Verdad, Inspiración, Esperanza

El impuesto a las bebidas azucaradas no funciona: Estudio

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 17 de septiembre de 2022
impuesto bebidas azucaradas
En esta ilustración fotográfica, los productos que contienen altos niveles de azúcar se exhiben en un supermercado el 8 de abril de 2016 en Melbourne, Australia. Una nueva investigación de la Universidad de Georgia encontró que el impuesto a las bebidas azucaradas de Filadelfia de 2017 de 1.5 centavos por onza solo ha llevado a las personas a comprar otros tipos de azúcar o viajar a otros códigos postales para hacer sus compras. (Imagen: Luis Ascui/Getty Images)

Un estudio científico reciente ha confirmado lo que muchas personas han entendido intuitivamente o por experiencia: los “impuestos al pecado” del estado niñera, específicamente aquellos que gravan las bebidas azucaradas como las gaseosas, simplemente no funcionan.

Un estudio de agosto publicado por un par de investigadores de la Universidad de Georgia y la Universidad de Indiana en Bloomington utilizó análisis de datos de transacciones de punto de venta (PoS) en Filadelfia, que impuso un fuerte impuesto de 1,5 centavos de dólar por onza a las «bebidas endulzadas destinadas a la reventa» en 2017, para sacar sus conclusiones.

Según el sitio web de la Ciudad, el impuesto se aplica a prácticamente todas las bebidas tipo gaseosa, incluidas las que se comercializan como cero calorías o las que se elaboran con edulcorantes artificiales.

Además, los alimentos a base de lácteos están sujetos al impuesto, a menos que contengan al menos un 50 por ciento de lácteos. Los jugos y las bebidas con temática de frutas también están sujetos a impuestos a menos que sean 100 por ciento jugo de frutas.

MÁS ARTÍCULOS SOBRE EL AZÚCAR

Los autores explicaron en el preámbulo de su estudio: “Los impuestos al pecado son impuestos que gravan artículos que se consideran indeseables. Cumplen el doble propósito de aumentar los ingresos y reducir la demanda de sustancias potencialmente dañinas. Antes de la aprobación de los impuestos a las SSB [bebidas azucaradas] en los EE. UU. en 2015, los impuestos al pecado más comunes eran sobre el tabaco y el alcohol”.

Los investigadores se preguntaron si tales impuestos conducían realmente a una reducción del consumo de azúcar, por lo que recurrieron a los datos de los puntos de venta para comparar las transacciones de los códigos postales locales de Filadelfia con los «artículos considerados como las principales fuentes de azúcar por la Asociación Americana del Corazón» para «ver cómo cambiaban las ventas de estos alimentos tras la introducción del impuesto».

En concreto, las categorías a las que se dirigía eran «azúcar en bruto, mermeladas, jaleas y pastas para untar, fruta enlatada, postres y gelatina y jarabe, galletas saladas, galletas y condimentos», ya que la AHA las señala específicamente como fuentes elevadas de consumo de azúcar.

“Estos artículos abordarían cuestiones relacionadas con la sustitución a lo largo de los mecanismos del antojo de azúcar y la adicción, a diferencia de otras bebidas en las que apagar la sed como motivo de sustitución se confunde con el antojo de azúcar”, afirmaron los investigadores.

¿Y cuál fue exactamente el resultado? El equipo descubrió que, para consternación de los defensores de la legislación del Estado niñera, «hubo un aumento del 4,3% en las ventas de alimentos azucarados en la tienda representativa de Filadelfia».

Además, encontraron «que la cantidad de azúcar comprada de artículos azucarados adicionales aumentó un 3,7% en las tiendas vecinas a Filadelfia».

La cifra es tan significativa que «el aumento del azúcar comprado en los alimentos azucarados adicionales dentro de Filadelfia compensa aproximadamente el 19,1% de la reducción del azúcar comprado en las bebidas».

Las compras de otros artículos con azúcar en lugares cercanos fuera de la ciudad mitigaron un 18,9 por ciento adicional de la disminución del consumo de azúcar del impuesto de Filadelfia, lo que elevó el total a casi un 40 por ciento.

En cuanto a las lecciones aprendidas del estudio, Felipe Lozano-Rojas, autor principal del estudio, solo pudo postular en comentarios dados a la Universidad de Georgia para un comunicado de prensa sobre sus hallazgos, que la solución estaba nuevamente en una legislación más amplia y sólida.

«¿Podemos influir en el comportamiento a través de los impuestos? Sí, pero sólo si se promulga una política a niveles de gobierno más amplios, como el estatal o el nacional, que impida a la gente hacer compras transfronterizas», declaró Rojas.

Rojas, sin embargo, también explicó que, según los datos, las personas de bajos ingresos generalmente consumen una mayor cantidad de bebidas azucaradas, lo que significa que soportan una mayor carga fiscal de las políticas socioeconómicas que los de la clase más acomodada.

El investigador tuvo una buena idea sobre cómo contrarrestar el problema a nivel de política: «Subvencionar el agua, hacerla más accesible, particularmente en lugares donde el agua del grifo no es potable, estas son cosas que podrían facilitar la elección de la opción más saludable».

Rojas agregó: “Si tuviéramos que subsidiar opciones más saludables, especialmente para estos grupos, el impuesto podría funcionar mejor… Creo que este tema requiere una lupa más en estas poblaciones para determinar las causas que impulsan el consumo excesivo de bebidas azucaradas”.