Verdad, Inspiración, Esperanza

Advierten que el Partido Comunista Chino ha interferido en las elecciones canadienses desde al menos 2019

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 8 de noviembre de 2022
La seguridad del Partido Comunista Chino intenta impedir que se tomen fotos fuera de la embajada canadiense en Pekín en enero de 2019. Fuentes no reveladas dentro de la agencia de espionaje de Canadá proporcionaron documentos a un reportero de los principales medios de comunicación que indican que el primer ministro Justin Trudeau y su gabinete fueron informados en enero de 2022 sobre los detalles de cómo el PCCh ha comprometido a los funcionarios electos desde al menos 2019. (Imagen: GREG BAKER/AFP vía Getty Images)

El Servicio de Inteligencia de Seguridad de Canadá (CSIS) advirtió al primer ministro Justin Trudeau y a los ministros del gabinete del Partido Liberal en enero de 2022 sobre una campaña en curso de interferencia externa en las elecciones federales del Partido Comunista Chino desde al menos 2019, según ha descubierto el nuevo periodismo de investigación.

Citando fuentes mantenidas en el anonimato dentro del CSIS, el conocido periodista de investigación y autor Sam Cooper declaró en un artículo del 7 de noviembre en el medio de comunicación establecido Global News que la agencia de espionaje del país había entregado “una serie de informes y memorandos” a los líderes del país.

MÁS SOBRE LA CORRUPCIÓN DEL PARTIDO COMUNISTA CHINO EN AMÉRICA DEL NORTE

Las fuentes fueron citadas describiendo “los esfuerzos de Beijing para aumentar su influencia y, a su vez, subvertir el proceso democrático de Canadá”.

Las acusaciones son impactantes, como describe Cooper, «una red clandestina de al menos 11 candidatos federales que se postulan en las elecciones de 2019» que supuestamente recibieron fondos del régimen comunista.

Actos potencialmente delictivos tan significativos como:

  • “Pagos a través de intermediarios a candidatos afiliados al Partido Comunista Chino (PCCh)”;
  • “Colocar agentes en las oficinas de los parlamentarios para influir en la política, buscando cooptar y corromper a ex funcionarios canadienses para ganar influencia en Ottawa”; y
  • “Montar campañas agresivas para castigar a los políticos canadienses a quienes la República Popular China (RPC) considera amenazas a sus intereses”. 

Se alega que han ocurrido, escribió Cooper.

Cooper es un periodista de investigación de carrera que pasó años documentando las operaciones de influencia del PCCh durante su tiempo con el nodo de Postmedia Vancouver Sun, una misión que continuó después de unirse a Global News en 2018. 

CSIS a nivel de agencia se negó a proporcionar comentarios a Global sobre el tema, pero «confirmó que ha identificado la interferencia extranjera de la República Popular China en Canadá».

Además, el medio negó que no pudo «confirmar de las fuentes qué ministros del gabinete pudieron haber estado al tanto de los informes ni el momento específico en que se informó que se compartió la información».

Los supuestos detalles de la interferencia electoral parecen girar en torno al Consulado Chino de Toronto, uno de los cinco centros oficiales de la República Popular China de Canadá; los otros son los consulados en Calgary, Vancouver y Montreal, y la Embajada en Ottawa.

Cooper escribió: “La principal de las acusaciones es que el CSIS informó que el consulado chino en Toronto dirigió una gran transferencia clandestina de fondos a una red de al menos once candidatos a las elecciones federales y numerosos agentes de Beijing que trabajaron como personal de su campaña”.

Más significativa es la naturaleza de las reivindicaciones.

El artículo establece que el eje del esquema era nada menos que un miembro no identificado del parlamento provincial de Ontario y un miembro del personal de la campaña electoral, acusado de haber traficado 250.000 dólares en nombre de personas influyentes del Partido Comunista.

Es importante destacar que los informes que vieron Cooper y el equipo de Global News “dijeron que algunos, pero no todos, los miembros de la supuesta red son afiliados conscientes del Partido Comunista Chino”.

En el centro del conflicto se encuentra el Departamento de Trabajo del Frente Unido del PCCh, una conocida red de operaciones de influencia estatal similar a un parásito, cuyos objetivos “pueden incluir políticos, medios, empresas, grupos estudiantiles y comunitarios, y tienen como objetivo consolidar el apoyo a política del PCCh, así como apuntar a los críticos y las causas de los grupos étnicos vistos como ‘venenos’ por el PCCh, como los uigures y los tibetanos”, señaló Cooper.

Cooper también es autor del libro Willful Blindness: How a Network of Narcos, Tycoons and Chinese Communists Party Agents Infiltrated the West, que describe en detalle cómo el UFWD no solo lava el dinero de las drogas obtenido en la notoria epidemia de heroína y fentanilo de Vancouver a través de casinos provinciales de Columbia, pero supuestamente está vinculado a varios funcionarios electos de alto rango, incluido el actual Ministro de Seguridad Pública, Marco Mendicino.

El artículo también señaló que “La inteligencia no concluyó si el CSIS cree que la red influyó con éxito en los resultados de las elecciones de octubre de 2019, dicen las fuentes”.

De particular interés es un dato que se encuentra más adelante en el artículo donde Cooper revela que CSIS en realidad tiene la capacidad de ejecutar órdenes que le permiten a la agencia utilizar «interceptación electrónica de comunicaciones entre funcionarios del consulado chino y políticos y personal canadienses».

El motivo por el que las fuentes dieron un paso al frente se citó en el artículo como “dar a los canadienses una comprensión más clara de los ataques de China al sistema democrático de Canadá”.

La oficina de Trudeau se negó a comentar materialmente sobre cualquiera de las acusaciones cuando Global News lo solicitó, y en su lugar respondió con una declaración repetitiva que decía: «Proteger la seguridad de los canadienses es nuestra máxima prioridad».

El Partido Conservador de la oposición oficial tampoco consideró apropiado comentar el asunto.