Verdad, Inspiración, Esperanza

Científicos británicos afirman que la terapia génica con ARNm puede regenerar el corazón humano dañado por infartos

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 19 de abril de 2022
Un cirujano utiliza una lupa binocular durante una operación a corazón abierto en la unidad de cirugía cardíaca del hospital universitario CHU Angers, en Angers (Francia occidental), el 24 de octubre de 2013. Científicos del King's College de Londres afirman haber desarrollado un método para utilizar la terapia génica con ARN mensajero para crear proteínas que hagan que los corazones humanos se regeneren. (Imagen: JEAN-SEBASTIEN EVRARD/AFP vía Getty Images)

Científicos del Reino Unido afirman haber descubierto una forma de utilizar la tecnología de terapia génica con ARN mensajero (ARNm) para reparar los daños infligidos al corazón humano durante un paro cardíaco.

En un artículo publicado el 15 de abril en The Times, los investigadores del King’s College de Londres anunciaron el descubrimiento, explicando que el problema al que se enfrentan los pacientes de infarto es que los seres humanos nacen con un número fijo de células del músculo cardíaco, y éstas no se reproducen.

Cuando se daña el músculo cardíaco, el tejido no se regenera porque las células poseen la propiedad única de ser incapaces de dividirse.

Mientras que el ARN mensajero es la misma tecnología utilizada en las novedosas vacunas contra la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19), a menudo con graves efectos secundarios, vendidas por Pfizer-BioNTech y Moderna, el ARNm es simplemente un mecanismo genético utilizado en las células humanas, a menudo en la creación de proteínas.

En el caso de las vacunas, se encapsula una instrucción genética artificial en una nanopartícula lipídica artificial, es decir, una grasa sintética, y se introduce en las células humanas.

La instrucción genética específica está diseñada para que las células cultiven la proteína de la espiga del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, en su superficie con el fin de intentar provocar una respuesta inmunitaria en lugar de la exposición al antígeno real.

En el caso del descubrimiento del KCL, el profesor Mauro Giacca declaró que creen que el ARNm puede desplegarse para reparar los daños causados por los ataques cardíacos, basándose en el descubrimiento de un trío de proteínas no reveladas que pueden animar a las células cardíacas a repararse a sí mismas.

LECTURA RELACIONADA:

Giacca calificó la idea de «territorio completamente nuevo» y explicó que el uso esperado de la terapia es para la entrega durante un viaje en ambulancia o inmediatamente después de la llegada al hospital después de un ataque cardíaco.

Una vida, un corazón

¿Por qué no se regenera el corazón?

En un artículo de 2015, Science Daily citaba un estudio publicado en la revista eLife por investigadores de la Universidad de Erlangen-Nuremberg (UEN) en el que se afirmaba que, en los seres humanos y otros mamíferos, las células musculares cardíacas pierden su capacidad de reproducirse poco después del nacimiento.

El artículo cita a los autores de la investigación para afirmar que la razón por la que las células cardíacas no se reparan y no pueden reproducirse es porque poco después del nacimiento, el centrosoma pierde proteínas y los dos centríolos que lo componen se separan.

Actualmente, los investigadores entienden que las células sin un centrosoma totalmente intacto no pueden reproducirse.

Según una escueta explicación en el sitio web del Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano de los NIH, el centrosoma es un orgánulo componente crucial de las células humanas.

Cuando las células están a punto de dividirse, el centrosoma se duplica y se traslada a los extremos opuestos de las células. Mientras se produce este proceso, la célula produce microtúbulos hechos de proteínas, que los centrosomas organizan. Los microtúbulos cumplen entonces la función de separar los cromosomas replicados en las células hijas.

El Instituto también explica que los propios centríolos son objetos físicos formados por microtúbulos, que existen dentro de los centrosomas y cumplen una función inexorable en la mitosis cromosómica y la citocinesis.

En el artículo de la UEN, los investigadores se sorprendieron al descubrir que, a diferencia de los humanos y otros mamíferos, los peces cebra y los tritones eran capaces de regenerar completamente sus corazones incluso después de que se les extirpara hasta un 20 por ciento.

El artículo, muy técnico, aclara que los propios centrosomas están formados por proteínas y que los centriolos que los componen existen dentro de una nube de múltiples proteínas, descubriendo que los centriolos se separan en un proceso que surge cuando las proteínas de los centrosomas sufren una redistribución.

Por lo tanto, es lógico que sea cierta la idea de que ciertas manipulaciones de las proteínas puedan hacer que los centriolos se vuelvan a conectar, permitiendo que las células musculares cardíacas se reproduzcan y, por lo tanto, se regeneren.

Aunque el equipo del KCL afirma en su artículo con The Times que la tecnología se ha utilizado con éxito para regenerar corazones de cerdo, no se espera que los ensayos clínicos en humanos comiencen hasta dentro de dos años.

Beneficios y riesgos del ARNm

Sin embargo, la metodología de emplear la estimulación de la proteína a través de la terapia génica puede no estar exenta de riesgos.

En un artículo publicado en julio de 2020 por el propio Giacca, titulado VEGF-B Gene Therapy for the Heart: Proceed With Caution, los científicos afirmaron que el VEGF-B, una proteína del factor de crecimiento endotelial, indujo la germinación del nervio simpático en corazones de ratón y de cerdo cuando se aplicó por medio de un vector de adenovirus.

En particular, la terapia génica con vectores de adenovirus se utiliza en las inyecciones de COVID-19 de AstraZeneca y Johnson & Johnson. Utilizando el mismo principio que las inyecciones de ARNm, un adenovirus esterilizado se diseña genéticamente para transportar una carga útil de ADN de doble cadena a las células humanas para lograr el mismo propósito.

En el estudio, el vector adenoviral se utilizó para suministrar una carga útil que hacía que los animales sobreexpresaran el VEGF-B en un intento de utilizar el brote nervioso, que afecta a la inervación cardíaca, para mejorar la recuperación cardíaca tras la isquemia.

Sin embargo, el estudio descubrió «una asociación entre un probable desorden en el brote nervioso y un mayor riesgo de arritmias ventriculares y muerte súbita cardíaca en cerdos, a los 6 días del infarto».