Verdad, Inspiración, Esperanza

La Atlántida y el Diluvio Universal: ¿mitos conectados por la realidad?

Simone Jonker trabajó en NTD Inspired durante dos años. Escribió artículos light e historias inspiradoras.
Published: 29 de abril de 2022
La historia y la arqueología de la Atlántida son fascinantes. ¿Está basado en la realidad? ¿Fue Atlantis una colonia extraterrestre, un portal a un universo paralelo o una entidad surrealista? (Imagen: George Grie a través de Wikimedia Commons CC BY-SA 4.0)

Los vastos secretos del universo nunca serán plenamente comprendidos por la humanidad, pero los antiguos mitos y tradiciones pueden ofrecer una visión de nuestra historia y destino. La ciudad perdida de la Atlántida y el Diluvio Universal, una historia que se encuentra en muchas culturas, pero con sorprendentes similitudes, son dos de esos mitos. Que sean meros mitos o que tengan alguna base en la realidad puede no ser tan importante como el mensaje que podemos extraer de ellos.

La Atlántida es objeto de muchas leyendas. El Timeo y el Critias de Platón, escritos hacia el año 330 a.C., son las fuentes de información más auténticas. Platón afirma que los orígenes de la historia de la Atlántida se remontan a los sacerdotes egipcios de Sais, una ciudad del Nilo que durante mucho tiempo albergó a la diosa de la creación Neith.

La historia de la Atlántida y su desaparición

La historia de la Atlántida y sus habitantes está repleta de teorías. En la Biblia, se describe como una nación muy avanzada y la fundación de nuevos oficios, habilidades y tecnologías. Podría ser que la omnipresente narración de esa historia antigua provocara la idea de la Atlántida; sin embargo, la Biblia sólo menciona una ciudad que se hundió bajo el mar. Algunos creían que se trataba de la Atlántida, aunque en el momento de su fundación se llamaba Enoch.

Cuando los dioses dividieron el globo en partes, la isla de la Atlántida fue asignada a Poseidón, quien residía allí con la descendencia que había tenido con una mujer mortal. (Imagen: CGP Gray a través de Flickr CC BY 2.0)

Según la mitología griega primitiva, la isla principal de la Atlántida fue creada por el dios del mar Poseidón. Poseidón y Cleito, su pareja mortal, tuvieron cinco pares de gemelos varones, y Poseidón dividió su tierra en diez partes, dando a su primer hijo, Atlas, la isla de la Atlántida para que la gobernara.

La Atlántida prosperó y fue inmensamente avanzada. Intentó conquistar toda la región mediterránea, pero finalmente, en una batalla épica con los atenienses, fue expulsada a su tierra natal.

Cuando los dioses vieron que la otrora honorable raza se había corrompido por la codicia, provocaron la destrucción de la isla. Según la leyenda, al día siguiente la ciudad sufrió una tremenda catástrofe que la hizo hundirse en el agua y desaparecer.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES:

¿Dónde está ahora la Atlántida?

Durante mucho tiempo se creyó que la Atlántida no existía. La ciudad hundida nunca se ha encontrado en el fondo del océano a pesar de las numerosas búsquedas, por lo que muchos creen que la historia de la Atlántida es simplemente un mito inventado para ilustrar las opiniones de Platón sobre la guerra y la corrupción.

Sin embargo, en el siglo XIX, Heinrich Schliemann demostró que Troya no fue imaginada por Homero; y los que creen en la Atlántida siguen buscándola también.

Una ubicación en el océano Atlántico tiene ciertamente su atractivo como tocayo, pero la mayoría de los lugares propuestos históricamente están en el mar Mediterráneo o cerca de él, y se especula mucho sobre si la isla se basó en Cerdeña.

Se decía que el continente de la Atlántida estaba situado en el área que ahora llamamos océano Atlántico. África Oriental era un vecino. (Imagen: Ignatius Donnelly a través de Wikimedia Commons Dominio público).

El misterio de la Atlántida continúa desconcertándonos en el presente. Nadie sabe exactamente cuándo o dónde desapareció la Atlántida bajo las olas, si es que existió la legendaria ciudad.

Un paraíso legendario destruido

En su libro Atlantis, Edgar Cayce ofrece una fascinante visión de la ciudad perdida basada en sus visiones clarividentes. Describió un potente cristal que impulsaba aeronaves capaces de planear por los cielos, bajo el agua e incluso en el espacio. Los cuerpos de los atlantes se rejuvenecían con frecuencia, lo que les permitía vivir cientos de años más que nosotros, y tenían habilidades extraordinarias, como el control del clima.

También menciona que se cree que los habitantes originales de la Atlántida son de origen extraterrestre y que llegaron allí hace unos 50.000 años desde el sistema estelar de Lyria. Cuenta cómo la corrupción hizo que esta magnífica sociedad cayera en desgracia y que perdiera su gran influencia; y describe cómo se devastó a sí misma y al continente en el proceso.

En la novela infantil de Charles Kingsley, The Water-Babies (1863), la leyenda de la Atlántida se combina con la de la Isla de las Hadas de San Brandán, una «gran tierra» que se hundió bajo las olas al oeste de Irlanda. Kingsley sugiere que aún se pueden encontrar rastros de la Atlántida en las extrañas flores de esta tierra, como el brezo de Cornualles y la moneywort de Cornualles, descritas como «señales de hadas dejadas para los hombres sabios y los niños buenos».

Los bebés del agua: un cuento de hadas para un bebé de la tierra (1915) Boston: Houghton Mifflin (Imagen: por Charles Kingsley a través de Wikimedia Commons Dominio público)

Varios relatos de un «Gran Diluvio»

Existen muchos mitos sobre el diluvio, desde los inuits de Alaska hasta los canarios de Ecuador, pasando por otros países de América, Asia, Egipto, Europa y Australia; básicamente en todo el mundo. Parece difícil descartar que se trate de una ficción.

El Libro de los Gigantes data del siglo III a.C. y se parece al Libro de Enoc. Comienza con una descripción de la caída de los Vigilantes, los ángeles que cayeron y produjeron los híbridos ángel-humano conocidos como Nephilim. Los versículos ilustran el alcance de la maldad antes del diluvio, justificando la ira de Dios. En el Libro de Enoc, Enoc predice que Noé y su familia sobrevivirían al Diluvio Universal y conservarían las Escrituras.

Muchos eruditos bíblicos creen que la historia del Arca de Noé se inspiró en relatos míticos sobre el diluvio originados en la cercana Mesopotamia, como la Epopeya de Gilgamesh. Estas antiguas narraciones ya se habían convertido en folclore siglos antes de que Noé apareciera en la Biblia.

El arqueólogo bíblico Eric Cline comparó las primeras historias mesopotámicas con las del diluvio de Noé, que los dioses enviaron para acabar con los humanos. «Hay un hombre que eligen para sobrevivir. Construye un barco y trae animales y aterriza en una montaña y vive feliz para siempre. Yo diría que es la misma historia», dijo.

No hay consenso entre los estudiosos sobre si el diluvio bíblico fue mayor o menor que nuestras catástrofes modernas, como el tsunami de 2004 que destruyó aldeas a lo largo de las costas de 11 países que rodean el océano Índico; pero sí creen que las experiencias de la gente en la antigüedad fueron similares a las nuestras.

LEE TAMBIÉN:

«Si eres testigo de una terrible catástrofe natural, sí, quieres una explicación científica de por qué ha ocurrido», dice Karen Armstrong, autora de «Una historia de Dios». Pero también necesitas algo que te ayude a mitigar tu dolor, tu angustia y tu rabia. Y es aquí donde el mito nos ayuda a superarlo».

La historia de Noé puede ser históricamente exacta o no, pero Armstrong cree que es relevante para nuestra situación actual en la Tierra. Lo creas o no, la mitología puede proporcionar una visión de cómo vivir una vida mejor, conectar con un reino espiritual superior y construir relaciones más fuertes.

Edgar Cayce creía que la ciudad perdida saldría un día del océano, al igual que el sol lo hace del mar. Además, decía que las almas atlantes regresarían para dar paso a una nueva época de humanidad renovada.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES: