Verdad, Inspiración, Esperanza

El impuesto sobre el carbono costará a los agricultores canadienses más de 100.000 dólares al año

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 22 de noviembre de 2022
Una vaca en una granja en Abbotsford, Canadá, en noviembre de 2021. Los agricultores canadienses dijeron a los miembros del Comité Parlamentario de Agricultura que si los aumentos del impuesto al carbono de la Administración Trudeau se implementan por completo, el sobrecosto ascenderá a seis cifras anuales. (Imagen: PHILIP MCLACHLAN/AFP vía Getty Images)

Si el gobierno minoritario del Partido Liberal de Canadá ve que los aumentos deseados del impuesto al carbono entran en vigor, el resultado final será un aumento anual de seis cifras en la factura de impuestos de la granja promedio. 

La cifra fue calculada por el presidente de Western Canadian Wheat Growers, Gunter Jochum, y se la informó al Parlamento durante una reunión del Comité de Agricultura el 2 de noviembre.

“El gobierno quiere aumentar el impuesto [al carbono], lo que le costaría a mi granja la friolera de $136.000 (100.000 dólares) por año para 2030. Esto pondrá en peligro la viabilidad y la sostenibilidad de mi granja”, afirmó Jochum.

Según un informe de marzo de 2022 del medio de comunicación estatal Canadian Broadcasting Corporation, el gobierno de Justin Trudeau tiene la intención de multiplicar por más de 3 el impuesto sobre el carbono -de 50 a 170 dólares por tonelada- para 2030 «con el fin de empujar a los consumidores hacia fuentes de energía más limpias».

MÁS NOTICIAS DE CANADÁ

Jochum le dijo al Comité que incluso al ritmo actual, su granja está gastando $40.000 por año y que, por supuesto, a medida que aumentan los costos de los insumos, aumentan los costos de los bienes y servicios, lo que genera inflación.

Un informe de febrero de 2021 de la revista de la industria agrícola Alberta Farm Express indicó, según datos de la Asociación de Productores Agrícolas de Saskatchewan, que el impuesto al carbono de 126 dólares por tonelada aumentaría el costo de producción y envío de trigo en $9,30 por acre.

“…Ese costo provendrá del costo adicional del propano para secar el trigo y de un recargo que cobrarán CN y CP Rail por llevar el grano de Saskatchewan al puerto”, agregó el artículo.

Parte del sobrecoste provendría de un aumento de casi cinco veces en los recargos ferroviarios.

Sin embargo, esa cifra se vio empequeñecida por el aumento esperado de casi ocho veces en los recargos por carbono aplicados al costo del propano necesario para secar los cultivos.

El agricultor también apuntó al objetivo declarado de reducir el uso de fertilizantes nitrogenados en un 30 por ciento.

Jochum dijo a los funcionarios que, si bien en teoría se podría lograr una reducción del 15 por ciento mediante métodos eficaces, la única forma de alcanzar una reducción del 30 por ciento sería dejar de fertilizar.

El plan de reducción de fertilizantes nitrogenados fue uno de los principales impulsores de las protestas de los agricultores holandeses del verano de 2022 en los Países Bajos.

“¿El recorte de emisiones propuesto reducirá los gases de efecto invernadero? Tal vez en Canadá, pero a nivel internacional, solo representará aproximadamente el 0,0028% del total de gases de efecto invernadero. ¿Esto vale la pena?” Jochum fue citado por True North Canada.

Raymond Orb, presidente de la Asociación de Municipios Rurales de Saskatchewan (SARM), también se dirigió a los miembros del Comité y afirmó que cumplir con los esquemas de reducción de emisiones naturalmente requerirá más equipo, lo que significa más deuda.

“Creo que en este momento el punto principal es que los agricultores en general no tienen esa tecnología disponible. Es muy caro”, afirmó Orb, señalando que los equipos existentes no satisfarán los deseos del gobierno.

“Para pedirnos a los agricultores que nos endeudemos más debido a una política del gobierno federal que nos dice, por un lado, que necesitamos producir más alimentos, y luego se nos dice que debemos reducir nuestras emisiones”, agregó.

“No estamos seguros de cómo podemos hacer eso con la adaptación y el equipo que tenemos en nuestras granjas ahora. Esa es una preocupación que tenemos”.