Verdad, Inspiración, Esperanza

Cahokia de América del Norte: una ciudad perdida con vistas cósmicas

Published: 4 de abril de 2022
Cahokia fue la ciudad antigua más grande de Norteamérica, conocida por su avanzada arquitectura y el significado espiritual de su diseño. Sin embargo, fue abandonada repentinamente y aún se desconoce el motivo. (Imagen: Herb Roe vía Wikimedia Commons CC BY-SA 4.0)

Cahokia fue la mayor ciudad de Norteamérica antes de la llegada de los europeos al Nuevo Mundo. También llamada la «Ciudad del Sol», este emplazamiento albergaba a unas 20.000 personas en el año 1050 d.C., siendo uno de los asentamientos más grandes e influyentes del continente, casi tan grandioso como las ciudades precolombinas de México.

El avanzado desarrollo de esta antigua ciudad es casi tan sorprendente como su repentina desaparición. Cahokia cubría un área de nueve millas cuadradas en el suroeste de Illinois, entre East St. Louis y Collinsville, pero a finales del siglo XIV, la espléndida y vibrante ciudad estaba desierta y los investigadores no saben por qué.

No se han encontrado pruebas que apoyen ninguna de las diversas teorías sobre su misteriosa desaparición. Sin embargo, las investigaciones actuales permiten conocer mejor esta fascinante ciudad y la visión del mundo de sus habitantes.

Arquitectura muy avanzada

Cahokia puede identificarse fácilmente en los libros de historia por su distintiva arquitectura. En medio de las vastas praderas, más de un centenar de montículos artificiales se alzaban monumentalmente, acompañados de animadas plazas, barrios comunales y lugares ceremoniales. Sus enormes montículos son especialmente meritorios teniendo en cuenta la tecnología de la Edad de Piedra que empleaban los cahokianos.

Una ilustración de 1882 de Monks Mound, la estructura más grande de Cahokia. (Imagen: W. R. Brink & Co. a través de Wikimedia Commons)

Al no disponer de metalurgia ni de animales de trabajo, los montículos eran construidos por miles de personas que recogían y trasladaban la tierra en cestas tejidas, a veces durante décadas. Las investigaciones revelaron que el montículo de los monjes, la mayor y principal estructura de la ciudad, requirió 55 millones de pies cúbicos de tierra, transportada por miles de personas en cestas con pesos de aproximadamente 50 libras.

Los Woodhenges eran otra parte del paisaje de la ciudad, apareciendo como cinco grandes círculos de madera utilizados comúnmente con fines rituales, ceremoniales y astronómicos. Se cree que erigirlos era una tarea laboriosa, ya que implicaba esfuerzos coordinados para cavar, alinear, medir y colocar grandes postes de cedro rojo.

Una ciudad alineada con el cosmos

La ciudad parece haber sido cuidadosamente diseñada, ya que su trazado parece llevar mensajes simbólicos. Aunque se sabe poco sobre las creencias religiosas de los cahokianos, la meticulosa colocación de sus montículos, plazas y maderas revela que el paisaje se construyó siguiendo un modelo cósmico.

En Cahokia, cada una de sus plazas y montículos estaba alineada con los puntos cardinales. El inmenso Montículo de los Monjes, también alineado con los puntos cardinales, estaba situado en el cruce de las plazas y también estaba alineado con todos los demás montículos menores.

En la desorientadora inmensidad de la pradera, la ciudad ocupaba un lugar propio e inmutable en el cosmos, donde la estrella polar podía servir de fiel guía y los cuerpos celestes anunciaban los cambios de estación.

Woodhenge de Cahokia al amanecer. (Imagen: Julia King a través de Wikimedia Commons)

El filósofo moral suizo Henri-Frédéric Amiel dijo una vez: «El paisaje es una condición del espíritu». Teniendo en cuenta que los montículos y círculos de madera de Cahokia se utilizaban normalmente para ceremonias sagradas y observaciones astronómicas, la historiadora de la arquitectura Sally A. Kitt Chappell creía que los cahokianos crearon estas estructuras para satisfacer sus necesidades espirituales.

Chappell también concluyó que la gran altura de los montículos se debía a su deseo de sentirse más cerca del cielo, algo que la topografía plana de su territorio no podía proporcionar.

Geografía sagrada

La observación del cielo era un componente esencial de la vida de muchos grupos nativos americanos, y los cahokianos no eran una excepción. Mediante la observación astronómica, estudiaban la conexión entre el cielo y los fenómenos culturales y naturales de la Tierra.

La observación del cielo en la antigüedad era un componente empírico para construir paisajes como réplicas virtuales del universo ordenado. (Imagen: Jordan Condon vía Wikimedia Commons)

El diseño de Cahokia era un reflejo de sus creencias. El poblado era un microcosmos en sí mismo, con el centro del poblado como centro del mundo, y cada una de sus piezas perfectamente alineadas con los elementos del Universo. Su paisaje servía de materialización de su visión espiritual, así como de dispositivo de enseñanza para que las generaciones más jóvenes comprendieran su lugar en el Cosmos.

El trazado de la ciudad no sólo seguía orientaciones horizontales según los puntos cardinales, sino también orientaciones verticales basadas en sus creencias sobre el mundo superior y el mundo inferior. La inmensidad de los montículos establecía la distinción entre la tierra inferior y la cima sagrada, y la rampa ascendente unía estos dos opuestos cósmicos, asemejando una escalera al cielo.

La observación del cielo en la antigüedad era un componente empírico para construir paisajes como réplicas virtuales del universo ordenado. (Imagen: Jordan Condon a través de Wikimedia Commons)

La altura de los montículos también servía como expresión del orden civil. Los miembros de la élite tenían sus casas en montículos de tamaño medio y, del mismo modo, el jefe de la ciudad ejercía su poder desde la cima del montículo de plataforma más grande.

Teorías sobre su desaparición

La razón por la que Cahokia fue abandonada sigue siendo un misterio. Una teoría sostenía que la dependencia de la ciudad de la madera dio lugar a la deforestación, lo que provocó la erosión y las inundaciones locales que hicieron que el terreno fuera menos habitable. Pero esta teoría fue descartada cuando los investigadores analizaron núcleos de sedimentos, descubriendo que el suelo habría seguido siendo fértil tras la caída de la ciudad.

También se descartó la enfermedad como causa, ya que los europeos no llegaron hasta mucho después. La guerra con los grupos vecinos sigue siendo una hipótesis en estudio.

En las últimas décadas, el ecocidio se ha utilizado para explicar muchos de los misterios del pasado. Sin embargo, los expertos advierten que este punto de vista reduce el alcance de la investigación. «Al eliminar esta posibilidad, nos desplaza hacia otras explicaciones y exige que busquemos otras vías de investigación», dijo Tristram Kidder, arqueólogo y profesor de la Universidad de Washington en San Luis.

Los montículos de Cahokia son Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. (Imagen: Prayitno vía Wikimedia Commons)

Cahokia hoy

Los montículos de Cahokia son un monumento histórico nacional y uno de los 24 lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en Estados Unidos. En la actualidad, el Museo y Centro de Interpretación de Cahokia recibe cada año millones de visitantes que desean conocer esta civilización perdida a través de inspiradoras galerías de exposiciones, memorables visitas guiadas y programas educativos interactivos.

LEE TAMBIÉN:
Civilizaciones perdidas – ¿Hubo culturas prehistóricas industrializadas?
Descifrando el misterio del colapso de la civilización maya