Verdad, Inspiración, Esperanza

La demanda de productos electrónicos de consumo disminuyó ‘especialmente en China’, dice el jefe de TSMC

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 1 de abril de 2022
Un agente de confinamiento del régimen comunista COVID-19 controla el acceso a un túnel en dirección al distrito de Pudong en Shanghai el 28 de marzo de 2022 (Imagen: por HECTOR RETAMAL/AFP vía Getty Images)

El director de una empresa líder en la fabricación de semiconductores afirma que la demanda de electrónica personal por parte de los consumidores está disminuyendo, mientras que los costes de producción aumentan.

El presidente de Taiwan Semiconductor Manufacturing Co. (TSMC), Mark Liu, declaró el 30 de marzo que la demanda de televisores, teléfonos inteligentes y ordenadores personales por parte de los consumidores disminuyó «especialmente en China», según Nikkei Asia.

Liu también señaló que los costes de producción están subiendo en medio de la tendencia global de la inflación, pero dio a entender que, aunque el golpe al bolsillo de los ciudadanos aún no ha llegado, «podría acabar repercutiendo en los consumidores».

Pero el Presidente señaló que, fuera del mercado minorista, el negocio sigue en auge.

«Seguimos viendo una sólida demanda en las aplicaciones de automoción y la informática de alto rendimiento, así como en los dispositivos relacionados con el Internet de las cosas», afirmó. «Todavía no podemos satisfacer la demanda de nuestros clientes con nuestra capacidad actual».

Bloomberg informa que la causa de la reducción de la demanda de los consumidores chinos es atribuible a los confinamientos a gran escala implementados por el Partido Comunista Chino en su lucha y combate contra la Enfermedad del Coronavirus 2019 (COVID-19).

A partir del 28 de marzo, la rica metrópolis de Shanghái fue sometida a un confinamiento total de la ciudad, que afecta a 26 millones de personas.

Debido a estas medidas, los ciudadanos han sido sometidos a un amplio arresto domiciliario y se les ha dicho que se les entregará comida a domicilio. Se clausuró todo el transporte público y se obligó a los negocios considerados «no esenciales» a cerrar.

Los internautas chinos señalaron que el Partido Comunista desplegó una «milicia» especial en Shanghai para hacer cumplir las medidas y controlar la estabilidad social.

Bloomberg calculó que los confinamientos le cuestan al Partido la friolera de 46.000 millones de dólares al mes, lo que supone el 3,1% del PIB.

Según The Register, Liu también afirmó que China representa más de la mitad de la demanda de electrónica de consumo de toda la humanidad.

Informes del periódico taiwanés Liberty Times afirmaron que los trabajadores de TSMC de la planta del gigante en Shanghái deberán pasar los cuatro días de confinamiento viviendo en las instalaciones.

En febrero, Reuters informó que, según un organismo gubernamental chino de la industria, los envíos de smartphones habían caído un asombroso 18 por ciento interanual dentro del país, pasando de 39,6 millones en enero de 2021 a sólo 32,7 millones en diciembre.

El 28 de marzo, Taipei Times, citando datos de la empresa taiwanesa de investigación de mercados TrendForce Corp, informó de que la producción mundial de smartphones caería un 2,5%, lo que supondría un recorte de cerca de 15 millones de unidades.

La compañía se parafraseó diciendo: «Sin embargo, como las interrupciones inducidas por el COVID-19 y la escasez de semiconductores persisten, junto con las preocupaciones sobre la inflación y el suministro de energía, la producción de teléfonos inteligentes podría estar sujeta a nuevas revisiones a la baja más adelante.»

Aunque TrendForce relaciona algunas de las causas con la guerra en curso entre la Federación Rusa y Ucrania, señala que ambos países, que suman cerca de 190 millones de personas, sólo representan entre el 3 y el 4 por ciento del mercado mundial.

Rusia representa el 85% de la cuota de mercado entre las dos naciones, y Samsung, Apple y la china Xiaomi lideran las ventas antes del boicot.

TrendForce también reprobó a la China continental por sus intentos de aplastar la propagación del coronavirus con su dudosa Política de Cero COVID, señalando: «Esta política no sólo exacerbará la escasez de mano de obra y materiales en la intrincada cadena de suministro de teléfonos inteligentes, sino que las medidas de contención de la pandemia también enfriarán la demanda».

La empresa proyectó que las decisiones políticas del Partido causarían un descenso de 25 millones de envíos, basándose en los datos actuales, pero se parafraseó diciendo «que no se puede descartar la posibilidad de un descenso continuado».

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!