Verdad, Inspiración, Esperanza

Árboles que hablan – Hábitos Comunes y Altruistas del Bosque

Simone Jonker trabajó en NTD Inspired durante dos años. Escribió artículos light e historias inspiradoras.
Published: 25 de abril de 2022
Bosque natural con árboles crecidos, pequeños arbolitos y troncos caídos (Imagen: Matthias Groeneveld vía Pexels)

Según Peter Wohleben, autor del best seller La vida oculta de los árboles: cómo sienten, cómo se comunican, entender cómo se comunican los árboles entre sí puede ayudarnos a entendernos mejor a nosotros mismos y al mundo que nos rodea. Los árboles incluidos en su historia son árboles con características «similares a las humanas», «árboles que hablan» y árboles que a veces «caminan».

Situado en las montañas de Eifel, al oeste de Alemania, Wolfleben gestiona el bosque de la reserva natural desde 2006. El bosque está rodeado de extensos robledales y hayedos. En estas vastas arboledas sagradas, la comunicación etérea se produce a través del olor, el sabor y los impulsos eléctricos, creando una atmósfera misteriosa y encantadora.

En su experiencia con los árboles, Wohlleben se dio cuenta de los «dramas cotidianos y las conmovedoras historias de amor» de los árboles. En la verdadera tradición alemana, este concepto de la vida oculta de los árboles es lo que podría llamarse una ética forestal, que permite que los bosques crezcan hasta alcanzar enormes proporciones mediante asociaciones, familias extensas y contactos con sus habitantes.

En su investigación, Suzanne Simard descubrió que un «árbol madre» es una figura central en un bosque, que se comunica y protege a los árboles y arbolitos que lo rodean. (Imagen: dominio público de Wikimedia Commons)

Con el objetivo de elevar el nivel ecológico, Wohlleben considera que los monocultivos y la maquinaria pesada son los villanos. Con una gestión orientada a la preservación de los bosques inalterados, los árboles pueden satisfacer sus «necesidades sociales», transmitir sus conocimientos a las generaciones futuras y envejecer «con dignidad».

Como guarda forestal, Wohlleben se encarga de cortar los árboles a mano y retirarlos a caballo en lugar de utilizar maquinaria pesada, lo que protege los sistemas de raíces subterráneas y las redes de hongos que permiten a las plantas compartir nutrientes y sustancias químicas. En su opinión, el ser humano debería y podría gestionar los bosques de forma similar. La ecología no es pasiva; es dinámica, y los ecosistemas contribuyen activamente a su complejidad, resistencia y supervivencia.

La ecología es dinámica y compleja. La sombra proporcionada por los árboles de un bosque juega un papel importante en sus arroyos, lo que permite que los peces se reproduzcan. (Imagen a través de Pexels)

El examen revelador de Wohlleben de nuestros primeros compañeros nos desafía a ver con nuevos ojos lo que hemos dado por sentado durante eones.

LEE TAMBIÉN: Maneras positivas de tratar con personas negativas

Regalos de sabiduría

Dos enormes hayas se encuentran una al lado de la otra en lo profundo del bosque. A pesar de sus escasas copas invernales, parecen tener cuidado de no invadir el espacio del otro. «Estos dos son viejos amigos, son muy considerados al compartir la luz del sol y sus sistemas de raíces están estrechamente conectados. En casos como éste, cuando uno muere, el otro suele morir poco después, porque dependen el uno del otro», dice Wolfleben.

El trabajo de Darwin inculcó la idea de que los árboles, entre otras especies, compiten por los recursos, y los ganadores son los supervivientes. La industria maderera crea así bosques en los que cada árbol tiene su «espacio óptimo», pero este escenario artificial dista mucho de ser ideal.

Bosque de Eifel, Alemania Occidental, donde el silvicultor y autor Peter Wohleben ha observado notables características humanas en las relaciones de los árboles. (Imagen: Wikipedia CC BY-SA 3.0)

Wohlleben explica la diferencia entre los bosques cultivados y los naturales, describiendo que los árboles son capaces de planificar con antelación para fomentar el mejor entorno para su vida.

En los bosques naturales, los árboles crean «amistades». Observa que los abedules se cuidan unos a otros, y «cuidan a los suyos, y ayudan a los enfermos y débiles a levantarse. Incluso son reacios a abandonar a sus muertos», afirma. La investigación científica de Suzanne Simard también demostró que «los árboles son más altruistas que competitivos».

En los bosques cultivados, los árboles se plantan a intervalos regulares y se convierten en «solitarios» que «sufren por su aislamiento».

Una red que abarca todo el bosque

Al entrelazar sus raíces y compartir redes de hongos alrededor de sus raíces, los árboles vecinos actúan como un sistema nervioso ampliado. «Todos los árboles aquí, y en todos los bosques que no están demasiado dañados, están conectados entre sí a través de redes fúngicas subterráneas». dice Wohlleben. «Algunos lo llaman la ‘red del bosque'».

En su investigación sobre las redes de hongos, Suzanne Simard, profesora de ecología forestal de la Universidad de la Columbia Británica, descubrió que en el centro de la red de hongos, un «árbol madre» ayuda a coordinar la poderosa red que cura, alimenta y sostiene al resto del bosque. Se ha descubierto que el árbol «madre» o «centro» proporciona agua y avisa del peligro a los árboles jóvenes.

«Al conectarse con todos los árboles de diferentes edades, (los árboles madre) pueden facilitar el crecimiento de estos plantones del sotobosque», explica.

Según Peter Wolfleben, autor de The Hidden Life of Trees: What They Feel, How They Communicate, los árboles tienen relaciones sociales complejas y les gusta “acurrucarse”. (Imagen de Justin Meissen vía Flickr (CC BY-SA 2.0)

Crecimiento y respuesta deliberadamente lentos

Los árboles existen en su propia escala de tiempo. Hay un abeto en Suecia que tiene 9.500 años; es uno de los árboles más antiguos de la Tierra. Disponer de tanto tiempo permite a los árboles hacer cosas a su propio ritmo. Los impulsos eléctricos que pasan por la raíz de un árbol, por ejemplo, se mueven a un ritmo de un tercio de pulgada por segundo.

Wohlleben es un defensor del crecimiento lento, pues cree que da lugar a vetas o anillos más apretados que son más capaces de luchar contra las amenazas naturales. Los árboles de crecimiento rápido en las plantaciones de monocultivo son muy susceptibles a las plagas y las tormentas. «Talar un bosque antiguo y sustituirlo por un monocultivo es un mal», afirma.

Wohlleben afirma que los árboles sienten «dolor» cuando los animales rozan sus hojas, y el Dr. Simard descubrió que pueden advertirse del peligro con señales químicas enviadas a través de las redes de hongos que rodean las puntas de sus raíces. Cuando una jirafa se come una acacia, por ejemplo, el árbol produce una advertencia química que otros árboles pueden «oler», provocando la liberación de una toxina que disuade a las jirafas.

El pastoreo de las jirafas puede hacer que los árboles de acacia envíen una señal a sus parientes, lo que desencadena una amplia liberación de toxinas para evitar daños mayores. (Imagen: Hijo de Groucho vía Flickr CC BY 2.0)

Wohlleben afirma que algunos árboles «acuerdan de antemano» un calendario de reproducción irregular, para evitar que los herbívoros dependan de ellos para alimentarse. Un suministro regular de alimentos conduciría a una superpoblación que podría diezmar el bosque; así que los árboles cortan las raciones para protegerse.

Repensar la ciencia

En su nuevo libro Finding the Mother Tree: Discovering the Wisdom of the Forest, Simard ilustra que la investigación científica no consiste simplemente en números y conferencias, sino en un viaje de reflexión que depende tanto de la naturaleza de la mente humana como de las pruebas precisas.

Aunque se observaron vibraciones ultrasónicas en los troncos de los árboles cuando se interrumpe el movimiento del agua de las raíces a las hojas, según Wohlleben, los científicos consideraban estos ruidos como «puramente mecánicos» y «probablemente sin sentido».

«Cuando pienso en los resultados del estudio… me parece que estas vibraciones pueden ser mucho más que simples vibraciones: podrían ser gritos de sed». Los árboles pueden estar diciendo a sus colegas que los niveles de agua son bajos, dijo.

Es fácil que nos distanciemos del bosque, que es esencial para nuestra existencia y que nos une a ella. Cuando aprendamos a vivir en armonía con el medio ambiente, conseguiremos logros mucho mayores que los conocimientos técnicos y los beneficios económicos.

Dar es recibir. Recibir es dar.

Enseñar es aprender. Aprender es enseñar.

Amar es ser amado. Ser amado es amar

En este mundo, no puede haber ninguna persona o lugar o cosa o incluso un momento en el tiempo que sólo reciba o sólo dé.

Y si lo hay, es para que lo sanemos.

The Rebbe