Verdad, Inspiración, Esperanza

Otro cohete chino caerá sobre la Tierra y no se sabe dónde; especialistas critican falta de control

Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 27 de julio de 2022
Cohete chino Long March 5B
El cohete que lleva el segundo módulo de China para su estación espacial Tiangong despega del centro espacial Wenchang en el sur de China el 24 de julio de 2022. (Imagen: CNS/AFP a través de Getty Images)

La agencia espacial de China lanzó con éxito su cohete Long March 5B, entregando el módulo de laboratorio Wentian de 22 toneladas a su incipiente estación espacial.

El cohete, con el módulo montado en su parte trasera, despegó del Centro de Lanzamiento Espacial de Wenchang, en Hainan, a las 14:22 hora local del domingo 24 de junio. Llegó a la estación espacial Tiangong del país aproximadamente 13 horas después, según el medio estatal China Daily.

Sin embargo, al igual que en lanzamientos anteriores, la etapa central del cohete permaneció en órbita y ahora está configurada para realizar un reingreso incontrolado a la Tierra. El descenso incontrolado marca la tercera vez que China ha sido criticada por no manejar adecuadamente los desechos espaciales de la etapa de su cohete, lo que resultó en grandes fragmentos de metal que chocaron contra la Tierra. 

RELACIONADO:

“Es un objeto de metal de más de 20 toneladas. Aunque se romperá cuando ingrese a la atmósfera, numerosas piezas, algunas de ellas bastante grandes, alcanzarán la superficie”, dijo a CNN Michael Byers, profesor de la Universidad de Columbia Británica. 

Aunque los desechos espaciales representan un «riesgo extremadamente mínimo» para los humanos, según Byers, es posible que las partes más grandes del cohete puedan causar daños si se rompen en pedazos más pequeños y aterrizan en regiones pobladas.

“Este riesgo es completamente evitable ya que ahora existen tecnologías y diseños de misiones que pueden proporcionar reingresos controlados (generalmente en áreas remotas de los océanos) en lugar de reingresos no controlados y, por lo tanto, completamente aleatorios”, dijo al medio de comunicación en un comunicado enviado por correo electrónico. 

Basura espacial

Pero además de los escombros que caen a la Tierra, también existe el creciente problema de la basura artificial en órbita que representa un riesgo para los satélites y las naves espaciales. 

Según la NASA, hay aproximadamente 27.000 piezas de desechos orbitales, o «basura espacial» que están siendo rastreadas por los sensores de la Red de Vigilancia Espacial (SSN) global del Departamento de Defensa. Sin embargo, no todas las piezas pueden ser monitoreadas continuamente. 

La NASA agregó que «la prueba antisatélite de China de 2007, que usó un misil para destruir un viejo satélite meteorológico, agregó más de 3.500 piezas de escombros grandes rastreables y muchos más escombros más pequeños al problema».

«No es como las cosas de la LEO (órbita terrestre baja), donde el tráfico es elevado, por lo que la basura es un peligro para otras naves espaciales. Pero uno pensaría que sería una buena idea saber dónde hemos arrojado cosas», dijo Jonathan McDowell, astrónomo del Centro Smithsoniano de Astrofísica de Harvard, a Gizmodo el 25 de julio.

Sin embargo, agregó que, “Desafortunadamente, no podemos predecir cuándo o dónde [aterrizarán los escombros]”, pero una etapa de cohete tan grande no debe dejarse en órbita para hacer un reingreso descontrolado; el riesgo para el público no es enorme, pero es más grande de lo que me siento cómodo”.

En mayo de 2020, los escombros de un cohete chino incontrolable cayeron en un área habitada a lo largo de la costa oeste de África, mientras que otro cohete lanzado en abril de 2021 se estrelló en el Océano Índico cerca de las Maldivas.