Verdad, Inspiración, Esperanza

NASA: El cohete que se estrellará en la Luna es de China, no de SpaceX

Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 17 de febrero de 2022
JIUQUAN, CHINA - 29 DE SEPTIEMBRE: Un cohete Long March 2F que transporta el primer módulo de laboratorio espacial del país, Tiangong-1, despega del Centro de Lanzamiento de Satélites de Jiuquan el 29 de septiembre de 2011 en Jiuquan, provincia china de Gansu. El Tiangong-1, no tripulado, permanecerá en órbita durante dos años y se acoplará a las naves espaciales chinas Shenzhou-8, -9 y -10 con el objetivo final de establecer una estación espacial china tripulada. (Foto de Lintao Zhang/Getty Images)

Un trozo de chatarra espacial en curso de colisión con la Luna que inicialmente se pensó que era un cohete Falcon de SpaceX, ahora se cree que es un propulsor vinculado al programa de exploración lunar de China.

El objeto fue hecho público por primera vez por Bill Gray, un investigador independiente especializado en dinámica orbital y desarrollo de software astronómico. Gray identificó la pieza rebelde en 2015 como la segunda etapa de un cohete Falcon de SpaceX, utilizado ese mismo año para lanzar el Observatorio Climático del Espacio Profundo de Estados Unidos, o DSCOVR. 

Aunque sus hallazgos fueron confirmados por varios astrónomos prominentes, después de recibir información de un ingeniero de la NASA, Gray dijo que los datos lo llevaron a reevaluar su conclusión inicial de que la pieza pertenecía a SpaceX. 

«No puedo culpar a SpaceX o a China por hacer lo que todo el mundo ha hecho durante décadas al simplemente ignorar el problema», dijo. «También les diría que si se preocupan por hacerme saber a dónde van sus cosas en primer lugar, podemos evitar este tipo de confusión».

Gray también añadió que el objeto, inicialmente llamado WE0913A por los observadores de asteroides, había pasado por la luna dos días después del lanzamiento de DSCOVR. 

«Yo y otros llegamos a aceptar la identificación con la segunda etapa como correcta. El objeto tenía más o menos el brillo que cabía esperar, y había aparecido en el momento esperado y se movía en una órbita razonable», dijo Gray en una entrada de su blog. 

El cohete llegará a la Luna el 4 de marzo

Tras analizar las órbitas del objeto entre 2016 y 2017, la NASA determinó que la parte del cohete probablemente se lanzó al espacio hace siete años, según un comunicado publicado por la agencia el 15 de febrero. 

Se espera que la etapa del cohete se estrelle contra la Luna a las 7:26 a.m. ET del 4 de marzo, según varios cálculos. Sin embargo, el impacto se producirá en la cara más lejana de la Luna y no será visible desde la Tierra. Además, es probable que el cohete se desintegre en el impacto y cree un cráter de entre 10 y 20 metros de ancho en la superficie. 

«El análisis dirigido por el Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA indica que el objeto que se espera que impacte en la cara oculta de la Luna el 4 de marzo es probablemente el cohete chino Chang’e 5-T1 lanzado en 2014», dijo un portavoz en el comunicado. «No es una segunda etapa de SpaceX Falcon 9 de una misión en 2015 como se informó anteriormente».

Ni los funcionarios de SpaceX ni el Programa de Exploración Lunar de China devolvieron inmediatamente las solicitudes de comentarios. 

LEE TAMBIÉN: La NASA señala preocupaciones por el ‘Starlink’ de Elon Musk, que pondría 30.000 satélites en órbita

Se necesita un mejor control de la basura espacial

La esperada colisión del cohete con la Luna ha suscitado la preocupación por la basura espacial que flota en el espacio profundo. También ha suscitado cuestiones sobre quién rastrea estas piezas rebeldes y qué más se puede hacer para que las agencias sepan qué es exactamente lo que flota cerca de la órbita de la Tierra. 

Jonathan McDowell, astrónomo del Centro Smithsoniano de Astrofísica de Harvard, declaró a The Washington Post que «debemos prestar más atención a la basura que dejamos ahí fuera».

Explicó que «es especialmente difícil para estas cosas en las caóticas órbitas del espacio profundo, donde se recoge algo varios años después de haber sido visto por última vez y se trata de rastrearlo para que coincida con una misión conocida».

McDowell también dijo que la confusión sobre la identificación de la etapa del cohete puso de manifiesto la necesidad de que la NASA y otras agencias espaciales presten más atención en el «seguimiento de la basura en el espacio profundo, en lugar de limitarse a confiar en los limitados recursos de los particulares y los académicos».

Según la NASA, hay entre 30 y 50 objetos perdidos en el espacio profundo que llevan años desaparecidos, pero ninguna agencia espacial ha hecho un seguimiento sistemático de la basura espacial.

«No es como las cosas de la LEO (órbita terrestre baja), donde el tráfico es alto, por lo que la basura es un peligro para otras naves espaciales. Pero se podría pensar que sería una buena idea saber dónde hemos arrojado cosas», añadió McDowell. 

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!