Verdad, Inspiración, Esperanza

La verdad y las lecciones de la masacre de Tiananmén

Leo Timm es un escritor y traductor que se centra en la política, la sociedad y las relaciones internacionales de China. Sígalo en Twitter en @soil_and_grain.
Published: 4 de junio de 2022
plaza Tiananmen masacre beijing
Manifestantes en la Plaza de Tiananmen, Beijing, en mayo de 1989. (Imagen: David Turnley/Getty Images)

En 1989, la China comunista masacró a miles de sus propios habitantes en el centro de Beijing. Los efectos de esa masacre perduran hasta el día de hoy.

Hace más de tres décadas, hubo un breve momento en que el pueblo chino encontró la oportunidad de gobernarse a sí mismo, y casi lo logró. 

En mayo de 1989, durante unas tres semanas, millones de personas de todo Beijing, siguiendo el ejemplo de los estudiantes y profesores de las escuelas de la capital, se manifestaron para oponerse a la corrupción generalizada de los funcionarios del Partido Comunista y para respaldar las crecientes peticiones de reforma política.

Desde el 13 de mayo hasta fin de mes, mientras la dirección del Partido se hacía cargo de la situación y formulaba su reacción, los residentes de Beijing disfrutaron de un ambiente abierto, que se mantuvo ordenado y pacífico a pesar de la desaparición efectiva de la administración estatal. 

Los manifestantes se reunieron en la Plaza de Tiananmén, que se encuentra frente al antiguo complejo del palacio de la Ciudad Prohibida y al este de Zhongnanhai, sede del Partido Comunista Chino (PCCh). 

La policía de tránsito abandonó sus puestos y muchos se unieron a los eventos, recordó el testigo presencial Chen Gang, entonces estudiante universitario. Sin embargo, sus lugares fueron simplemente ocupados por voluntarios. Los lugareños trajeron suministros a los que se manifestaban en la plaza; a pesar del tamaño de la multitud, los suministros se distribuyeron de manera justa y sin disputas. 

“Fue un momento emotivo: nunca esperé que el lema comunista de ‘Asignar los abundantes bienes materiales a la gente según sus necesidades’ se realizaría por primera vez allí en la Plaza de Tiananmén, libre de la organización del Partido”, relató Chen en un pieza documental publicada por The Epoch Times en 2016. 

Los estudiantes que protestan muestran a los soldados chinos informes de sus protestas en un periódico de Beijing. El día anterior, el 20 de mayo, el PCCh había declarado la ley marcial. (Imagen: Peter Turnley/Getty Images)

Las manifestaciones masivas eventualmente terminarían en la Masacre de Tiananmén del 4 de junio, seguida de una ola de represión despiadada contra aquellos que se consideraba que habían desempeñado un papel en el movimiento. El “incidente del 4 de junio” sigue siendo uno de los temas más censurados en China, y muchos lo ven como un hito decisivo en la historia del país, cuando el Partido decidió seguir el camino del autoritarismo marxista-leninista, sin importar el costo.

Sin embargo, en ese momento, todavía había muchas razones para que los chinos, desde ciudadanos comunes hasta reformadores en el liderazgo, albergaran esperanza. 

El espíritu de reforma

A fines de la década de 1980, China era un lugar muy diferente de cómo se desarrollaría en las décadas siguientes. El líder del PCCh, Deng Xiaoping, había instituido la política de “reforma y apertura”, alejando al país de la estricta economía planificada. Como parte de este impulso, Deng permitió que funcionarios de mentalidad liberal ascendieran a los rangos más altos del Partido Comunista. 

Hu Yaobang asumió el cargo de Presidente del Partido y luego Secretario General. Junto con el primer ministro chino Zhao Ziyang, los dos hombres fueron elogiados por Deng como sus «manos izquierda y derecha» en el esfuerzo por modernizar y liberalizar China. 

Fotografía fechada el 1 de septiembre de 1981 en Beijing del entonces presidente del PCCh, Hu Yaobang (R, 1915-89) y Deng Xiaoping (1904-97), quienes tenían el poder de facto en el régimen. (Imagen: AFP vía Getty Images)

Bajo el mandato de Deng -que seguía mandando de facto a pesar de no haber asumido formalmente el liderazgo-, Hu y Zhao, China vio el inicio de su explosivo crecimiento económico. Los chinos de a pie podían ahora crear empresas, un privilegio antes reservado a las compañías estatales. Los contactos con el mundo exterior aumentaron a medida que estudiantes y empresarios salían al extranjero. Se materializó un auge de la cultura popular y la expresión intelectual.

En un país donde la ideología comunista estaba escrita en la constitución y proporcionó el mandato para el régimen autoritario violento del PCCh, las reformas económicas y sociales inevitablemente generaron controversia. Sin embargo, incluso los líderes del Partido no tenían miedo de traspasar los límites. 

Zhao Ziyang redactó planes serios para separar la administración del gobierno chino de la autoridad del PCCh, algo impensable hoy en día. Hu Yaobang, por su parte, cuando se le preguntó qué aspectos de la teoría del líder comunista fundador Mao Zedong eran deseables para la China moderna, respondió que no había ninguno. 

Y sobre el terreno, el ambiente relajado propiciaba la disidencia incluso antes de los acontecimientos de 1989. Desde el «Muro de la Democracia» y los diversos intentos de instituir elecciones locales a finales de la década de 1970 y principios de la de 1980, esta disidencia creció y dio lugar a mayores protestas en favor de reformas al estilo occidental.

Estudiantes en la Plaza de Tiananmen, Beijing, sostienen una pancarta que pide un gobierno representativo. Están al final de una huelga de hambre fallida. (Imagen: Jacques Langevin/Getty Images)

Si bien las protestas de la Plaza de Tiananmén a menudo se recuerdan por su defensa de la democracia y la modernización política, para muchos participantes comunes, sus demandas eran más simples: reducir la corrupción generalizada de los funcionarios del Partido y hacerlos responsables ante el público.  

Tales demandas, ya sea de una mayor representación política o de justicia práctica, alarmaron al Partido Comunista, especialmente a aquellos que ya tenían reservas acerca de desviarse del camino marxista clásico. En 1987, creyendo que Hu había ido demasiado lejos, Deng Xiaoping y otros funcionarios forzaron la renuncia del secretario general, reemplazándolo con Zhao Ziyang. Aunque Zhao fue el arquitecto de la reestructuración económica de Deng y un defensor de la reforma, para millones, la destitución de Hu Yaobang fue una señal ominosa y desagradable.

Una tragedia histórica

Para muchos, Hu había personificado la esperanza de que China pudiera pasar del autoritarismo a la democracia. Dos años después de su retiro forzoso, la muerte de Hu el 15 de abril de 1989 desató una oleada de dolor nacional. 

Sin embargo, lo que comenzó como una conmemoración del reformador fallecido pronto se convirtió en nuevas demandas de cambio democrático. Fuera de Beijing, surgieron protestas en docenas de ciudades chinas en un movimiento que abarcó a decenas de millones. 

Las protestas de 1989 ocurrieron en el contexto de movimientos populares similares que estaban en proceso de derrocar a los regímenes comunistas respaldados por los soviéticos en Europa del Este. Pero a diferencia de lugares como Polonia y Alemania Oriental, donde millones marcharon para derrocar al comunismo por completo, muchos de los manifestantes chinos estaban convencidos de la capacidad del PCCh para cambiar para mejor. 

Dada la posición de Zhao Ziyang, podría haber tomado medidas para ayudar al movimiento democrático, y así lo hizo. Desafortunadamente, estuvo ausente de las reuniones ejecutivas críticas que dieron forma a la reacción del Partido; en un episodio, estaba en una visita de estado a Corea del Norte. Además, los intransigentes del PCCh vieron en los disturbios una apertura, con el alcalde de Beijing Chen Xitong y el primer ministro Li Peng conspirando para pintar las protestas de la manera más alarmante ante Deng. 

Ya el 26 de abril, después de ponerse del lado de estas opiniones de línea dura, Deng Xiaoping había calificado públicamente las protestas de “disturbios”. 

Varios cientos de 200.000 manifestantes estudiantiles a favor de la democracia cara a cara con policías frente al Gran Salón del Pueblo en la Plaza de Tiananmén el 22 de abril de 1989 en Beijing mientras participan en la ceremonia fúnebre del exlíder del Partido Comunista Chino y reformador liberal Hu Yaobang durante un Manifestación no autorizada para llorar su muerte. (Imagen: CATHERINE HENRIETTE/AFP vía Getty Images)

La acusación chocaba con la experiencia del estudiante universitario Chen Gang, que el ambiente entre los manifestantes era pacífico hasta el punto de que “incluso los ladrones renunciaron a robar”.

En particular, el deseo de demostrar que el movimiento democrático no era violento o anti-PCCh fue parcialmente responsable de las escenas de orden que vio Chen Gang en ese momento:

“La capital simplemente estaba fuera del dominio del Partido Comunista”, recordó. “No queriendo dar a las autoridades ninguna excusa para reprimir las manifestaciones, los estudiantes cooperaron para instituir un régimen meticuloso de orden social, empezando por dirigir el tráfico”.

A partir del 20 de mayo, cuando Deng Xiaoping declaró la ley marcial y envió tropas para desalojar a los manifestantes, las masas opusieron resistencia no violenta a las columnas del Ejército Popular de Liberación que ingresaban a la ciudad. 

El estancamiento persistió y empeoró durante las siguientes dos semanas. Finalmente, se enviaron formaciones endurecidas, eliminando a los miles de manifestantes que permanecieron en la Plaza de Tiananmén en la noche entre el 3 y el 4 de junio. 

El secretario general del PCCh, Zhao Ziyang (centro), se dirige a los estudiantes en huelga de hambre a través de un megáfono en la madrugada del 19 de mayo de 1989 en uno de los autobuses en la plaza de Tiananmen. Zhao pronto fue destituido de su cargo. (Imagen: XINHUA/AFP vía Getty Images)

En los últimos días antes de la imposición de la marcialidad, Zhao Ziyang, con su poder menguante, hizo una visita a los estudiantes en la plaza: «Hemos llegado demasiado tarde. Lo sentimos. Hablan de nosotros, nos critican. Todo es necesario».

A raíz de la masacre, Zhao fue destituido de su cargo y puesto bajo arresto domiciliario. Su sucesor, Jiang Zemin, había sido secretario del PCCh en Shanghái. Había sido elegido para el cargo debido a su postura proactiva al cerrar una publicación liberal en Shanghái cuando se negó a autocensurar su cobertura a favor de las manifestaciones.  

‘Matar a 200.000 a cambio de 20 años de estabilidad’

En Occidente, la foto del solitario “Tank Man” (hombre del tanque) de pie junto a una columna de tanques del EPL que avanzan en las calles es un símbolo de resistencia bien reconocido. Pero para la mayoría de los chinos de hoy, que viven 30 años después del derramamiento de sangre que ocurrió en el centro de la capital de su nación, el legado de Tiananmén es un episodio fantasmal de la historia, dividido entre voces activistas, propaganda del régimen y recuerdos que se desvanecen. 

Hasta hace poco, con la prohibición de las actividades de duelo por las víctimas de Tiananmén en Hong Kong, la gente de la antigua colonia británica organizaba diligentemente reuniones conmemorativas todos los años. En China continental, los acontecimientos del 4 de junio de 1989 están sujetos a un ejercicio orwelliano de control de la realidad y revisionismo histórico en China continental. 

Además de censurar toda la información disponible sobre las protestas, los trolls de Internet pagados por el PCCh, conocidos como wumao, enturbian aún más las aguas al ofrecer versiones falsas o engañosas de las protestas. Y lo que no puede negarse simplemente se descarta como irrelevante en el gran flujo del supuesto ascenso de China. 

En los años posteriores a la Masacre de Tiananmen, Deng Xiaoping reanudó sus reformas, aunque el contenido político ahora era un tercer raíl: en un infame discurso, Deng afirmó que valía la pena “matar a 200.000 personas a cambio de 20 años de estabilidad”. Sin duda, esta era una cifra exagerada, basada en la convención china de contar grandes números por decenas de miles. Pero el punto estaba claro: ganar dinero estaba bien, siempre y cuando no interfiriera con el gobierno del Partido Comunista. 

La lógica de Deng se ha representado a una escala dramática y con una intensidad alucinante. A partir de la década de 1990, bajo el liderazgo del líder del PCCh, Jiang Zemin, a los funcionarios del Partido se les permitió oficialmente involucrarse en los negocios, uniendo el autoritarismo del Partido Comunista con el comercialismo total. Jiang instó a los cuadros a “mantenerse callados y hacer grandes fortunas”, algo que hicieron a toda costa. 

Bajo el manto del ascenso económico de China, de tener un PIB comparable en tamaño al de Tokio en la década de 1990 a ser el segundo en el lugar detrás de Estados Unidos, el PCCh solo reforzó sus medios totalitarios. La persecución de Jiang Zemin a la popular práctica espiritual Falun Gong abrió la puerta a la represión de otros grupos políticamente indeseables, y la afluencia de dinero le dio a Beijing acceso a una amplia gama de mejoras para su estado autoritario moderno. La lista va desde chips de computadora de origen occidental utilizados en los sistemas de vigilancia masiva construidos por Huawei, hasta medicamentos inmunosupresores para trasplantes de órganos extraídos de prisioneros de conciencia. 

Las consecuencias de Tiananmen y el final sangriento de la reforma política son evidentes. Al igual que las democracias occidentales avanzadas, China se ha convertido en una sociedad cada vez más materialista, con niveles de consumo y veneración del estatus socioeconómico en constante aumento. El Partido Comunista ya no pretende representar al pueblo por sus méritos marxistas, sino en función de lo rico que pueda hacerlo. 

LEE MÁS: