Verdad, Inspiración, Esperanza

Nadal estará fuera de juego durante al menos cuatro semanas

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 25 de marzo de 2022
El español Rafael Nadal recibe tratamiento del entrenador de la ATP Per Bastholt mientras juega contra el español Carlos Alcaraz durante las semifinales del BNP Paribas Open en el Indian Wells Tennis Garden el 19 de marzo de 2022, en Indian Wells, California. (Imagen: MATTHEW STOCKMAN/Getty Images)

La estrella del tenis Rafael Nadal estará de baja durante al menos cuatro semanas debido a un dolor en el pecho y a la dificultad para respirar, justo un mes después de reprender a su rival Novak Djokovic por haber sido expulsado de Australia por su estado de vacunación contra el COVID.

En una rueda de prensa inmediatamente después de su derrota en la final del BNP Paribas Open en Indian Wells, California, el 20 de marzo, Nadal se quejó de que su respiración era muy dolorosa e incómoda.

«Todo lo que puedo decir es que me resulta difícil respirar», dijo Nadal. «Para mí, no lo sé. Me siento muy, muy. Bueno… cuando intento respirar, es doloroso y muy incómodo. Pero, eso es todo. No es el momento de hablar de eso. Sinceramente, no, aunque es evidente que hoy no pude hacer las cosas normales».

En cuanto a la causa de sus problemas en el pecho, Nadal seguía tanteando en la oscuridad: «Tengo dolor, sinceramente, y es difícil… Como he dicho, tengo problemas para respirar. No sé si es algo en la costilla. No estoy seguro todavía», dijo Nadal.

LEE MÁS:


Nadal, que se veía muy angustiado, no pareció conectar los puntos entre la vacuna de COVID-19 que había aceptado -o tal vez, sí lo hizo, sólo inconscientemente: «Es como una aguja todo el tiempo dentro, aquí. Así que me mareo un poco porque me duele».

Su lesión ya había empezado a actuar el día anterior durante las semifinales, un partido que Nadal no sólo ganó por poco, sino que tuvo que ser interrumpido para recibir tratamiento médico en la pista.

«Es un tipo de dolor que me limita mucho. No se trata sólo de dolor. No me siento muy bien porque me afecta a la respiración», dijo el jugador de 35 años.

«Es duro tener estas sensaciones todos los días, pero en la final es muy, muy feo».

‘Se hace justicia’

En enero, Nadal ganó el Abierto de Australia, conquistando su 21º título de Grand Slam a costa de su rival Novak Djokovic.

Este último, que fue expulsado de Australia no por ninguna mala conducta, sino porque el gobierno determinó que su (falta de) vacunación podía promover el sentimiento antivacunas en el país, perdió la oportunidad de defender su título y ahora su contador de victorias en los grand slams se estancó en 20.

Nadal mostró poca empatía por la expulsión de Djokovic del torneo al decir que «se hizo justicia», algo que le valió bastante repercución en las redes sociales.

Un usuario de Twitter con el nombre de The Master Plan comentó: «#Nadal tiró a #NovakDjokovic debajo del autobús por no escuchar a sus médicos. Nadal sí escuchó a sus médicos y ahora las instrucciones del ARNm para propagar la proteína de pico en todos los lugares equivocados lo han alcanzado».

Otro usuario llamado Neil Ferguson dijo: «Pregunta – ¿Cuántas veces se ha visto obligado Novak Djokovic a retirarse de un torneo debido a dolores en el pecho y dificultades para respirar? Te daré una pista, es un número redondo».

El largo camino de la rehabilitación

El personal médico de Nadal dijo el 22 de marzo que la estrella del tenis probablemente sufría una fractura por estrés en la costilla y que deberá guardar reposo durante al menos cuatro o seis semanas.

El reposo obligatorio que tendrá que observar Nadal supone una grave interferencia en su preparación para el próximo torneo de Grand Slam de Roland Garros en París el 22 de mayo.

«Ahora es el momento de intentar solucionar este problema lo antes posible», dijo Nadal. «Lo que me preocupa es lo que pasa ahí, lo que tengo que hacer ahora para recuperarme y el tiempo que me va a llevar».

Más deportistas con problemas de corazón

La salida por la puerta lateral de Nadal del torneo de Indian Wells coincidió con la del ciclista Sonny Colbrelli, que se desplomó y necesitó un tratamiento de desfibrilación de urgencia tras quedar segundo en una etapa de la Volta a Catalunya, en España, el 21 de marzo.

Otro ciclista, Tim Declercq, se vio obligado a guardar cama luego de recibir el diagnóstico de pericarditis el mes pasado.

Además, el ciclista Greg Van Avermaet, atribuyó su mal estado físico y su «falta de forma a la vacuna COVID».