Verdad, Inspiración, Esperanza

El movimiento ‘Tuidang’ chino cuenta con 400 millones de personas que han renunciado al comunismo

Leo Timm es un escritor y traductor que se centra en la política, la sociedad y las relaciones internacionales de China. Sígalo en Twitter en @soil_and_grain.
Published: 4 de agosto de 2022
Tuidang, movimiento de renuncia al comunismo, PCCh
La gente sostiene pancartas con las palabras “Los cielos destruirán al Partido Comunista Chino” en una vigilia en Victoria Park, Hong Kong, el 4 de junio de 2020. (Imagen: Song Bilung/The Epoch Times)

Comentario

Cuatrocientos millones de personas han cortado los lazos con el Partido Comunista Chino (PCCh) desde el comienzo del movimiento pacífico: tui dang (退黨) — “renunciar al Partido”.

El movimiento Tuidang comenzó en noviembre de 2004 con la publicación de los Nueve Comentarios sobre el Partido Comunista, una serie editorial que examina los fundamentos ideológicos y el desgobierno del régimen más mortífero del mundo.

Yi Rong, presidente del Centro Global Tuidang con sede en Flushing, Nueva York, pronunció un discurso en un mitin local el 3 de agosto, el día en que se alcanzó el hito. 

“En este momento, tengo el honor de ofrecer a estos 400 millones de hijos e hijas destacados de la nación china mis más sinceras felicitaciones”, dijo. “Que 400 millones de personas se destaquen y se retiren del PCCh bajo su dictadura totalitaria es un milagro, y seguramente inspirará a más chinos a seguir su ejemplo”.

Renunciar al partido

Tuidang es impulsado en gran parte por seguidores de Falun Gong, una práctica espiritual tradicional que ganó una inmensa popularidad en China durante la década de 1990, pero que fue prohibida y sujeta a una terrible persecución en 1999. A pesar de los esfuerzos del Partido, que van desde la detención y sentencias en campos de trabajo a la ejecución por sustracción de órganos, un informe de 2017 de Freedom House estima que entre 7 y 20 millones de personas todavía practican Falun Gong en China. 

Muchos practicantes de Falun Gong y sus seguidores generan conciencia no solo sobre la campaña del PCCh contra la fe, sino que, basándose en los hechos y las conclusiones establecidas en los Nueve Comentarios, alientan a los chinos comunes a distanciarse del régimen y su ideología. Aquellos que optan por “renunciar al Partido” dan a los voluntarios un nombre real o ficticio, que luego se toma y compila en un sitio web en el extranjero

Una declaración de renuncia, fechada el 2 de agosto, dice:

Con la visita de Pelosi a Taiwán, los frágiles sentimientos del PCCh se han hecho añicos nuevamente… lo ridículo es que el Partido ladra y no muerde, ha estado pidiendo la reunificación militar de Taiwán durante 70 años… es realmente una organización incompetente y malvada. Espero que Taiwán pueda mantenerse firme en la defensa de sus libertades democráticas, no crean en “un país, dos sistemas” o terminarán como Hong Kong”. — Guo Tianqi, de Wuhan, abandona los Jóvenes Pioneros.

En una declaración fechada el 11 de julio, Zheng Xiujuan, médico de la ciudad de Linyi, provincia de Shandong, describió cómo llegó a renunciar a su afiliación al Partido.

Mientras brindaba ayuda durante la pandemia en Linyi, personalmente fui testigo del caos en el sistema hospitalario. El personal médico de primera línea carecía de EPP (equipo de protección personal), pero no se nos permitió decir nada al respecto a pesar de que estaba claro que los suministros se estaban asignando incorrectamente. También somos humanos, pero el PCCh nos dio a las doctoras incluso el más mínimo respeto. Me uní al Partido hace un año y hoy declaro inequívocamente mi retiro del Partido Comunista Chino”. 

Una declaración del 26 de julio de Bo Shan, de Nanjing, expresa la intención del autor de retirarse de la Liga de la Juventud Comunista. 

Dejé la Liga. No hay libertad de prensa, ni libertad de expresión, ni un poder judicial independiente, ni un sistema multipartidista. China no es un país normal, es una abominación”.

Aquellos que promueven Tuidang utilizan una variedad de medios, como repartir volantes o copias de los Nueve Comentarios y literatura relacionada, colocar pancartas en espacios públicos o hablar directamente con otros. Los practicantes de Falun Gong que viven fuera de China también han organizado esfuerzos para llamar a la gente en China, a veces incluso comunicándose con los funcionarios del Partido o su personal.

Renunciando al comunismo 

Debido a la dificultad y las repercusiones prácticas de retirarse formalmente de la afiliación al PCCh o a sus organizaciones juveniles afiliadas (los Jóvenes Pioneros y la Liga de la Juventud Comunista), el movimiento Tuidang tiene como principal objetivo obtener declaraciones que declaren la renuncia personal del participante al Partido y a su ideología marxista.

Si bien el propio PCCh enumera alrededor de 90 millones de miembros, casi todas las poblaciones en edad escolar y adulta son o han sido miembros de la Liga de Pioneros o de la Juventud. Todos los miembros del Partido, los Pioneros o la Liga deben hacer juramentos de dedicación al régimen comunista y sus objetivos, una promesa que anulan los que participan en Tuidang.  

El PCCh fue fundado hace 101 años en Shanghái y tomó el poder en China en 1949 tras derrotar al gobierno republicano tras la Segunda Guerra Mundial. Es responsable de la muerte de aproximadamente 80 millones de chinos y de un colapso demográfico masivo provocado por la brutal política del hijo único, lo que lo convierte en el régimen más mortífero de la historia.

Si bien el Partido hoy aboga por una postura nacionalista junto con «valores fundamentales socialistas», su ideología atea marxista-leninista rechaza los fundamentos espirituales y morales de la civilización china tradicional como «superstición feudal». 

Yi Rong instó a más chinos de todo el mundo a aprovechar la oportunidad de renunciar al Partido y estar a la altura de la antigua herencia de su país, en lugar de ser «los descendientes de Marx y Lenin».

“Mientras nos encontramos en este punto dramático de la historia, preparémonos para dar la bienvenida a una China genuinamente nueva, libre del Partido Comunista”.