más decisivo? Como la mayoría de las cosas, la práctica hace al maestro. Ejercita tus habilidades para la toma de decisiones considerando debidamente cada elección que encuentres durante el día.

Una persona fuertemente decidida sabe asignar tiempo para tomar una decisión. Pon una fecha límite para tomar la decisión e infórmala a los demás. De esa forma, te sentirás obligado a seguir adelante.

La decisión a menudo se ve obstaculizada por la vacilación y el miedo a resultados no deseados. Nadie puede estar seguro de lo que resultará de sus elecciones. Debemos hacer nuestro mejor tiro y seguir adelante. Saber que cualquier decisión que tomes moldeará el futuro de alguna manera, abrirá tu mente a las posibilidades y te preparará mentalmente para diferentes resultados.  

Al tomar una decisión importante, pídele a sus amigos o familiares de confianza que te ayuden a orientarte. Recopilar información de conocidos que pueden haber pasado por una situación similar te ayudará a evaluar las posibilidades y seguir adelante. 

A algunos les resulta beneficioso visualizar los resultados de sus elecciones. Imagina los pros y los contras de cada escenario para ayudarte a comprender la situación más a fondo.

Empieza por lo pequeño. Cuando te enfrentes a una gran decisión, divídela en componentes más pequeños y haz una elección cada vez para abordar la decisión final.

Mantén tus ojos en el premio. Establece una meta específica para tu proceso de toma de decisiones que te ayude a guiar sus acciones. Si mantienes el rumbo y aceptas las decisiones que has tomado, te sentirás más satisfecho y recompensado con el resultado.

Aprender a ser más decidido es un proceso. Decidir embarcarse en este viaje es el primer paso hacia el éxito. Si consideras las posibilidades y factores relacionados con tu decisión y haces tu mejor esfuerzo; mantente firme en tu decisión una vez que la hayas tomado; y deja que los errores y fracasos de la vida te ayuden a tomar mejores decisiones en el futuro; ¡Entonces puedes considerarte un campeón en la toma de decisiones!

Ila Bonczek contribuyó a este informe.