Verdad, Inspiración, Esperanza

Emails filtrados entre ejecutivos de Pfizer confirman que se utilizaron tejidos fetales en las pruebas de la vacuna COVID

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 7 de octubre de 2021
Una foto del logotipo de Pfizer en Puurs, Bélgica. Los correos electrónicos de los ejecutivos de Pfizer filtrados al Proyecto Veritas confirman que la compañía está utilizando células renales embrionarias humanas en su programa de prueba de la vacuna de ARNm COVID-19. (Imagen: JOHN THYS / AFP a través de Getty Images)

Un nuevo denunciante de Pfizer ha presentado copias de una cadena de correo electrónico que involucra a dos ejecutivos de la compañía de alto nivel que confirman que las líneas celulares que derivan de un feto abortado se han utilizado en el programa de prueba de la vacuna COVID-19 de la compañía.

En un artículo del 6 de octubre publicado por Project Veritas, Melissa Strickler, una Auditora de Calidad que trabajaba en la planta de Pfizer en McPherson, Kansas, filtró correos electrónicos de Vanessa Gelman, Directora Senior de Investigación, Desarrollo y Comunicación Médica Mundial y Philip Dormitzer, Vicepresidente y Director científico de vacunas virales. En estos correos, los directivos confirman que se utilizan células renales embrionarias humanas en el programa de pruebas de la empresa.

Strickler afirma haber descubierto accidentalmente los correos electrónicos en una base de datos interna de Pfizer.

Tejido fetal confirmado en pruebas de laboratorio

En un correo electrónico con fecha del 4 de febrero de 2021, Advait Badkar, que figura como «Director sénior» en su perfil de LinkedIn, le preguntó a Gelman: «Esta pregunta llegó como una consulta a nuestro grupo de Información médica…»¿Pfizer utilizó una línea celular de un feto abortado al realizar alguna prueba de confirmación para esta vacuna?’”

Badkar añadió: «Esto ocurre DESPUÉS de haber confirmado con el cliente que no se utilizaron líneas celulares de un feto abortado en el proceso de fabricación de la vacuna de ARNm COVID-19 BNT162b2».

Gelman respondió: «Hemos intentado en la medida de lo posible no mencionar las líneas de células fetales», proporcionando un párrafo adicional que estaba mitad en rojo y mitad en amarillo. En el fragmento en amarillo, dijo Gelman, «Hemos intentado por todos los medios no compartirlo a menos que sea estrictamente necesario y de misión crítica.»

La parte roja era coherente con el correo electrónico original de Badkar: «Las líneas celulares derivadas de fetos humanos no se utilizan para producir nuestra vacuna en investigación, que consta de componentes sintéticos y producidos enzimáticamente».

Pero la parte amarilla contenía la admisión, «Una o más líneas celulares con un origen que se remonta al tejido fetal humano se han utilizado en pruebas de laboratorio asociadas con el programa de vacuna».

El intercambio de correo electrónico de Vanessa Gelman, directora mundial de investigación, desarrollo y comunicación médica de Pfizer, admitió que se utilizan células embrionarias humanas en el programa de desarrollo de vacunas de la empresa. 
(Imagen: captura de pantalla a través de un video de YouTube)

Más adelante en la cadena de correo electrónico, un segundo ejecutivo de Pfizer, Philip Dormitzer, vicepresidente y director científico de vacunas virales, confirmó que «las células HEK293T [riñón embrionario humano], utilizadas para el ensayo IVE, se derivan en última instancia de un feto abortado». 

«Por otro lado, el comité doctrinal del Vaticano ha confirmado que consideran aceptable que los creyentes provida estén inmunizados», dijo.

Dormitzer agregó: «La declaración oficial de Pfizer expresa bien la respuesta y es lo que se debe proporcionar en respuesta a una consulta externa».

Al día siguiente, el 5 de febrero, Gelman hizo un seguimiento de la cadena, queriendo confirmar con Badkar y otros miembros del personal de dónde procedía la solicitud para asegurarse de que no era de un «miembro del público», ya que Gelman «sólo quería asegurarse de que estamos respondiendo a una solicitud legítima que puede encender una campaña de Facebook sobre esto que en última instancia puede que tengamos que gestionar».

El 9 de febrero, Gelman reiteró a la ya docena de empleados de Pfizer que han sido incorporados a la cadena de correo electrónico que la información sobre bebés abortados que se utilizan en las pruebas de vacunas era extremadamente sensible para las relaciones públicas de Pfizer: “Desde la perspectiva de los asuntos corporativos, quiero evitar tener la información sobre las células fetales flotando por ahí».

“En este ambiente acalorado de mayor escrutinio sobre cada detalle de nuestra vacuna, nos gustaría evitar la oportunidad de crear un problema; creemos que el riesgo de comunicar esto ahora mismo supera cualquier beneficio potencial que podamos ver, particularmente con los miembros del público en general que puede tomar esta información y usarla de maneras que no queremos que esté disponible».

«No hemos recibido ninguna pregunta de los responsables políticos o los medios de comunicación sobre este tema en las últimas semanas, por lo que queremos evitar plantear esto, si es posible».

Un apagón

En un segundo caso proporcionado por el denunciante, filmó una instancia en la que las ventanas de las salas de fabricación y las oficinas principales del grupo dentro de la planta de Kansas habían sido bloqueadas, supuestamente antes de una visita de la Administración de Alimentos y Medicamentos.

“No podía creer que estuvieran tapando las ventanas de nuestras salas de fabricación”, dijo Strickler.

«Nos dicen, ya sabes, que debes asegurarte de que puedes ser visto en todo momento por motivos de integridad… y por eso, cuando vi que estaban oscureciendo las ventanas de las oficinas de los líderes de grupo y de las salas de relleno desocupadas, me pareció extraño».

Strickler dice que planteó el problema a un miembro del departamento de Calidad Aséptica de Pfizer y le dijeron: «Bueno, la FDA está por llegar».

La luz de la conciencia

El líder de Project Veritas, James O’Keefe, le preguntó a Strickler por qué decidió dar un paso al frente: “Sentí que era lo correcto. Siento que no tengo a nadie más a quien recurrir dentro de mi propia empresa que sea honesto conmigo».

“Lo que me preocupaba era que querían mantenerlo en secreto. Realmente no querían saber que estaban usando las células HEK [riñón embrionario humano] para realizar el estudio».

Cuando se le preguntó por qué pensaba que Pfizer estaba tratando de encubrir el uso de tejido fetal en experimentos, Strickler dijo que opinaba que se trataba de no permitir que las razones religiosas se usaran para las exenciones obligatorias de vacunación, un lío. No quieren tener que lidiar con personas que están molestas, porque creo que la gente puede usar exenciones religiosas para ello, y no quieren eso». 

«Creo que no quieren que nadie tenga una excusa para no conseguirlo… y están negando nuestras exenciones religiosas en Pfizer».

Ella continuó: “No debería ser político, pero lo están haciendo político. Los medios y el gobierno lo están volviendo político. Pero no se trata de republicanos, demócratas, liberales o conservadores. Este es el consentimiento informado para inyectar algo dentro de usted de una compañía que lo llama vacuna experimental». 

«Se trata de cuando ves que se está haciendo algo que no crees que sea correcto y lo expones».

O’Keefe le preguntó a la mujer si temía represalias por dar un paso al frente. En respuesta, dijo que lo que más le preocupaba era la próxima ola de inyecciones obligatorias para niños: “Un poco. Tengo fe en que estaré protegida o cualquiera que sea el resultado es lo que se supone que es. Estoy en paz con eso. Estoy un poco ansiosa por lo que harán o dirán, pero la gente debe verlo porque están tratando de hacer llegar esto a los niños».

«Y si están siendo así de engañosos al respecto, no me siento cómoda estando en silencio mientras intentan dárselo a los bebés que no pueden hablar».

Para terminar, Strickler tenía un mensaje para su futuro ex empleador: “Ustedes son muy inflexibles sobre la integridad y asegurarse de que las cosas se hagan bien y que las cosas siempre se verifiquen dos veces. Pero soy solo una persona, una cara de muchos de sus empleados que están dispuestos a luchar contra esto y revelar al mundo lo que está sucediendo». 

«Y todo lo que queremos es que sea transparente y honesto con nosotros y haga lo correcto».