Verdad, Inspiración, Esperanza

Biden planea relajar los aranceles de China mientras crece la inflación

Según los informes, la administración podría desvelar exclusiones sobre 10.000 millones de dólares de los bienes chinos sujetos a aranceles bajo Trump
Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 7 de julio de 2022
aranceles China EEUU Biden
Esta foto tomada el 7 de agosto de 2018 muestra a los trabajadores descargando bolsas de productos químicos en un puerto en Zhangjiagang, ubicado en la provincia oriental china de Jiangsu. (Imagen: JOHANNES EISELE/AFP vía Getty Images)

La administración del presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, insinuó además la reducción de los aranceles sobre los productos chinos luego de una reunión histórica entre los principales funcionarios económicos de los Estados Unidos y China. 

Politico informó el 5 de julio que, según tres funcionarios de la industria y exfuncionarios federales con conocimiento de los planes de la administración, es probable que Biden primero levante un conjunto limitado de aranceles sobre importaciones chinas seleccionadas, antes de reevaluar y aliviar más restricciones con el tiempo. 

El paso inicial podría hacer que se levanten los aranceles sobre los productos chinos por un valor de alrededor de 10.000 millones de dólares, y estar respaldado por un «nuevo proceso de exclusión para que las empresas obtengan un alivio adicional», según el artículo de Politico. 

MÁS SOBRE LOS ARANCELES DE EE. UU. Y CHINA:

El 4 de julio, el Dow Jones predijo que el gobierno de Biden podría anunciar ya la semana que viene si los aranceles van a ser retirados, y si esto se hará durante un periodo de transición, o entrará en vigor inmediatamente.

El 5 de julio, el viceprimer ministro de la República Popular China (RPC), Liu He, y la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, mantuvieron una reunión virtual para tratar temas relacionados con «la evolución macroeconómica y financiera de Estados Unidos y China», así como las «perspectivas económicas mundiales en medio del aumento de los precios de las materias primas y los retos de la seguridad alimentaria», según un comunicado del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

El evento virtual marcó la primera conversación oficial celebrada entre funcionarios chinos y estadounidenses desde octubre, y ahora se entregará a la administración de Biden para que tome la decisión final sobre la eliminación total o parcial de los aranceles. 

El portavoz estatal de prensa de la China comunista, Xinhua, expresó una actitud positiva sobre las conversaciones y calificó la reunión de «constructiva» y de «intercambio de puntos de vista pragmático y sincero». Enfatizó la importancia de levantar “aranceles adicionales a China y sanciones por parte de Estados Unidos, y un trato justo a las empresas chinas”.

Los aranceles impuestos por la administración Trump cubrieron bienes de la República Popular China por un valor aproximado de 730 mil millones de dólares, a partir del verano de 2018 en medio de la postura más dura del ex presidente sobre Beijing, incluido su robo de propiedad intelectual y espionaje económico contra las industrias y empresas privadas estadounidenses. 

Una investigación de la Sección 232 también descubrió que los productos extranjeros representaban una amenaza para la seguridad nacional de Washington y dieron como resultado un aumento del 25 por ciento en los aranceles sobre el acero y un impuesto adicional del 10 por ciento sobre el aluminio importado. 

Beijing respondió entonces con sus propios impuestos sobre las importaciones estadounidenses, imponiendo un aumento del 25 por ciento al aluminio, la soja y ciertas piezas de automóviles y aviones estadounidenses. 

¿Que viene despues?

La Oficina del Representante Comercial de EE. UU. (USTR) anunció el 3 de mayo que comenzaría una revisión legal de los aranceles de China antes de su vencimiento en julio. La revisión es parte de un requisito legal de revisar las tarifas cada cuatro años, y pone la carga sobre las empresas estadounidenses que se benefician de esas tarifas para comunicar si quieren que la política continúe. Luego, las solicitudes desencadenarían una revisión exhaustiva por parte de la oficina comercial e incluirían un período extendido para que el público proporcione comentarios.

El conteo oficial de la USTR muestra que recibió 400 solicitudes de corporaciones estadounidenses instando al gobierno a continuar con los aranceles sobre las importaciones chinas. 

La jefa de la USTR, Katherine Tai, también pareció hacerse eco de estos sentimientos y le dijo a Reuters el 22 de junio que creía que los aranceles eran una «palanca significativa» para ayudar a «mejorar la posición competitiva de la economía estadounidense a mediano y largo plazo».

“Los aranceles de China son, en mi opinión, una importante pieza de influencia, y un negociador comercial nunca se aleja de la influencia”, dijo Tai, y agregó que “esta influencia es un programa estratégico que fortalecerá la competitividad estadounidense y defenderá nuestros intereses en un economía global en la que China seguirá jugando”.

El 5 de julio, el expresidente Donald Trump criticó los llamados a eliminar los aranceles y dijo que sería “un terrible error”, mientras que a principios de junio, United Steelworkers (USW) le escribió a Biden instándolo a no suavizar la postura de Estados Unidos sobre Beijing: 

“Demasiadas empresas estadounidenses no han tomado las medidas necesarias para abordar la amenaza que representan las políticas del Partido Comunista Chino. Muchos… no han respondido a las señales claras y continuas enviadas por el PCCh de que no está interesado en competir, sino en ganar y dominar industrias clave”, dijo el sindicato.

“Nuestro gobierno debe actuar en el interés nacional para fortalecer nuestra economía para el futuro”.

Biden bajo presión para abordar la inflación

Y aunque los políticos se han mantenido en gran medida divididos sobre si levantar los aranceles de China para ayudar a mantener bajos los costos al consumidor, una encuesta realizada por Morning Consult en nombre de la Coalición por una América Próspera el 22 de abril encontró que un abrumador 71 por ciento de los votantes estadounidenses registrados apoyan la continuación de los aranceles. 

La revisión del USTR también se produce antes de las elecciones legislativas de mitad de período en noviembre, en las que la inflación será probablemente un tema importante. Por ello, algunos responsables políticos estadounidenses han pedido una reducción de los aranceles para aliviar a los consumidores que se enfrentan a un aumento de los precios y permitir a los fabricantes estadounidenses tener una oportunidad de competir.

“Hay muchos elementos diferentes en esto”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, durante una sesión informativa el 25 de junio. “Así que queremos asegurarnos de que tenemos el enfoque correcto. Y nuevamente, el equipo [de Biden] está hablando, está resolviendo y están hablando sobre esto”.

Según un boletín de Politico, hasta el 8 de junio, el gobierno de EE. UU. había recaudado más de 140.000 millones de dólares en aranceles sobre productos chinos como resultado de los aranceles, lo que eleva los costos para las empresas y los consumidores de EE. UU.

Yellen también ha mantenido su llamado a la cancelación de al menos algunos aranceles de China en los últimos meses, especialmente cuando la inflación interna subió al nivel más alto en cuatro décadas, alcanzando un máximo de 8,6 por ciento en mayo.