Verdad, Inspiración, Esperanza

Importante alianza militar firma un acuerdo para desarrollar misiles hipersónicos

Darren es un aspirante a escritor que desea compartir o crear historias para el mundo. Es un fanático de Star Wars y un aficionado a la historia. Encuentra temas agradables, reconfortantes o interesantes en cualquier medio escrito.
Published: 14 de abril de 2022
Con Rusia y China desarrollando rápidamente armas hipersónicas, los líderes de los EE. UU., el Reino Unido y Australia se comprometen a desarrollar su propio arsenal hipersónico para igualar las capacidades de Moscú y Beijing. (Imagen: Kevin Dietsch a través de Getty Images)

El martes 5 de abril, AUKUS, la alianza estratégica de defensa entre Estados Unidos, Reino Unido y Australia, anunció sus planes para desarrollar «armas hipersónicas y capacidades de guerra electrónica».

Estados Unidos ha sido criticado por su lentitud en el desarrollo de armamento hipersónico, mientras que Rusia y China han demostrado con éxito la gran potencia de esta tecnología.

Desarrollo de misiles hipersónicos

A la sombra de la invasión rusa de Ucrania, los líderes de la alianza de defensa AUKUS, el presidente estadounidense Joe Biden, el primer ministro británico Boris Johnson y el primer ministro australiano Scott Morrison, firmaron una declaración conjunta, solidificando su «compromiso» con la alianza y su papel en un «Indo-Pacífico libre y abierto».

El pacto de defensa AUKUS se concretó en septiembre de 2021, con el objetivo de vigilar y aumentar la seguridad en la región Indo-Pacífica en medio de las crecientes tensiones con Beijing.

En la declaración, la alianza escribió: «A la luz de la invasión no provocada, injustificada e ilegal de Rusia en Ucrania, reiteramos nuestro compromiso inquebrantable con un sistema internacional que respete los derechos humanos, el estado de derecho y la resolución pacífica de las disputas sin coerción».

Los líderes de la alianza acordaron cooperar entre sí para desarrollar nuevas armas hipersónicas, además de «capacidades de guerra electrónica» y compartir información para aumentar el potencial defensivo y de seguridad.

«Nosotros… nos hemos comprometido hoy a iniciar una nueva cooperación trilateral en materia de armas hipersónicas y contrahipersónicas, y de capacidades de guerra electrónica, así como a ampliar el intercambio de información y a profundizar en la cooperación en materia de innovaciones de defensa», declararon los dirigentes.

La cooperación se produce mientras Moscú continúa con su «operación militar especial» en Ucrania, lo que crea una «sensación de urgencia» para las naciones que desarrollan misiles, dijo el analista principal Marcus Hellyer, del Instituto Australiano de Política Estratégica (ASPI).

«Se nos ha recordado una vez más que la guerra no es un concepto estrictamente anticuado que [no] volverá a ocurrir, que los regímenes autoritarios utilizarán la fuerza militar para lograr sus fines cuando crean que es posible dentro de sus intereses», dijo Hellyer.

El jueves 7 de abril se informó de que Washington ha sufrido un retraso en el desarrollo de su primera arma hipersónica tras múltiples fracasos en las pruebas, lo que ha provocado críticas a Estados Unidos por su lentitud y por ir por detrás de Beijing.

Rusia estrenó su arsenal hipersónico con el lanzamiento de un misil sobre Ucrania el mes pasado. China, por su parte, probó con éxito un misil en órbita baja en julio de 2021, lo que fue confirmado por el general Mark Mlley, del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, en octubre.

En respuesta al anuncio de AUKUS, Zhang Jun, embajador de Beijing ante las Naciones Unidas (ONU), advirtió que tales planteamientos podrían conducir a una crisis como la de Ucrania.

«Quien no quiera ver la crisis ucraniana debe abstenerse de hacer cosas que puedan llevar a otras partes del mundo a una crisis como ésta», dijo a los periodistas.

El medio de comunicación portavoz del régimen comunista chino, Global Times, atacó el acuerdo de cooperación AUKUS, diciendo que los analistas creen que Estados Unidos está aprovechando la crisis de Ucrania para impulsar las capacidades de la «versión asiática de la OTAN» para reprimir al Partido Comunista Chino (PCCh).

LEE MÁS:

Misiles balísticos intercontinentales rusos Topol durante el 6º Foro Técnico Militar Internacional «Ejército 2020» en el parque militar Patriot, a las afueras de Moscú, el 23 de agosto de 2020. (Imagen: KIRILL KUDRYAVTSEV/AFP vía Getty Images)

Los misiles hipersónicos son armas que se mueven tan rápido que casi todos los sistemas de defensa antimisiles existentes tienen dificultades para contrarrestarlos. Suelen volar en una trayectoria baja en la atmósfera, lo que les permite alcanzar su objetivo más rápidamente. También son más maniobrables y más difíciles de interceptar.

Según Hellyer, varios países compiten ya en una «carrera tecnológica» para desarrollar misiles hipersónicos.

Hasta ahora, Rusia va en cabeza, y China le sigue de cerca, según el Servicio de Investigación del Congreso de Estados Unidos (CRS). Francia, Alemania, Australia, India y Japón están desarrollando actualmente armas hipersónicas, mientras que Irán, Israel y Corea del Norte y del Sur están arañando la superficie con «investigación básica».

Actualmente, Estados Unidos y Australia tienen un programa hipersónico denominado Southern Cross Integrated Flight Research Experiment (SCIFiRE). Aunque el Reino Unido no forma parte del programa, los funcionarios afirman que el país está dispuesto a cooperar en la investigación y el desarrollo en este campo.

Tanto Biden como Morrison expresaron su satisfacción por los progresos realizados en materia de submarinos de propulsión nuclear para este último país, y añadieron que seguirían colaborando en otros ámbitos.