Verdad, Inspiración, Esperanza

China pone en marcha un plan de pensiones privado para hacer frente a los retos económicos derivados del envejecimiento de la población

Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 23 de abril de 2022
Colección de papel moneda mundial el 16 de diciembre de 2021 en Londres, Inglaterra. (Imagen: Peter Dazeley a través de Getty Images)

En una importante medida para hacer frente a la creciente población anciana de China, Beijing ha presentado un plan de pensiones privado que permitirá a los ciudadanos invertir sus fondos de jubilación en cuentas de planes de pensiones. El plan también les permitirá optar por una variedad de productos financieros y de inversión diferentes.

Según el plan, los empleados podrán aportar hasta 12.000 yuanes (1.863 dólares) al año a su fondo de pensiones, según anunció el gobierno chino el 21 de abril en un documento político publicado en Internet.

También podrán acogerse al plan los empleados urbanos que ya cotizan a su seguro básico de pensiones en el sistema estatal de seguridad social.

Antes del lanzamiento, tanto los empleados como los empresarios contribuían con cantidades fijas en los planes de pensiones estatales. Sin embargo, en el nuevo plan de pensiones privado, se abrirán cuentas en bancos comerciales e instituciones financieras designadas, y los inversores podrán acceder a esos fondos en cualquier momento, según la nota.

LECTURA RELACIONADA:

El proyecto marca el lanzamiento oficial del sector de las pensiones privadas de China tras casi cuatro años de pruebas piloto, y se espera que atraiga a aseguradoras y gestores de activos extranjeros para que inviertan en la nación más poblada del mundo.

El plan de pensiones pretende «aumentar el ahorro para la jubilación»

«A medio y largo plazo, la nueva política beneficiará al mercado de la jubilación, ya que ayudará a acumular más ingresos para la jubilación, aumentando los ahorros de los residentes para la jubilación, así como la conciencia de inversión», dijo a Reuters Leo Shen, jefe de negocios de gestión de fondos en China con sede en Shanghai, de Allianz Global Investors.

Bajo el nuevo plan, el gobierno también ajustará la contribución máxima permitida bajo sus políticas, de acuerdo con las condiciones económicas. Según el desglose de la política, el plan se pondrá en marcha con pruebas de un año de duración en ciudades seleccionadas antes de aplicarse en todo el país.

El anuncio también añade que los fondos depositados en las cuentas pueden invertirse en determinados productos financieros, como productos bancarios de gestión de patrimonios, depósitos y acciones públicas. Sin embargo, los inversores deben asumir los riesgos correspondientes.

Dudas entre los jubilados

Los responsables de las nuevas políticas han dicho que el mayor reto consiste en convencer a los individuos de que «reserven parte de sus ingresos e inviertan en estos planes». En 2021, la renta disponible per cápita en todo el país era de 35.128 yuanes (5.402 dólares), según un informe del South China Morning Post.

Para fomentar la participación en el sistema privado de pensiones, por primera vez habrá deducciones fiscales en las aportaciones personales a las pensiones, mientras que el regulador de valores del país dijo que trabajaría para facilitar también la inversión en pensiones a través de los fondos de inversión.

«Los mercados de capitales pueden ayudar a preservar e incrementar el valor de los fondos de pensiones, para afrontar de forma proactiva los retos de una sociedad que envejece», afirmó la Comisión Reguladora de Valores de China (CSRC) en un comunicado publicado en su página web el 21 de abril.

En un esfuerzo por incentivar aún más el plan, la CSRC dijo que las inversiones en pensiones «proporcionarán más fondos estables y a largo plazo para desarrollar la economía real, a través del mercado de capitales», y animó a la gente a inscribirse en el plan tan pronto como esté disponible.

El envejecimiento de la población china es una gran amenaza para su economía

En 2042, el 28% de la población china tendrá más de 60 años, frente al 10% actual, lo que la convierte en una de las poblaciones que envejece más rápidamente del mundo, según las conclusiones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Si las tendencias actuales se mantienen, la población de China alcanzará un máximo de 1.440 millones de personas en 2029 antes de entrar en un declive «imparable», según un estudio de la Academia China de Ciencias Sociales publicado en enero de 2019.

El país entrará en una «era de crecimiento demográfico negativo», dice el informe, advirtiendo que para 2065, las cifras de población volverán a los niveles de mediados de la década de 1990. Menos gente significa menos consumo interno, lo que ralentizaría aún más una economía china ya en dificultades. La proporción entre jóvenes y ancianos también se verá dramáticamente desequilibrada por el aumento de los ancianos, lo que supondrá un peso sin precedentes en los lazos que mantienen unida a la sociedad.

La magnitud del problema se debe en parte al legado de la política del hijo único, un experimento de ingeniería social que sigue siendo uno de los más crueles de la historia.

Implantada en 1980 para frenar el auge de la población, esta política obligó a millones de mujeres a abortar a última hora y a cientos de miles de hombres y mujeres a ser esterilizados a la fuerza si se descubría que estaban «ilegalmente embarazados». Con el tiempo, la política comenzó a actuar como un obstáculo para el crecimiento, lo que llevó a Beijing a abolir la ley en 2016 y a cambiar su postura para alentar a las familias a tener dos o más hijos.