Verdad, Inspiración, Esperanza

Cámara oculta: Funcionario de la FDA admitiendo irregularidades y que los denunciantes son ‘marcados’

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 18 de febrero de 2022
FDA Project Veritas Christopher Cole
Project Veritas realizó un video encubierto contra el Director Ejecutivo de la Iniciativa de Contramedidas de la FDA, Christopher Cole, quien dijo que la Administración Biden buscaba implementar una vacuna COVID anual, vacunas para niños pequeños y que la agencia tiene una cultura que frustraba a los denunciantes. (Imagen: captura de pantalla de Rumble)

Las personas que se pronuncien en contra de las prácticas corruptas y poco éticas dentro de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) serán “marcadas” y no serán elegibles para un movimiento ascendente o lateral dentro de las agencias gubernamentales, admitió un oficial ejecutivo de la agencia durante un video encubierto.

Las declaraciones fueron grabadas durante un video del 17 de febrero grabado durante una operación encubierta con cámara oculta contra el Director Ejecutivo de la Iniciativa de Contramedidas de la FDA, Christopher Cole, realizada por el equipo de periodistas de investigación Project Veritas

Los comentarios de Cole se hicieron en lo que parece ser un restaurante durante una conversación sincera con una periodista encubierta, una trampa típica empleada por la organización. 

Cole reveló más preocupaciones a su cita que solo los que rodean a los denunciantes, «Y luego habrá una [vacuna contra el COVID] anual, eventualmente una [vacuna contra el COVID] anual, al igual que la vacuna contra la gripe», dijo durante un video de la Parte 1 publicado el 16 de febrero.

El director ejecutivo también declaró que no está de acuerdo con el proceso que está empleando su agencia, ya que busca aprobar las nuevas vacunas de terapia génica contra la enfermedad del coronavirus 2019 en niños de 6 meses a 5 años.

Se programó una reunión para la aprobación para el 15 de febrero, el mismo día que la Parte 1 de la serie, y luego se canceló abruptamente. 

“No estoy del todo de acuerdo con [la FDA], el proceso… Están buscando vacunar a niños menores de cinco años, entre seis meses y cinco años”, afirmó.

Cuando la mujer lo presionó para que aclarara, Cole agregó: «Bueno, quiero decir, no tienen todas las… todas las pruebas no están allí».

LEE MAS:

Cole dijo que aunque estaba de acuerdo con inyectar a los niños pequeños, se opuso porque «no se puede brindar a los padres tanta seguridad como normalmente se desea».

También afirmó que creía que la aprobación de la Agencia para la vacunación de niños pequeños ya estaba en la bolsa, y que el proceso formal era simplemente una sesión de sello de goma: «Solo por todo lo que he escuchado, no van a dejar de aprobarlo».

Cole también admitió en su operativo encubierto haciéndose pasar por una cita que, aunque el recuento de casos y el riesgo en los niños pequeños era notablemente bajo, debido a que las inyecciones están aprobadas bajo una Autorización de uso de emergencia para COVID, la Agencia tiene la intención de ir a través de las mociones para aprobar la inyección para cada grupo de edad de todos modos.

Al final de la Parte 1 de la serie, Project Veritas publicó un comentario ofrecido por la Oficial de Prensa de la FDA, Abby Capobianco, quien afirmó: “La persona que supuestamente aparece en el video no trabaja en asuntos de vacunas y no representa los puntos de vista de la FDA”.

En la Parte 2 de la serie, Cole explica que las grandes empresas farmacéuticas como Pfizer y Moderna tienen en juego nada menos que una «fuente de ingresos recurrentes» por delante, ya que la administración Biden busca implementar un requisito anual de vacunas contra el COVID para los ciudadanos.

Además, el Director Ejecutivo explicó además que su Agencia está operativa precisamente porque cobra a las grandes empresas farmacéuticas “millones de dólares para contratar más revisores de medicamentos y revisores de vacunas, lo que acelerará el proceso de aprobación para que ganen más dinero”.

En un segundo clip fechado el 9 de febrero, Cole afirmó que el presupuesto general de la FDA es de aproximadamente 5.500 millones de dólares. En el clip original, afirma que mil millones de ese caché se entregan «de las personas que regulamos».

“Las compañías farmacéuticas, las compañías de alimentos, las compañías de vacunas, nos pagan cientos de millones de dólares al año para contratar y mantener a los revisores que aprueban sus productos”.

Continuó: “Creo que a veces la Agencia encubre el impacto de las tarifas de los usuarios… Reducen el impacto de las tarifas de los usuarios en sus operaciones, porque saben que dependen de las compañías farmacéuticas y de vacunas y de estas otras compañías para que su agencia opere”.

No obstante, Cole dijo que creía que las tarifas de los usuarios no afectaron fundamentalmente el proceso de aprobación regulatoria de la FDA.

Para fundamentar su posición, en el segundo clip, afirmó que los revisores estaban esposados ​​por los datos que las grandes farmacéuticas pudieron proporcionar para respaldar sus solicitudes, porque de lo contrario «vienen y muerden al revisor en el trasero».

En el clip del 9 de febrero, Cole fue más directo y afirmó que sentía que las sub-agencias dentro de la FDA se estaban «poniendo un poco demasiado entusiastas al cobrar las tarifas de los usuarios a otros gastos no relacionados con la nómina».

“El dinero se deposita. No se gasta. Es de varios años y el dinero se deposita allí, y quieres poder gastarlo… en lo que puedas, ya sea correcto o incorrecto».

Cole comentó con franqueza que sentía que no había mucha gente dentro de la Agencia hablando en contra de las prácticas que describió porque, “No quieres ser esa persona. No vas a tener una larga vida útil en la Agencia si siempre eres esa persona”.

Continuó afirmando que aquellos que se atreven a hablar quedarán “marcados”, explicando: “No vas a llegar a ciertos niveles en el gobierno. Sorprendentemente, no hay un incentivo para hablar en el gobierno”.

“Uno pensaría que lo habría, pero no lo hay. Es mejor no decir nada y simplemente ignorarlo”.

“No hay protección para alguien que habla”, continuó. «Se supone que debe haber, pero hay maneras fáciles de evitar eso».

Elaborando, lo relacionó con el principio de ser marcado, «Bueno, tú… serás marcado para que no consigas otros trabajos porque otra oficina no querrá contratarte si has hablado sobre lo correcto o lo incorrecto». 

“No miran de lo que has hablado… simplemente no están dispuestos a… el gobierno no está moviendo el barco, y no quieren hacerlo”.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!