Verdad, Inspiración, Esperanza

China: niegan a anciano hambriento el derecho de comprar alimentos en medio de restricciones de ‘Cero Covid’

Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 31 de marzo de 2022
Un residente se somete a una prueba de ácido nucleico para COVID-19 en la provincia china de Jilin el 11 de marzo de 2022. (Imagen: STR/AFP a través de Getty Images)

En el marco de la política de «Cero COVID» del país, las autoridades chinas promulgaron algunas de las restricciones de COVID más estrictas desde que la pandemia comenzó en Wuhan hace más de dos años. Recientemente, el centro financiero de Shanghái fue sometido a un confinamiento en dos fases que está afectando a 26 millones de residentes.

La provincia de Jilin, en el noreste de China, también está experimentando un aumento de los casos positivos mientras las autoridades cierran ciudades enteras en un esfuerzo por frenar la propagación del virus. La semana pasada, la provincia de Jilin informó de 1.055 casos confirmados de COVID-19 de transmisión local, incluidos 622 en la capital, Changchun.

Como resultado de los confinamientos, los supermercados cerraron durante varios días en Changchun y algunos residentes informaron de una mayor escasez de alimentos y otros artículos de primera necesidad.

Un vídeo publicado en Twitter muestra a un anciano a las puertas de un supermercado que es expulsado por un empleado de la tienda varias veces mientras le ruega que le den comida. Como el supermercado estaba cerrado, se puede ver al hombre no identificado de pie frente a la puerta de cristal, preguntando al dependiente si tiene comida de sobra. El dependiente le responde diciéndole que pida comida por Internet, utilizando WeChat, una aplicación de mensajería instantánea, redes sociales y pago por móvil muy utilizada en China.

«¿Qué es WeChat?» pregunta el anciano.

A lo que el dependiente responde: «Está en su teléfono».

Se oye que la voz del hombre se quiebra mientras vuelve a preguntar: «¿Dónde puedo conseguir WeChat?».

Tras permanecer un rato parado, el hombre ruega al dependiente que se apiade de él y le dé algo de comida, pero el empleado de la tienda sigue negándose a abrir la puerta.

Vídeo vía Twitter

Después de que el desgarrador vídeo se hiciera viral en las redes sociales chinas, las autoridades de Changchun identificaron al individuo del vídeo y escribieron el 27 de marzo que el hombre, apellidado Wang, vive en la comunidad Chongzhi de la ciudad, en la calle Chongqing. Wang estaba al cuidado de sus tres hijos, pero tras el nuevo confinamiento impuesto el 19 de marzo, ha estado viviendo solo y ha luchado por conseguir comida.

Changchun, con 4,5 millones de habitantes, es la capital de la provincia de Jilin y fue bloqueada por las autoridades el 19 de marzo. Se ordenó el cierre del transporte público y de muchas tiendas, como supermercados y farmacias, y los residentes tuvieron que recurrir a la compra de alimentos por Internet. Sin embargo, para residentes de edad avanzada como Wang, esto se vuelve una tarea imposible, ya que algunos ancianos no tienen teléfonos inteligentes o no saben cómo hacer los pedidos.

El 27 de marzo, Wang declaró a un periodista estadounidense de The Epoch Times que la situación de la pandemia en Changchun era muy grave y que muchos distritos permanecían bajo confinamiento. Como la gente no podía salir de sus edificios para comprar alimentos, sólo podían comprar cosas por Internet. Pero para algunos residentes, como él mismo, esto había sido extremadamente difícil.

«Algunas comunidades no pudieron conseguir comida ni siquiera después de unirse a más de 20 grupos de compra de alimentos. La gente está ansiosa. Las tiendas online no aceptan pedidos individuales, sólo los de grupos organizados por comunidades enteras».

En esta captura de pantalla, un residente describe cómo los supermercados han estado cerrados durante varios días en Changchun y la dificultad que han experimentado para obtener verduras frescas que a menudo tienen un precio extremadamente alto. (Imagen: vía The Epoch Times)

Otro vídeo publicado en Internet mostraba a residentes desesperados que no podían conseguir alimentos y que sólo tenían fideos instantáneos y gachas para comer.

«Lo que es más difícil son los ancianos que viven solos y no saben cómo comprar por Internet, las mujeres embarazadas y los pacientes que necesitan medicamentos que les salven la vida. Los medicamentos no pueden llegar a quienes los necesitan», dijo Wang.

‘Cero Covid’

Aunque la pandemia se ha cobrado millones de vidas en todo el mundo y ha provocado pérdidas económicas catastróficas para algunos países, las autoridades chinas afirman que se han producido algo más de 147.000 infecciones y menos de 5.000 muertes en todo el país, y califican de decisivas sus políticas de «cero COVID».

A pesar de esta afirmación, se ha puesto en duda la veracidad de estas cifras, así como la eficacia de las estrictas políticas de confinamiento y las medidas de cuarentena de Beijing. Estas políticas han incluido operativos de desinfección, confinamientos draconianos, pruebas masivas y restricciones a los viajes para mantener la ilusión de China de frenar la propagación de la pandemia, lo que a menudo resulta en tragedia y violencia.

Las medidas de mano dura también son una enorme tensión para la economía nacional, la vida social y la salud psicológica de los residentes en China.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!