Verdad, Inspiración, Esperanza

Tesla necesita 100.000 millones de dólares para alcanzar la meta de producción de 2020 de Elon Musk

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 29 de agosto de 2022
Vista aérea de una mina de níquel operada por la Compañía Guatemalteca de Niquel en Guatemala, el 25 de octubre de 2021. Tesla necesita $100 mil millones en metales para alcanzar la meta de Elon Musk de 20 millones de autos al año, una marca que el jefe fijó en 2020. ( Imagen: CARLOS ALONZO/AFP vía Getty Images)

La superestrella de los autos eléctricos, Tesla, deberá reunir 100.000 millones de dólares para comprar los metales necesarios para alcanzar la meta establecida por Elon Musk para 2020 de producir 20 millones de autos por año, según muestra un nuevo análisis de datos.

Debido a la creciente inflación subyacente, especialmente para los productores, la cifra es casi el doble de los 44.800 millones de dólares que tenía cuando Musk fijó la meta en un tuit de septiembre de 2020.

En ese momento, Musk declaró que quería que su empresa alcanzara esta cifra para 2030.

Para poner la marca en perspectiva, según los estados financieros del segundo trimestre de Tesla publicados el 20 de julio, el fabricante de automóviles ha producido 563.987 vehículos en todo el mundo hasta ahora en 2022, la mayoría de los cuales se producen en las Gigafábricas de Shanghái y California.

MÁS SOBRE TESLA Y LOS AUTOS ELÉCTRICOS

Los datos del segundo trimestre también representan un aumento anual del 25 por ciento.

El medio de comunicación de la industria Mining.com informó el 27 de agosto sobre el cálculo del costo de la factura de metales de la compañía en base a datos de Benchmark Mineral Intelligence, con sede en Londres, y Adamas Intelligence, de Toronto.

Ambos calcularon que Tesla requeriría 11,1 millones de toneladas de materias primas para producir 20 millones de automóviles.

El medio explicó que la duplicación de los costos de los materiales se debe “principalmente a un sorprendente aumento de 8 veces en el precio del litio durante el período, que en julio promedió más de 60.000 por tonelada. En julio, el litio representó el 46% del costo total, mientras que en septiembre de 2020 fue solo el 11,6%”.

Mining.com también explicó que la cifra de 100.000 millones en realidad es un 30% inferior a los 131.000 millones hace solo unos meses, cuando casi todos los mercados de materias primas se encontraban en la etapa uno de un superciclo inminente, que desde entonces ha disminuido.

“A medida que los fabricantes de automóviles (y el sector de las energías renovables) luchan por el litio, el níquel, el cobalto, el grafito, las tierras raras, el aluminio, el manganeso y el cobre, asegurar el suministro puede ser, en última instancia, un problema mayor que los costos”, se lee en el artículo.

Pero el problema más fundamental, afirma el artículo, es que para que Tesla produzca 20 millones de automóviles con los niveles actuales de tecnología, se necesitaría más litio y grafito que lo que se produjo en todo el mundo en 2021, un tercio de todas las «tierras raras magnéticas» y el 36% de la producción mundial de cobalto.

Sin embargo, Tesla y Musk están trabajando en algunos aspectos del problema del suministro. El 11 de agosto, la revista Fortune informó que la empresa había llegado a un acuerdo con el gobierno de Indonesia para comprar 5.000 millones en níquel durante los próximos cinco años.

Fortune afirmó que Indonesia posee casi una cuarta parte de las reservas mundiales del metal.

Un artículo de 2021, también de Mining.com, explica que cada Tesla producido utiliza aproximadamente 45 kilogramos de níquel y requeriría el 30 por ciento del suministro global para alcanzar su objetivo de 20 millones de automóviles por año.

“Dicho de otra manera, Tesla tendrá que comprar toda la producción de los 6 principales productores: Norilsk, Vale, Jinchuan, Sumitomo, Glencore, BHP y algunos más”, decía el artículo.

Y agregó: «O construir el equivalente a 23 minas como la mina Ambatovy de Sumitomo en Madagascar, a $8.500 millones cada una».

Un artículo de marzo de CNBC sobre el tema citó al consultor de Benchmark Mineral Intelligence, Mark Beveridge, declaró que la tecnología de las baterías «se dirigía hacia» un panorama tecnológico en el que «el 90 por ciento del cátodo es níquel para ciertos tipos de celdas específicas».

El artículo agregó que los sitios mineros de EE. UU. son excepcionalmente limitados, y el más grande es Eagle Mine de Michigan, que se prevé que cierre en 2025.

También está la mina Tamarack planificada en Minnesota, una empresa conjunta entre Talon Metals y Rio Tinto, pero ese esfuerzo está muy lejos de dar sus frutos, ya que aún tiene que completar el proceso de obtención de permisos, afirma el artículo.

CNBC agregó: «La cartera de proyectos para nuevas minas de níquel de alto grado se ha secado en gran medida, y las comunidades a menudo rechazan las propuestas de nuevos proyectos mineros».

Citaba a una abogada, Paula Maccabee, representante de un grupo de activismo medioambiental llamado WaterLegacy, cuyas declaraciones resumían un problema crítico de las operaciones mineras nacionales y la necesidad de un modelo de importación nacional.

Maccabee preguntó: «¿Cuánto níquel llegará a nuestra agua potable? ¿Adónde irá a parar ese níquel tóxico cuando una mina subterránea tenga brechas y fisuras?».