Verdad, Inspiración, Esperanza

Crisis fronteriza: el 76% de los migrantes que ingresan a refugios de Nueva York se quedan en la ciudad

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 3 de octubre de 2022
Nueva York migrantes
Venezolanos que cruzan la frontera sur tras subir a un autobús en Texas y ser dejados frente a la residencia de la vicepresidenta Kamala Harris en Washington, D.C., el 15 de septiembre de 2022. Más del 76 por ciento de los migrantes enviados en autobús a la ciudad de Nueva York que entraron en el sistema de refugios para personas sin hogar permanecen, según datos de la ciudad. (Imagen: STEFANI REYNOLDS/AFP vía Getty Images)

La gran mayoría de los migrantes que ingresaron a los Estados Unidos en la frontera sur en medio de una crisis de larga data y han sido transportados en autobús a la ciudad de Nueva York viven fuera de los refugios para personas sin hogar de la ciudad.

La estadística se basa en un cálculo de la oficina del alcalde de que, al 28 de septiembre, más de 11.800 de los 15.500 solicitantes de asilo que ingresaron a los refugios para personas sin hogar de la ciudad continúan permaneciendo, informó el medio de comunicación The City.

La primera subcomisionada del Departamento de Servicios para Personas sin Hogar, Molly Park, declaró durante una audiencia reciente que, simplemente hablando, los inmigrantes indocumentados no califican para los estipendios de asistencia de alquiler para personas sin hogar.

MÁS SOBRE LA POLÍTICA AMERICANA

The City señaló que este punto por sí solo es significativo en todos los ámbitos.

Según los datos del último informe de gestión del alcalde, durante el año fiscal anterior, casi el triple de adultos solteros y casi el cuádruple de familias pudieron escapar del sistema de refugio y encontrar vivienda permanente con el estipendio en comparación con los que no lo tenían.

La publicación compartió la siguiente anécdota, poniendo el estado de las cosas en perspectiva: “Una familia que se hospedó en el Park West Hotel durante tres semanas dijo que no había recibido ayuda de su trabajador social para mudarse a una vivienda más estable. La madre y el padre, que viven con su hijo de 10 años y pidieron no ser identificados por temor a represalias de la gerencia del hotel, dijeron que comparten una cama entre los tres y no reciben mucho más que comida fría al microondas”.

Sin embargo, según los informes, la pareja tiene un empleo remunerado. El esposo trabaja en un hotel en Queens mientras que la madre trabaja en una cadena de comida rápida. Sin embargo, debido a la edad de su hijo, alguien debe estar disponible para cuidarlo cuando no estén, ya que el hotel no permitirá que lo dejen sin supervisión.

El artículo explicaba que para los migrantes de la frontera sur, deben esperar 180 días después de solicitar asilo antes de poder comenzar el proceso de solicitud de un permiso de trabajo.

Otro migrante con el que habló The City reveló al medio que habían encontrado la oportunidad de realizar un trabajo como pintor debajo de la mesa a pesar de no tener derecho a trabajar.

Ya en julio, se citó al alcalde Eric Adams calificando un aumento en la demanda de refugios para personas sin hogar como «sin precedentes», y señaló específicamente que el aumento fue causado por solicitantes de asilo en la crisis migratoria a quienes se les indicó que se presentaran en las instalaciones a su llegada, informó The City.

A principios de septiembre, la oficina de Adams anunció que abriría «Centros de ayuda y respuesta de emergencia humanitaria para apoyar a los cientos de solicitantes de asilo que llegan a la ciudad de Nueva York todos los días desde Texas y otros estados fronterizos».

Un “ejemplo pasado” de una instalación de vivienda para migrantes del “Centro de Respuesta y Alivio de Emergencias Humanitarias” administrada por la ciudad de Nueva York solo para adultos solteros. (Imagen: Oficina del Alcalde)

Las fotografías proporcionadas en el anuncio mostraban una instalación de ejemplo que estaba compuesta por estructuras de carpas y remolques, y las estructuras de las carpas eran simplemente armazones vacíos forrados con catres individuales, muy parecido a un hospital de campaña improvisado.

Las imágenes se remontan a imágenes obtenidas por el equipo de periodistas de investigación Project Veritas en marzo de 2021 que mostraban un campamento de migrantes administrado por el DHS en Donna, Texas, que estaba compuesto por tiendas de campaña divididas en ocho grupos de ocho celdas, donde los migrantes fueron fotografiados durmiendo en montones en el suelo bajo mantas de papel de aluminio en medio de la pseudo-pandemia histérica y medidas de la Enfermedad del Coronavirus 2019 (COVID-19).

Los estados fronterizos de Texas y Arizona llevan meses enviando a los migrantes en autobús a «ciudades santuario» como Nueva York y Washington D.C.

Un informe del 31 de agosto de CNN mostró, basado en datos obtenidos a través de una solicitud de la Ley de Libertad de Información, que solo Texas había pagado más de 12,7 millones de dólares a una compañía de autobuses para transportar a las personas y familias hasta el 9 de agosto.

“Las agencias estatales han proporcionado cifras contradictorias sobre la cantidad exacta de inmigrantes que Texas ha sacado en autobús del estado, que van desde 8,051 a 9,033. Eso equivale a un costo de al menos 1.400 dólares por migrante para transportar”, decía el artículo.

En una opinión contrastante, el medio conservador Breitbart señaló que Texas todavía estaba ahorrando una cantidad significativa de dinero según los datos de 2017 que antecedieron mucho a la crisis fronteriza, que mostraban que los contribuyentes gastaban 11.000 millones al año para manejar a los dos millones de inmigrantes ilegales del estado, lo que representa aproximadamente 5.400 dólares por migrante.

Para Arizona, Breitbart declaró que cada autobús cuesta a los contribuyentes 83.000 dólares, lo que sigue siendo un ahorro a la luz de los $4.700 que cuesta regularmente cada migrante calculado en 2019 por el grupo de reforma migratoria FAIR.